Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Opinión

¿Hacia dónde camina la industria?

07 de Septiembre de 2018
Guillermo Ulacia, presidente de la Comisión de Industria y Energía de CEOE.
Actualmente, la industria es un sector crítico, ya que origina en gran medida la competitividad de un país a largo plazo. La industria manufacturera tiene importantes repercusiones positivas en otros sectores: un aumento en la demanda final de la industria manufacturera genera aumento en la demanda final del resto de la economía.

Asimismo, también sigue representando una parte importante del esfuerzo de innovación, lo que se traduce en una contribución al aumento general de la productividad. La deslocalización de la producción hacia otros países o la externalización de algunos servicios son algunos de los factores que explican la pérdida de peso de la industria manufacturera en los países avanzados en las últimas décadas.

A pesar de esto, se advierte un parón en este proceso y la industria comienza a ganar protagonismo en algunas economías avanzadas, incluida la española. En nuestro país, el sector manufacturero tiene un peso del 14% del PIB, según datos de 2016, y concentró el 12,5% del total del empleo, lo que supone 2,3 millones de trabajadores. Por lo tanto, y como reconoce la Comisión Europea, son necesarios más esfuerzos para la consecución del objetivo de alcanzar el 20% de la industria manufacturera en el PIB en 2020.

El comercio internacional ha cambiado durante las últimas décadas. Actualmente, las empresas distribuyen su operación en todo el mundo, desde el diseño del producto hasta la fabricación de las piezas, su ensamblaje y comercio. El surgimiento de las cadenas globales de valor ha detonado un fuerte aumento del flujo comercial de bienes intermedios y se prevé que siga creciendo, por lo que los legisladores deben entender todas sus implicaciones.
 
"El surgimiento de las cadenas globales de valor ha detonado un fuerte aumento del flujo comercial de bienes intermedios"

Para conseguir aumentar el peso de la industria en el PIB nacional, es urgente que nuestro Gobierno lleve a cabo una apuesta decidida por una política industrial firme y estable en el tiempo, configurando un pacto de Estado con las medidas más adecuadas para alcanzar el objetivo.

Lograr un precio competitivo de la energía, desarrollar infraestructuras que incrementen las capacidades del transporte, promover la internacionalización de las empresas, impulsar una política de formación que garantice el desarrollo del talento y la capacitación de los trabajadores, diseñar un marco regulatorio que proteja los principios de unidad de mercado, impulsar medidas que fomenten el redimensionamiento empresarial, facilitar la inversión en innovación, desarrollo tecnológico y digitalización en las empresas, promover una política fiscal coordinada entre el Estado y las autonomías y crear un entorno normativo en materia de medio ambiente que ayude a las empresas a ser más competitivas, son algunos de los retos que el sector industrial, junto con el resto de la sociedad y administraciones públicas, debe afrontar en los próximos años para seguir siendo un pilar básico de nuestra economía.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es