Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Opinión

La castigada cultura del fracaso en España

12 de Marzo de 2018
  • Emilio Márquez
Solo uno de cada cinco universitarios españoles quiere ser empresario.

"El fracaso se castiga mucho en nuestro país por la propia cultura empresarial"

Emilio Márquez, CEO de La Latina Valley
Fracasar sale caro siempre. Pierdes un proyecto que no triunfa, el capital que se ha invertido para ponerlo en marcha y parte de tu esperanza como emprendedor. Dos de estos elementos se quedan por el camino, pero el tercero se fortalece con el paso del tiempo. Fracasar con un proyecto es aprender, y hacerlo es adquirir conocimientos que nos ayudarán a progresar como profesionales en el futuro.

Sin embargo, la cultura del fracaso se mide con diferentes varas según el país donde nos situemos. En los mercados anglosajones fracasar no tiene tantas connotaciones negativas. Fracasar es, en efecto, no haber conseguido unos objetivos propuestos. Sin embargo, también es saber analizar los porqués de esta caída de cara a levantarnos más fuertes para futuros proyectos que ejecutemos.

En España el fracaso se mide de una forma mucho más dura. Que un proyecto tenga que cerrar sus puertas puede estigmatizar al emprendedor de por vida. No se valora la valentía y el arrojo con el que se inició la andadura o todo lo que se ha podido aprender por el camino. El fracaso se castiga mucho en nuestro país por la propia cultura empresarial que se imparte tanto en las escuelas como en la sociedad.

Ese miedo al fracaso que se fomenta, ese miedo al qué dirán si no consigo el objetivo, hace que no solo muchos emprendedores no arriesguen con sus proyectos, sino que además aquellos que quieren iniciar sus andaduras como profesionales independientes se frenen, quedando muchas ideas de nivel en el tintero. Esta actitud termina afectando a España como potencia de emprendedores con talento.

Vivimos en un país donde se castiga el fracaso frente a otros vecinos donde se fomenta su aceptación. A este contexto social debemos sumar, además, el contexto económico y su situación actual, que por suerte estás cambiando poco a poco, pero que sigue siendo insuficiente a la hora de promover el emprendimiento. España no cuenta con un marco fiscal óptimo para que los emprendedores se lancen cómodos a la piscina.

¿Cómo podemos fomentar la cultura del emprendimiento en España y promover la aceptación del fracaso con sus connotaciones más positivas? Desde abajo. Hay que adentrarse en la educación desde los niveles inferiores para educar a nuestros pequeños y pequeñas en esta filosofía. Les estamos enseñando a ser tremendamente competitivos y olvidando por el camino enseñarles a aprender por sí mismo.

Cuando un proyecto fracasa, todo el expertise que hemos adquirido sigue ahí y nos ayuda a forjarnos como emprendedores de cara a los próximos pasos profesionales que demos, ya sean con nuevos proyectos personales o trabajando para terceros. Educamos precisamente en la cultura del trabajador externo y no del emprendedor, hecho que deja poco margen para que el estudiante se plantee fundar su propio negocio cuando acaba su etapa formativa y alcanza la edad adulta.

Si iniciamos talleres de emprendimiento infantil con actividades tan sencillas como la creación de manualidades estableciendo un objetivo de venta entre amigos y familiares para, por ejemplo, recaudar fondos para causas solidarias, estaremos cultivando esa cultura del emprendedor que tanto necesitamos en las futuras generaciones en España y que tan ausente se encuentra en la mayoría de los jóvenes actuales.

Necesitamos educar a los futuros emprendedores haciéndoles comprender que, en efecto, el camino es duro, pero que es posible triunfar, fracasar y aprender en el proceso. Si se pierde el miedo al fracaso en las primeras fases educativas conseguiremos que dentro de unos años sea más fácil fomentar el emprendimiento en España. No son pocos los cambios a realizar, pero podemos conseguirlo.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es