Buscador de la Hemeroteca
Secciones
La CE incentiva la mejora en infraestructuras red

Europa persigue un “Wifi perfecto”

1
15 de Marzo de 2018
  • Dani Merino
gigabyte

La velocidad a 1 Gigabit/s proporcionará una experiencia de una calidad excelente al usuario.

Los nuevos objetivos planteados por la Gigabit Society para atender al mercado digital único europeo, presentan nuevos desafíos cada vez más ambiciosos. La migración hacia las nuevas tecnologías viene determinada por los objetivos de la Comisión Europea que establecen que en 2025, el 100% de los colegios, hospitales y grandes empresas europeos estén dotados de accesos a 1 Gbit/s, y que todos los hogares estén dotados de accesos al menos de 100 Mbit/s actualizables a 1 Gbit/s. Esta iniciativa supone un esfuerzo económico considerable, ya que las primeras estimaciones cifran el coste de los nuevos despliegues en al menos 500.000 millones de euros, según indica el informe “Sociedad Digital en España 2017” realizado por la fundación Telefónica.

La huella digital de la banda ancha no para de aumentar con el despliegue de nuevas tecnologías. El desarrollo de la red no se estanca, siempre sigue progresando, y recicla las capacidades que nos ofrecen las tecnologías del pasado y del presente para que sean óptimas con las del futuro.

La virtualización de los elementos de red y su configuración definida por software, propias de los data centers han ido ganando terreno en los ámbitos de la red de transporte.

Los operadores deben desplegar las infraestructuras de telecomunicación, su principal activo, para garantizar una conectividad por encima de 1 Gigabit/s que proporcione una experiencia de cliente y una calidad excelente.
Para cumplirse los objetivos, las infraestructuras responsables de transportar los datos de un lugar a otro de la red, deben ofrecer capacidades de conectividad a través de diferentes tecnologías de acceso (fijo o móvil) que garanticen un ancho de banda y una latencia acordes con su tecnología. Para así ofrecer una cobertura, ubicuidad y resistencia a fallos con tiempos de recuperación adecuados a los servicios prestados.

La adecuada gestión y la garantía de calidad del proceso de industrialización de los equipos en la casa del cliente, resultan imprescindibles para proporcionar una verdadera experiencia de acceso a velocidades de 1 Gbit/s.

La conectividad, especialmente inalámbrica, en la periferia de la red es la clave para el adecuado soporte de unos servicios que generen valor y el crecimiento de ingresos para el ecosistema. El cliente de banda ancha y en especial aquellos con acceso a 1 Gbit/s tendrán en sus hogares un wifi perfecto.

La capacidad de digitalización de la industria europea depende de la disponibilidad de una adecuada conectividad. Los objetivos de la Comisión Europea al plantear su modelo de Sociedad del Gigabit, es proporcionar a los innovadores industriales europeos las herramientas para generar las aplicaciones de la era del gigabit.

Los accesos de fibra hasta el domicilio del cliente (FTTH), donde España es el claro líder europeo, o las nuevas iniciativas, más baratas, de fibra hasta el punto de distribución (FTTP) son y seguirán siendo el medio predominante para proporcionar conectividad a velocidad de gigabit.

Las redes de fibra de velocidad ultrarrápida y las redes móviles 5G pueden considerarse la infraestructura esencial que garantizarán que el tejido económico europeo siga siendo competitivo mundialmente y su desarrollo se encuentra en todas las hojas de ruta digital de los principales operadores del continente.

Los contenidos que se consumen en la red, cada vez son de mayor calidad y por tanto de mayor tamaño, se hace entonces necesaria la apuesta por una tecnología que sea capaz de actuar para las exigencias del público. En el informe, se aprecian las previsiones que se estiman para 2025, en tiempos de descarga.

Tiempo de descarga

Aunque también los grandes cambios vendrán del vídeo, tanto por su consumo como por su calidad. Ya estamos transmitiendo en 4K y pronto veremos emisiones en 8K y así sucesivamente.

El vídeo como servicio ha tenido siempre una capacidad decisiva para cambiar los patrones de consumo de los usuarios y ha sido un gran dinamizador de la transformación del sector de las telecomunicaciones.

Muchas de las empresas europeas, desde los fabricantes de automoción, hasta los pioneros digitales en terapias bioelectrónicas, pasando por un creciente número de pymes que trabajan en realidad virtual, han identificado aplicaciones residenciales y empresariales.

Son varias las actividades que se aprovecharían de la conectividad a una velocidad de un gigabit por segundo.

La asistencia médica podría agilizar sus servicios y organización. La docencia interactiva a distancia con profesor y grupos de alumnos, supondría un paso más debido a la sofisticación de los sistemas de videollamadas.

Otro ejemplo, en clave de investigación, es que la mejora de las conexiones favorecería el networking entre investigadores y científicos, pudiéndose compartir y transmitir grandes cantidades de información en pocos segundos.

Europa parte hacia un futuro de ciencia ficción, pero la realidad es que cada vez serán más las transformaciones e innovaciones en nuestro entorno cotidiano.

Pronto será factible la ciudad con coches autónomos, la ciudad inteligente que autogestiona su suministro eléctrico y detecta cualquier anomalía. Algunas de estas aplicaciones existen ya en alguna medida, aunque sufren las limitaciones de las tecnologías actuales.

Pero la excelencia de la red no solo vendrá de un incremento revolucionario de la velocidad transmitida sino también de la introducción de tecnologías software para transformar la forma en que los operadores de red gestionan las nuevas redes.

Así, la introducción de las tecnologías SON (Self Organising Network) permitirán alcanzar los objetivos de automatización de las operaciones de red, necesarios para lograr su optimización para la Sociedad del Gigabit.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comentarios
  • #1 Nacho García
    (19/03/18 12:49)

    En mi humilde opinión, el WiFi perfecto es aquel que está apagado.
    Está sobradamente demostrado con miles de estudios, que las radiaciones electromagnéticas afectan a la salud de los humanos, también de los animales, las plantas y cualquier ser vivo. Seguramente es la cosa con más estudios realizados en el mundo y, más o menos, el 80% de los mismos así lo indican, mientras que un 20% dice que estas son inocuas para la salud. Pero como quien más invierte en estos estudios no es la OMS, ni los estados, ni las administraciones públicas, mientras el resultado es que son perjudiciales no se les dará ninguna relevancia. Pero la realidad es tan tozuda como que cada vez la población está más enferma y las farmacéuticas más encantadas con esta situación. Espero que dentro de unos años se imponga la cordura y el traspaso de datos sea por medio de cable. Ahora bien, el daño para varias generaciones, en tanto que es acumulativo, ya estará hecho.
    Ahora, digan que estoy loco, pero les ruego que guarden esta idea para dentro de unos años y quizá digan: “Aquel Sr. loco, no lo estaba tanto”.

    Denunciar Responder
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es