Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Opinión

En busca de la excelencia

07 de Septiembre de 2018
Juan Abarca Cidón, Presidente HM Hospitales, socios del Club Excelencia en Gestión
El nacimiento del concepto de mérito y la excelencia se remonta a la Grecia clásica. Allí, nace el ideal de la excelencia (areté), según el cual cada persona deberá ser capaz de alcanzar el dominio de sí misma en base a sus propias destrezas y capacidades. El término areté no connota solo excelencia sino también capacidad para sobresalir. Mediante su influjo el agathós (bueno) se convierte en aristós (el mejor).

Como es sabido, la educación griega no apunta al  mero cultivo de las facultades intelectuales, sino al desarrollo de las costumbres, del carácter y del espíritu, a la armonía de cuerpo, a la sensibilidad y a la razón. Este concepto de excelencia ha ido evolucionando y su esfera ha ido ampliándose a lo largo de la historia en función de las necesidades y expectativas que ha demandado la sociedad en cada momento.

Desde el punto de vista industrial o empresarial han existido tres revoluciones industriales en las que la complejidad ha ido aumentando. En la 1º revolución el objetivo básico era la introducción de equipos de producción mecánicos. En la 2ª revolución el objetivo era la producción en masa gracias a la división de tareas y máquinas eléctricas más capaces. En la 3ª revolución existe una necesidad introducir la informática y electrónica para ser más eficientes y fomentar la producción automatizada. Actualmente, nos encontramos en el inicio de la llamada 4ª revolución industrial ligada a la digitalización, la innovación y gestión eficiente de todos los recursos.

Con esta visión general podemos entender cómo surgió el modelo EFQM (European Foundation for Quality Management) en el año 1989 coincidiendo con la 3º revolución industrial.

Con el fin de mejorar la competitividad de las empresas se creó hace 29 años el primer modelo EFQM con el fin de ayudar a las organizaciones a medir cuál es su nivel de excelencia y dónde debe aplicar los recursos y esfuerzos necesarios para mejorar y alinear los objetivos de la empresa con las necesidades del entorno.

El modelo EFQM sirve de marco de referencia en la gestión empresarial, desde un punto de vista integral, sobre las que tomar decisiones basados en 8 principios muy claros.
 
  • Añadir valor para los clientes
  • Crear un futuro sostenible
  • Desarrollar la capacidad de la organización
  • Aprovechar la creatividad y la innovación
  • Liderar con visión, inspiración e integridad
  • Gestionar con agilidad
  • Alcanzar el éxito mediante el talento de las personas
  • Mantener en el tiempo resultados sobresalientes.
Estos 8 principios se traducen en un marco operativo de 9 criterios. Resultados que nos permiten medir objetivamente los logros obtenidos. Tal y como se ha comentado anteriormente el concepto de gestión excelente ha ido evolucionando, pero los 8 principios de gestión son una base sólida sobre la que construir.

A todos nos parece una realidad obvia hablar sobre el valor tangible de su empresa basado en edificios, maquinaria, bienes, etc. Pero ya entrando en la 4º revolución industrial se habla de la importancia de la gestión de los recursos intangibles de alto valor añadido pero difícilmente cuantificables; recursos humanos, el valor intangible de la marca de la compañía o la imagen percibida por la sociedad.

Son palabras que actualmente nos suenan a todos como habituales pero que han necesitado de una evolución de los principios de gestión empresarial y que curiosamente están perfectamente articulados en el modelo EFQM.

Por todo esto las organizaciones deben tomar decisiones articuladas dentro de una visión estratégica que deben estar apoyadas por líderes que no se dejan llevar por las modas del momento y que asumen riesgos controlados acordes a una visión.

En un mundo tan cambiante en el que nos encontramos los paradigmas de la gestión empresarial son cada vez más cambiantes y lo que es seguro es que el modelo EFQM nos dota de las herramientas necesarias para identificar lo que hacemos bien de forma objetiva, cuestionarnos lo que podemos mejorar, y que decisiones innovadoras podemos tomar asumiendo riesgos controlados.

En HM Hospitales elegimos el modelo EFQM como guía para la búsqueda de la mejora continua en favor de nuestros pacientes, profesionales, accionistas y todos los agentes que forman parte de nuestro entorno empresarial y por cuarta vez consecutiva hemos renovado nuestro certificado EFQM 500+ para toda nuestra organización porque entendemos que este modelo de gestión es el que mejor garantiza la sostenibilidad para el futuro.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es