Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Opinión

Las capacidades para trabajar en el futuro

13 de Diciembre de 2018
Se han destacado diez competencias específicas que deben transformarse en herramientas de medición en los procesos de evaluación del desempeño, de cara a saber ponderar el nivel de desarrollo del liderazgo intergeneracional.

Se han destacado diez competencias específicas que deben transformarse en herramientas de medición en los procesos de evaluación del desempeño, de cara a saber ponderar el nivel de desarrollo del liderazgo intergeneracional.

Salvador García, cofundador y CEO de influencers international. Autor del libro "Good People - Good Business"
La formación es una actividad relevante y necesaria en nuestros días. A pesar de ello, últimamente venimos asistiendo a un progresivo desprestigio de una labor que, demostradamente, se encuentra relacionada de forma directa con el éxito empresarial a nivel individual y colectivo.

La mayoría de modelos de enseñanza tradicionales no garantizan la adquisición de capacidades y/o habilidades de los participantes. Algunos siguen enseñando a las personas de la misma forma que se hacía hace décadas; le dan mucha información al alumno por si alguna vez le hace falta. De seguir por esta vía “la mayoría de universidades del mundo van a desaparecer” como bien dice David Roberts, vicepresidente de “Singularity University”. Una universidad creada en Silicon Valley con el apoyo de la NASA y de Google.

Durante mucho tiempo las empresas han promocionado a sus mejores técnicos para ocupar puestos de gestión. Esta idea se fundamenta en la creencia de que estos profesionales podrían replicar también sus resultados en otras áreas o responsabilidades, como es la gestión. De esta forma, surgió la necesidad de formar a los técnicos en competencias como el Management. El resultado directo fue la inmediata proliferación en el mercado de ofertas formativas relacionadas con este ámbito empresarial.

Aunque con el paso del tiempo nos hemos dado cuenta de que, tal y como ha evolucionado la sociedad, tener formación técnica y de gestión ya no es suficiente para poder trabajar durante los próximos años. Entonces, ¿qué buscan las empresas en sus directivos? ¿qué capacidades de estos son las más demandadas por las compañías?

Recientemente, el diario “Financial Times” ha publicado un interesante artículo sobre las capacidades necesarias y clave para conseguir un empleo hoy en día. Este estudio sitúa las competencias técnicas de un profesional como las menos importantes por ser fáciles de conseguir y las competencias de gestión como las más demandadas. No obstante, lo verdaderamente relevante para cualquier organización son las competencias clave y por tanto más difíciles de encontrar en un directivo:
 
  • Capacidad de influir en los demás.
  • Pensamiento estratégico.
  • Habilidad para resolver problemas complejos.
Curiosamente, estas tres competencias no forman parte de los programas de formación de las principales escuelas de negocios. Las competencias clave identificadas para poder trabajar en el futuro tienen un elemento común: el ejercicio de pensar y tomar decisiones de influencia.

Además, la ausencia de un buen entrenamiento en la toma de decisiones por parte de cualquier directivo, está relacionada directamente con la aparición de cuadros de ansiedad y/o enfermedades psicológicas y físicas producidas por el distrés –comúnmente llamado estrés negativo-. La buena noticia es que en todo momento estamos hablando de capacidades que nos permiten llegar al éxito y como tal, cualquier capacidad se puede entrenar.

Por tanto, adquirir estas competencias para la toma decisiones de influencia requiere de nuevos métodos y herramientas aplicadas. Sin embargo, esto no va de adquirir conocimientos para verterlos en un examen pocos días después. Tampoco se trata de memorizar sin más, sino de automatizar e incorporar ciertos hábitos en nuestro día a día. Las herramientas para tomar decisiones necesitan contemplar la parte humana, para que el resultado de las decisiones que toma un directivo resulten siempre exitosas.

Es muy probable que de cara al próximo año te plantees realizar algún tipo de formación que te permita poder seguir desarrollando tu trabajo en este entorno empresarial complejo y de incertidumbre que estamos viviendo. Si quieres llegar a ser un buen directivo no puedes limitar tu formación solo a la parte técnica o de gestión, necesitas aprender a pensar y a tomar decisiones de influencia.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es