Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Opinión

¿Cuáles son las consecuencias del autoliderazgo?

11 de Junio de 2018
  • Agustín Peralt
Los empresarios han realizado 10 propuestas de conciliación laboral.

A través del autoliderazgo diriges tus esfuerzos a la consecución de los objetivos, actitud proactiva, con independencia del entorno y las circunstancias, actitud reactiva.

Agustín Peralt, experto en Productividad Directiva y autor del libro Lidérate
El que las empresas faciliten y ayuden a sus directivos y profesionales a lograr conciliar es cada vez más una práctica extendida. Horarios flexibles, trabajar desde casa determinados días, reuniones a distancia son muchas de estas prácticas cada vez más comunes. En este proceso, existen organizaciones que están cogiendo mucha conciencia de que para que se pueda conciliar y poner estas prácticas con buenos resultados para ambas partes, tenemos que ser capaces de ser realmente productivos y organizados.

Y en esto intervienen dos actores, la organización y cada uno de nosotros. Y por esto mismo, el concepto de autoliderazgo, muy potenciado por muchas organizaciones, tiene hoy más sentido que nunca.

El autoliderazgo es ante todo una actitud que marca la diferencia en un profesional, significa poder de influencia sobre ti mismo, tu estado emocional y tus metas. Es una actitud de responsabilidad ante los retos profesionales. A través del autoliderazgo diriges tus esfuerzos a la consecución de los objetivos, actitud proactiva, con independencia del entorno y las circunstancias, actitud reactiva.

El autoliderazgo es también una habilidad que conduce a la efectividad personal, o sea, pasar del pensamiento a la acción. Y para alcanzar los objetivos, es fundamental liderar nuestras acciones y nuestra capacidad de influencia sobre los demás de una manera eficiente y efectiva, especialmente cuando dirigimos un equipo de trabajo pero también cuando trabajamos en equipo. En definitiva podemos afirmar que el autoliderazgo nos ayuda a organizarnos mejor, ser más productivos  y tener menos stress desde la responsabilidad individual

Cuando nos organizamos somos más productivos, puesto que alcanzamos nuestros objetivos invirtiendo menos tiempo, y esto nos conduce a mejorar los resultados a nivel profesional y también a mejorar nuestra felicidad a nivel personal pues la conciliación es mucho más factible.

Por este motivo, te invito a mejorar tu nivel de productividad, independientemente de que tengas (o no) problemas en el trabajo, o no exista ninguna causa de fuerza mayor para ello más allá de querer conciliar de mejor manera.

Simplemente, hazlo por el hecho de poder influir positivamente en tu felicidad y así comprobarás que:

1. Cuando tu desarrollo profesional mejora y alcanzas mejores resultados, te sientes satisfecho con tu tarea en la vida y, por tanto, feliz.

2. Con la correcta gestión de tu tiempo y energía dispones de más momentos para realizar tus hobbies y aficiones que te aportan altas dosis de felicidad.

3. Tu nivel de estrés psicológico disminuye y, consecuentemente, también lo hace tu nivel de cortisol, un generador de irritabilidad y tristeza.

4. Cada día compruebas cómo tu forma de organización es diferente a la del resto. Eso te reafirma y te da una seguridad personal que te hace feliz.

El problema es que hay másters, formaciones internas sobre ERP, CRM y demás cursos, pero son muy pocos los que han invertido tiempo en disponer de un método de trabajo que les facilite ser realmente productivos, desarrollando esa habilidad que acaba resultando tan determinante. Además para salir de esa espiral de stress y sensación de descontrol a pesar de las muchas horas invertidas, debemos de trazar un plan de acción para lograr un modelo de trabajo con unos hábitos que nos lleven a lograr + control y – stress.

Se necesita disponer de un método con cierta adaptación a cada empresa y cada puesto, además de una dosis de disciplina inicial para lograr los necesarios cambios y por último, adquirir una serie de nuevos hábitos que faciliten nuestra nueva forma de trabajar que nos llevará de manera automática a ser eficientes y efectivos.

Considero fundamental que las empresas inviertan en mejorar el autoliderazgo de las personas de su organización, logrando así una importante ventaja competitiva en este actual entorno complejo e incierto donde la conciliación y el estado emocional de sus empleados va a ser clave.

Y por la parte individual, esta apuesta mejorará la felicidad laboral de las personas lo cual redundará en su nivel de motivación y compromiso individual con la organización, el denominado engagement. En definitiva, una apuesta con ventajas para las organizaciones y para los individuos que trabajan en ellas.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es