Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Tribuna

El nuevo entorno empresarial iberoamericano

17 de Octubre de 2018
  • Narciso Casado
CEIB ha retomado, junto a la SEGIB, iniciativas como el Foro Iberoamericano de la Mipyme, cuya segunda edición, tras cuatro años de inactividad, se celebró el pasado mes de marzo en Madrid, con la presencia de ministros y representantes empresariales de la región.

CEIB ha retomado, junto a la SEGIB, iniciativas como el Foro Iberoamericano de la Mipyme, cuya segunda edición, tras cuatro años de inactividad, se celebró el pasado mes de marzo en Madrid, con la presencia de ministros y representantes empresariales de la región.

Narciso Casado

Narciso Casado, secretario permanente de CEIB
Nos encontramos ante una nueva edición del Encuentro Empresarial Iberoamericano, el evento empresarial que más proyección tiene en la región, que nos va a permitir culminar un proceso de trabajo y reflexión que comenzó en la Cumbre de Veracruz, cuando decidimos poner en marcha el Consejo de Empresarios Iberoamericanos, CEIB.

Desde entonces, hemos desarrollado un intenso programa de actividades para reforzar nuestra misión, a través de una gran red de equipos profesionales que trabajan en el análisis de la problemática común a nuestras empresas en la región. Son ya 26 cumbres de jefes de Estado y de Gobierno, 12 encuentros empresariales en los que nuestras organizaciones han desempeñado una gran función, y 29 reuniones anuales de presidentes de organizaciones empresariales iberoamericanas celebradas en coordinación con la Organización Internacional de Empleadores, OIE.

Un largo camino, sin duda, que nos ha permitido abordar los principales retos y problemas de nuestras empresas y de nuestra sociedad, buscando soluciones comunes a todos. Para esta Cumbre tenemos frente a nosotros un gran reto, que no es nuevo pero sí especialmente relevante en momentos como los que atravesamos, donde el multilateralismo y la integración regional parecen cuestionarse.

Por ello, es fundamental que los empresarios iberoamericanos y su organización representativa, CEIB, expresemos con toda rotundidad que el multilateralismo y la integración regional forman parte de la respuesta a muchas de las oportunidades y los retos que afrontamos en el siglo XXI.

Este es un tema de gran trascendencia para Latinoamérica, donde, por poner un ejemplo, el comercio intrarregional representó en 2017 un 16,8%, cifra que se sitúa muy por debajo de la de otras regiones, como Europa, que fue de un 62%, o Asia Oriental y Sudoriental, que se situó cerca de un 50%.

Están englobados en el lema de la Cumbre Una Iberoamérica próspera, inclusiva y sostenible, y por ello, vamos a seguir insistiendo para que la opinión del sector privado se tenga en cuenta en el desarrollo y la aplicación de los 17 Objetivos y 169 Metas de la Agenda 2030.

Es crucial que los países de la región sigan haciendo un especial hincapié en la mejora del entorno de negocios, en la eliminación de barreras innecesarias, que limitan el emprendimiento empresarial, y en mejorar la innovación, la educación y la formación para aumentar la competitividad de las empresas.

Con una población joven de 163 millones, Iberoamérica se encuentra en una situación demográfica ventajosa para impulsar el emprendimiento. En este punto hay que destacar el esfuerzo que nuestras organizaciones de jóvenes empresarios, representadas en la Federación Iberoamericana de Jóvenes Empresarios, FIJE, están desarrollando.

Están ampliamente representadas en esta Cumbre, y en el caso de España a travé de CEAJE. Desde la Cumbre de Cartagena de Indias, hemos puesto en marcha la implantación de proyectos y medidas que permitan aprovechar al máximo el potencial que ofrece la transformación digital a la economía y a la sociedad, y la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, basados en las experiencias, los informes y los programas desarrollados por nuestras organizaciones.

En línea con los objetivos de esta Cumbre en Guatemala, y como fruto de las reuniones de expertos preparatorias del Encuentro Empresarial celebradas este año en La Antigua, queremos incidir en las oportunidades que ofrece a las empresas el logro de los objetivos de la Agenda 2030, tanto en términos de mejora de sus procesos productivos como en la creación de bienes y servicios de alto valor añadido.

Pero veríamos con gran preocupación para la competitividad de nuestras empresas que la aplicación de la Agenda 2030 se tradujera en una nueva oleada de regulaciones y trabas normativas que dificulten aún más su actividad, con especial mención a las mipymes.

Nos parece imprescindible que en el discurso de la sostenibilidad con la competitividad –algo que echamos en falta en los planteamientos sobre la Agenda 2030– aboguemos por su aplicación universal para evitar situaciones de desventaja competitiva y que concienciemos a los consumidores.

Y no menos importante es la función que debemos desempeñar desde CEIB para facilitar el intercambio de experiencias y buenas prácticas. Sobre el Consejo de Empresarios Iberoamericano, CEIB, fundado en Madrid en 2015, tiene como principal objetivo representar a los empresarios iberoamericanos en la Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno, así como ante las principales instituciones multilaterales y regionales.

Constituye, gracias a las 22 de las organizaciones empresariales más representativas de la región, España y Portugal, una plataforma inigualable en la comunidad de naciones iberoamericanas, que permite reforzar los lazos empresariales, intercambiar buenas prácticas y desarrollar iniciativas conjuntas.

Desde CEIB no solo organizamos todos los años la Cumbre de Presidentes de Organizaciones Empresariales de Iberoamérica, sino también, coincidiendo con la Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno, los Encuentros Empresariales Iberoamericanos, en estrecha colaboración con la Secretaría General Iberoamericana - SEGIB.

Además, CEIB ha retomado, junto a la SEGIB, iniciativas como el Foro Iberoamericano de la Mipyme, cuya segunda edición, tras cuatro años de inactividad, se celebró el pasado mes de marzo en Madrid, con la presencia de ministros y representantes empresariales de la región.

En su permanente vocación de situar a la empresa en el centro de todos los debates políticos, económicos y sociales de Iberoamérica, CEIB representa el canal idóneo para debatir, consensuar y, después, transmitir a los gobiernos iberoamericanos nuestros planteamientos en numerosos ámbitos que influyen en el desarrollo y en la competitividad de nuestras empresas.

Así lo hemos hecho en numerosas políticas de gran trascendencia para la supervivencia de nuestras empresas, como son el emprendimiento empresarial, la educación, la formación y la innovación, por solo mencionar algunos ejemplos.

Esta Cumbre supone también una excelente oportunidad para que recordemos a los gobiernos la necesidad de hacer frente a ciertos desequilibrios macroeconómicos, como el fiscal, que se ha deteriorado en la mayoría de los países de la región entre los años 2014-2017, y que ha incrementado su grado de exposición al exterior, así como de reforzar la cooperación y la integración regional.

Por último, abogaremos para que el esfuerzo se realice en la cooperación entre organizaciones, empresas, administraciones públicas y otros actores de la sociedad civil, así como en la capacitación de las empresas, y no en la regulación. Una nueva cumbre política, y un intenso programa de actividades empresariales en La Antigua, donde los empresarios tenemos mucho que decir y que aportar.
Etiquetas
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido