Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Opinión

El reto del mercado islámico

07 de Septiembre de 2018
La Meca, Arabia Saudí.

La Meca, Arabia Saudí.

Susana Laínez, responsable de Relaciones Institucionales de CESCE
La población musulmana está creciendo, con unas previsiones demográficas que estiman alcanzará los 2.600 millones de personas en el año 2050. Ello implica que sus consumidores demandarán productos más sofisticados que estén de acuerdo con sus costumbres islámicas, no solo en el ámbito alimentario, sino en el cosmético, farmacéutico y hasta en el turístico.

En este contexto, España se encuentra, por las relaciones con el mundo árabe e islámico, en una posición muy ventajosa para nuestras empresas. No olvidemos que estamos en el séptimo puesto en el ranking de exportadores en el marco del sector agroalimentario y el tercero en receptores de turismo extranjero. Nos encontramos con un enorme mercado potencial que debemos aprovechar.

Desde el punto de vista de la economía, todos países de religión mayoritaria islámica tienen un perfil similar con un crecimiento económico del 5,4 por ciento anual frente a 3,6 por ciento de media mundial, según la Organización para la Cooperación Islámica (OIC). Además, la población es joven y emerge una clase media cada vez más sensible a cuestiones como la calidad y la seguridad alimentaria.

Atender las exigencias de estos consumidores requiere cumplir con las reglas coránicas. En este punto la Certificación de Garantía Halal es la herramienta que garantiza que los productos y servicios dirigidos a los musulmanes cumplen con los requisitos exigidos por la ley islámica y por lo tanto son aptos para su consumo, tanto en España, la UE o los países de mayoría musulmana. Está claro, por tanto, que la certificación Halal es un pasaporte al mercado musulmán.

Y si nos atenemos a las oportunidades vemos que España tiene una ubicación estratégica entre Europa y África que nos beneficia y el despegue de este mercado no ha pasado desapercibido para nuestras empresas y administraciones. De hecho se han producido exportaciones en 2017 por 2,09 millones de euros que representan un 3,40 por ciento más que el año anterior.
 
"España tiene una ubicación estratégica entre Europa y África"

Algunos de estos países, como Qatar o Emiratos Árabes tienen un PIB alto, con poblaciones relativamente bajas y con un poder adquisitivo elevado, que unido al hecho de tener una climatología extrema, que no permite la producción a gran escala de alimento, los convierte en países netamente importadores y dependiente de gran cantidad de insumos alimentarios.

Por otra parte, la celebración de la Copa Mundial de fútbol en 2022 en Qatar será una gran oportunidad, ya que aumentarán las visitas turísticas y en consecuencia, la demanda de alimentos.

En CESCE tenemos la cobertura abierta para las operaciones de las empresas españolas en la mayoría de estos países ofreciendo, además, información sobre los clientes a los que se quiere vender. Conocer al comprador es un elemento fundamental antes de iniciarse en un mercado o de firmar un pedido. Hay que conocer la capacidad financiera del deudor, cual es la mejor condición de pago, el plazo y el importe del compromiso que puede asumir en el contrato. En CESCE asesoramos a las empresas, concedemos riesgos y demás monitorizamos las carteras de clientes.
Más información
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es