Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Fiscalidad

¿Cuántos impuestos paga realmente una empresa española?

17 de Octubre de 2018
Según el Banco Mundial, las empresas dedican más de la mitad de sus beneficios a pagar a Hacienda.

Según el Banco Mundial, las empresas dedican más de la mitad de sus beneficios a pagar a Hacienda.

Si fuera cierto que las empresas pagan solo un 8% de sus beneficios en impuestos, como han asegurado algunos políticos, España sería un oasis tributario. Irlanda, que está considerado uno de los países más atractivos para la inversión por su fiscalidad, tiene un tipo del 12,5%. Pero la realidad es bien distinta a la que muestran en sus discursos algunos dirigentes públicos. Según el Banco Mundial, las empresas dedican más de la mitad de sus beneficios a pagar a Hacienda.



En los últimos años distintos líderes políticos, de distintos colores del arco parlamentario, han asegurado que los impuestos que pagan de media las empresas españolas no llegan al 8% de los beneficios que generan. Este ha sido uno de los principales argumentos que ha llevado a cambiar el Impuesto sobre Sociedades 35 veces durante la crisis, según las cifras que maneja el Registro de Economistas y Asesores Fiscales (REAF). Pero la realidad es que, si fuera cierto que las empresas pagan tan pocos impuestos, España sería un oasis tributario.

De hecho, se abonarían menos impuestos en España que en Irlanda, que tiene uno de los tipos impositivos más atractivos, del 12,5%, según remarca el estudio sobre la tributación empresarial publicado recientemente por la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE).

Ante esta realidad surge una pregunta: ¿Por qué las empresas no hacen cola para atraer sus centros de operaciones a España si los impuestos son tan bajos como dicen algunos dirigentes públicos? Por desgracia, los pocos impuestos que pagan las empresas en España no son más que un sueño, que si se hiciera realidad posiblemente contribuiría a aumentar la riqueza y el empleo.

¿Qué ocurre realmente con el Impuesto sobre Sociedades?
Las cifras, en ocasiones, no necesitan ninguna interpretación. El tipo general del Impuesto sobre Sociedades es del 25%, del 20% para las cooperativas y del 15% para los emprendedores, según la legislación tributaria en vigor.

Tras las deducciones, las reducciones y la aplicación de los acuerdos de doble tributación con otros países para que las compañías no paguen dos veces por lo mismo, las empresas grandes pagan a la Hacienda española un tipo efectivo medio del 19,2% y las empresas pequeñas del 22,5%, según el informe de CEOE elaborado a partir de las estadísticas del propio Ministerio de Hacienda. Es decir, que uno de cada cinco euros que generan las empresas van directamente a la Agencia Tributaria y no hay demasiadas diferencias entre lo que paga realmente una pyme y una gran empresa.
 
Si se tiene en cuenta que las empresas tributan en todos los países en los que hacen negocios, las compañías del Ibex35 destinan el 21% de sus beneficios a pagar el impuesto sobre sociedades, un porcentaje que en algunos casos llega al 30%

El caso de las empresas del Ibex35
Para medir cuánto pagan realmente en impuestos las empresas del Ibex35 hay que calcular cuánto pagan a las haciendas de los países en los que operan sobre sus beneficios a escala mundial. No hay que olvidar que, de media, estas compañías generan el 50% de su negocio en el extranjero. Algunas, de hecho, facturan hasta el 98% en el exterior.

Es decir, que pagan en España por los beneficios que obtienen en España y en el extranjero por los beneficios logrados fuera, como es lógico en todos los países desarrollados. Teniendo en cuenta esto, las compañías del Ibex35 destinan el 21% a pagar el Impuesto sobre Sociedades, un porcentaje que en algunos casos llega a superar el 30%.

Pero ¿es el Impuesto sobre Sociedades el único impuesto que pagan las empresas?
Pero esta no es la factura total que soportan las compañías españolas año tras año, ya que el Impuesto sobre Sociedades no es, ni mucho menos, el único impuesto por el que tributan. De hecho, tienen que hacer frente a impuestos especiales, como el de la electricidad, el de hidrocrarburos o el de medio ambiente; el impuesto de bienes e inmuebles; otros impuestos autonómicos y locales… Una larga lista en la que las cotizaciones sociales a cargo del empleador, conocidas como la cuña fiscal, llevan la voz cantante.

Una empresa pequeña dedica el 0,83% de su factura fiscal a pagar impuestos municipales y autonómicos, el 7,63% a pagar el Impuesto sobre Sociedades y el 91,54% a hacerse cargo de las cotizaciones sociales, según un estudio del Think Tank Civismo. En cambio, una empresa grande dedica el 5,05% de su factura fiscal a pagar tributos municipales y autonómicos, el 16,01% a pagar el Impuesto sobre Sociedades y el 78,94% a las cotizaciones a la Seguridad Social.



¿Cuánto pagan realmente las empresas en impuestos?
Después de saber todos estos datos, aún queda dos grandes incógnitas por resolver: ¿Cuánto pagan realmente las empresas en impuestos? ¿Y es posible saberlo? Aunque es difícil porque hay que tener en cuenta los tributos del Estado, los autonómicos y los municipales, los expertos del Think Tank Civismo han calculado que una empresa pequeña dedica el 49,67% de su resultado bruto de explotación a cumplir sus obligaciones fiscales. Una empresa mediana, el 51%, y una empresa grande, el 61,5%.

Un informe del Banco Mundial y de PwC calcula que el tipo efectivo medio que destinan las empresas a pagar impuestos es del 49%. En Europa, este porcentaje es de media del 40,3%, en Luxemburgo del 20,8% y en Irlanda del 26,6%.
 
Una empresa pequeña dedica el 49,67% de su resultado bruto de explotación a cumplir sus obligaciones fiscales. Una empresa mediana, el 51%, y una empresa grande, el 61,5%

Más factores que hay que sumar a la ecuación
Pero la factura en realidad sigue creciendo. Porque si destinar la mitad de los beneficios a pagar impuestos parece ya demasiado elevado, a esto hay que sumar el coste de la burocracia que va aparejada al hecho de pagar impuestos. Solo un dato que lo demuestra: las empresas destinan 158 horas al año a cumplir con sus obligaciones fiscales, casi 20 jornadas de trabajo de 8 horas diarias con todos sus recursos dedicados a resolver el sudoku fiscal, según el mismo informe de PwC y el Banco Mundial.

Es decir, que se podría afirmar que el sector público se queda en España con la mitad, o más de la mitad, de la riqueza que genera una empresa cada año.


Las compañías nacionales pagan más impuestos de media que en la Eurozona



Los ingresos públicos que aportan las empresas respecto al total de la recaudación es en España del 30,4%, mientras que la media de la Eurozona es del 26,2%. Además, con datos del informe “Paying Taxes” que el Banco Mundial y PwC elaboran anualmente. A esto se suma que, en España las empresas soportan una carga tributaria con un tipo real del 46,9% sobre beneficios, frente a una media de la Unión Europea del 40,9%.

Es decir, que incluyendo el efecto de todos los impuestos que inciden sobre las sociedades, la presión fiscal empresarial de España es seis puntos porcentuales superior a la media de la UE.

Otro de los argumentos para justificar las últimas subidas fiscales y las que se plantean para el futuro es la caída de la recaudación del Impuesto sobre Sociedades en comparación con la que existía antes de la crisis. Sin embargo, la reducción de los ingresos se ha debido fundamentalmente a la bajada de los beneficios empresariales durante la crisis, como consecuencia de una recesión que ha provocado el cierre de miles de empresas.

Del total de 1,26 millones de empresas activas en 2007, el 53,59% presentaban bases imponibles negativas y el 46,41% bases imponibles positivas. En 2014, un 63,09% presentaban bases imponibles negativas y tan solo un 36,91% bases imponibles positivas. De la cifra de empresas activas previstas para 2017, alrededor de 1,13 millones, se prevé que alrededor de un 59% tengan bases imponibles negativas y un 41% bases imponibles positivas.

Tampoco es cierto que las grandes empresas sean las que menos pagan. Las cifras oficiales del Ministerio de Hacienda demuestran, por lo menos lo contrario. La recaudación en el Impuesto sobre Sociedades se concentra en las empresas cuya facturación supera los 100 millones de euros. Estas compañías aportaron en 2014, los últimos datos de recaudación consolidados, el 57,52% del Impuesto recaudado a pesar de que sólo son 2.090 empresas, un 0,002% del total.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido