Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Opinión

Un 2019 en la buena dirección

11 de Enero de 2019
Está previsto que el crecimiento de la economía mundial alcance el 3,2% en 2018 y 2019, una revisión al alza de 0,2% y 0,1%, respectivamente.

En unas economías en las que prima la libertad, cuesta comprender cómo siguen existiendo empresas que apuestan por 'atar' a sus trabajadores a un horario fijo y sin flexibilidad.

Philippe Jiménez, Country Manager de Regus
2019 será un año en el que se avecinan muchas transformaciones en diferentes ámbitos de nuestra vida. Los movimientos sociales están cobrando cada vez más fuerza y las nuevas generaciones empujan a la sociedad actual hacia paradigmas que no se habían explorado anteriormente.

Uno de esos paradigmas es el del ámbito laboral, pieza clave en la forma de vida occidental, y que está experimentando cambios que, en un futuro muy cercano, supondrán la normalidad dentro de la manera que tenemos de concebir el trabajar actualmente.

En este sentido, analizando los factores del terreno profesional, se observan unas tendencias reformadoras. Por ejemplo, la del fin del presentismo. En unas economías en las que prima la libertad, cuesta comprender cómo siguen existiendo empresas que apuestan por ‘atar’ a sus trabajadores a un horario fijo y sin flexibilidad.

Se espera que las nuevas generaciones, de la mano de la tecnología, promuevan el fin de la ‘dictadura’ que supone permanecer sentado en la oficina, dado que no se es más productivo simplemente por estar presente en el puesto de trabajo, sino que se obtienen mejores resultados estudiando y aprovechando las horas más productivas de cada trabajador.

Ligado a esto, otra de las tendencias que en este 2019 se reforzará será la del crecimiento en el sector de las oficinas de trabajo flexible. Según un estudio de JLL, en los últimos cinco años, este sector ha crecido a un ritmo del 200%, unos espacios que cada vez más serán utilizados por todo tipo de empresas.

De hecho, el manido cliché de que solamente pequeñas start-ups innovadoras se apuntan a desarrollarse en espacios de trabajo flexible ya no es verdad. De manera paulatina, grandes compañías se atreven con esta modalidad, que les permite, incluso, ahorrar en costes y también mantener un nivel de motivación alto entre sus profesionales, puesto que a éstos les permite interactuar con otros profesionales, creando un sistema de comunidad y networking muy útil en el marco laboral.

Por último, no nos debemos olvidar de la importancia de la creatividad. Es un aspecto fundamental a la hora de producir servicios y productos innovadores, y que reporta a las empresas numerosos beneficios.

A este respecto, un horario flexible y un espacio que ofrezca todas las herramientas necesarias para realizar el trabajo de una forma que se adapte a las necesidades de cada momento del profesional, le ayudarán a maximizar su creatividad y pensar ‘out of the box’, para así generar ideas novedosas que, en algunos casos, cambiarán el mundo.

En definitiva, miramos hacia un futuro mejor, un futuro flexible, más productivo y con unas transformaciones necesarias que, sin duda, nos beneficiarán a todos.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es