Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Opinión

El Brexit y San Valentín

04 de Febrero de 2019
El Brexit tendrá consecuencias para España.

El 29 de marzo será, a partir de ahora, una fecha para anotar en el corto calendario europeo como, definitivamente, el día de la retirada del Reino Unido de la Unión Europea.

Juan Carlos Barros, abogado, periodista, consultor europeo, y experto short list de la DG Trade de la Comisión Europea para las negociaciones y aplicación de tratados internacionales comerciales.
El 29 de marzo será, a partir de ahora, una fecha para anotar en el corto calendario europeo como, definitivamente, el día de la retirada del Reino Unido de la Unión Europea, aunque se pueda prorrogar la aplicación del derecho básico europeo (o sea de los tratados no de los reglamentos)  y la decisión de irse, como dijo Theresa May en su carta del 29 de marzo de 2017 a Donald Tusk con la que empezaban las negociaciones del Brexit, no sea un rechazo a los valores europeos sino todo lo contrario, porque el Reino Unido quiere que sigamos siendo socios comprometidos, aliados y amigos.

Y dado que, a partir de ahora, habrá que reanudar los lazos jurídicos entre el Reino Unido y la Unión Europea “teniendo en cuenta el marco de las relaciones futuras”, como dice el artículo 50º del  Tratado de la Unión Europea, qué mejor fecha para poner lazos y un marco y ponerse, pese a todo, a votar un nuevo plan de negociación en el Parlamento británico, que una fecha tan señalada como el 14 de Febrero, Día de San Valentín.

Y como la manifestación más conspicua del Día de San Valentín son esas postales tan bonitas que se mandan los enamorados, nada mejor para celebrarlo que con una “valentine”. Así que ahí van ahora los consejos que le da un padre a un hijo sobre cómo redactar una bien redactada:

Weller.- ¿Qué haces Sammy ?

Sammy.- Escribir una tarjeta del Día de San Valentín. Empieza así: ”Encantadora criatura..”

Weller.-¿No será en verso, verdad?

Sammy.- No, no, es en prosa.

Weller.- Me alegro, porque la poesía no es algo natural en el hombre.

Sammy.- Sigo: ”Encantadora criatura, me siento un maldito…”

Weller.-  Eso no suena muy bien.

Sammy.- Perdón, me he confundido, no es “maldito”… es “avergonzado”, es que había un borrón.

Weller.-  Vale, sigue.

Sammy.- “Me siento avergonzado y completamente cir…” No se que he puesto aquí, hay otro borrón.. hay una  "c" una "i" y una "d"

Weller.- ¿Circunvenido?

Sammy.-  No, no … ya está, pone “circunscrito”, eso es “circunscrito”.

Weller.- No suena tan bien como “circunvenido”.

Sammy.- ¿Tú crees?

Weller.-  Nada como “circunvenido”.

Sammy.-  Pero tú no crees que “circunscrito” significa más?

Weller.- Puede. En cualquier caso si que es más tecnológico. Venga, tira.

Sammy.- “Me siento avergonzado y completamente circunscrito al dirigirme a ti, pues eres una chica muy maja, si señor.”

Weller.-  En-cantador,  te ha quedado en-cantador.

Sammy.-  Si, no está mal la frase. Sigo: ’”Antes de verte yo pensaba que todas las mujeres eran iguales (“y lo son” comentó Weller parentéticamente), pero ahora veo que he sido un completo memo y un cabeza de melón, pues no hay nadie como tú. De modo que me acojo a la festividad del día, mi querida Europa, para decirte que la primera y única vez que te he visto, tu singularidad se apoderó de mi corazón más rápido y con colores más brillantes que nunca un retrato lo haya sido por una maquina de perfilar, que pone el marco, el cristal y un gancho para colgar el cuadro, todo ello en solo 2 minutos y 15 segundos.”

Weller.- Me temo que eso linda con lo poético, Sammy.

Sammy.- ¿Porqué lo dices, por lo de la maquina de perfilar…? No, no creo. Sigo:  “Mi querida Europa, aquí termino”. Y se acabó.

Weller.- No es muy repentino ese final, Sammy?'

Sammy.- No, porque ella (Europa), entonces, querrá más y eso es la clave del arte de escribir cartas de amor.

Weller.- Si tú lo dices ¿Y no lo firmas?

Sammy.-  Ahí está el problema, que no se como hacerlo

Weller.-  Pon tu apellido.

Sammy.- No, eso nunca, una “valentine” no se firma con tu nombre verdadero.

Weller.- Entonces, no sé… pon Pickwick que es muy eufónico y más fácil de recordar para un europeo.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es