Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Opinión

Industria 4.0, la receta de competitividad

11 de Octubre de 2018
  • Begoña Cristeto
Begoña Cristeto, socia de KPMG
El principal reto que afronta el sector industrial español pasa por la denominada industria 4.0 que, impulsada por la transformación digital, significa un salto cualitativo en la organización y gestión de la cadena de valor del sector. La digitalización constituye una inaplazable ocasión para la mejora de la competitividad de la industria española en un mercado cada vez más global. A mi juicio los retos que se plantean son básicamente cuatro.

El primero e ineludible es un cambio de cultura empresarial de las organizaciones industriales que debe acompañar a la transformación digital ya que es preciso que los directivos de nuestras empresas industriales comprendan la importancia de la transformación digital y, de ese modo, empiecen ya a tomar decisiones que permitan que sus empresas avancen en la digitalización.

Según el informe Perspectivas España 2018 de KPMG en el que han participado 1800 directivos, la transformación digital ha ido ganando terreno entre las prioridades estratégicas de las empresas españolas hasta situarse como la segunda más importante, señalada por el 49% de los encuestados, solo por detrás de la mejora de los procesos, muy ligada a la transformación digital.

El segundo, y fundamental, sería la colaboración entre la industria, el sector tecnológico y el ámbito investigador-académico ya que permite generar sinergias que dan lugar a innovaciones disruptivas. Para ello es preciso impulsar la creación y el desarrollo de entornos y plataformas colaborativas, que favorezcan compartir experiencias, ideas y plantear problemáticas. La cuestión es que el proceso de transformación digital exige de la colaboración a través de toda la cadena de valor, pues ninguna empresa puede abordar este reto en solitario.

El tercero pasa necesariamente por aprovechar las oportunidades que ofrece la tecnología a nuestro alcance para generar fábricas más eficientes, sostenibles y adaptadas a las demandas del cliente final pero con el objetivo último de acelerar la reformulación completa de los modelos de negocio y los operativos en la empresa que se está transformando.

Y, como no podía ser de otra manera, el cuarto imprescindible reto es el de la formación ya que es imprescindible adaptar los programas y planes de formación y capacitación a las competencias digitales, ya que el cambio que se avecina en los perfiles y tipos de trabajo, tal y como los conocemos en la actualidad, tendrá un gran impacto. Se están creando nuevas clases de trabajo y nuevas profesiones.

En este nuevo paradigma mundial, más que nunca antes en la historia de la humanidad la educación y la capacidad de aprender será una de las verdaderas ventajas competitivas de los países.

Llevamos muchos años hablando de la necesidad de impulsar un sector industrial potente en España que implique un cambio en nuestro modelo productivo, pero éste solo se conseguirá con el impulso decidido a la industria 4.0. La digitalización constituye una inaplazable ocasión para la mejora de la competitividad de la industria española en un mercado cada vez más global.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es