Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Inversión

India: economía y oportunidades de negocio para las empresas extranjeras

27 de Marzo de 2019
En la estructura de la economía india predomina el sector servicios, que contribuye al PIB nacional con más del 59%, a pesar de suponer solo el 34% de la población activa.

En la estructura de la economía india predomina el sector servicios, que contribuye al PIB nacional con más del 59%, a pesar de suponer solo el 34% de la población activa.

India es el séptimo país más grande del mundo y el segundo más poblado, con más de 1.300 millones de habitantes, un mercado de potenciales consumidores muy atractivo para la exportación y la inversión extranjeras.

La economía india registra actualmente una de las tasas de crecimiento más elevadas del mundo, que le han llevado a ser la sexta mayor economía del mundo, a pesar de sus grandes desigualdades económicas, circunstancia que no impide a este país contar con un alto número de personal cualificado en áreas tecnológicas, como las tecnologías de la información y la comunicación o la biotecnología.

De cara al inversor extranjero, India cuenta con mano de obra barata, abundante y bien preparada que utiliza mayoritariamente el inglés como lengua de negocios.

En la estructura de la economía india predomina el sector servicios, que contribuye al PIB nacional con más del 59%, a pesar de suponer solo el 34% de la población activa. El sector industrial es el segundo en importancia, con un 27% del PIB, mientras que el sector agrícola contribuye con el 14%.

Dispone de abundantes y muy diversos recursos naturales, desde carbón (quinta reserva mundial) e hidrocarburos como el petróleo y el gas natural, hasta minerales como hierro, manganeso, bauxita o titanio.

El crecimiento de la economía india en las últimas décadas ha convertido a este país en el tercer consumidor de energía a nivel global. Acapara el 44% de la demanda de carbón, el 22% de petróleo y biomasa y el 7% del gas natural mundial.

Al igual que en otras economías asiáticas, en Asia se está dando un acelerado proceso urbanizador. Algunas de las metrópolis más pobladas del planeta se encuentran en este país, como Mumbai o Nueva Delhi, ambas con más de 20 millones de habitantes.

Otro rasgo de la demografía india es la elevada proporción de población joven. Algo más del 40% de la población tiene entre 25 y 54 años y el 27% no supera los 14 años.

India es un país con una gran diversidad étnica y religiosa que en ocasiones ha estado en el origen de conflictos internos, en la actualidad pasa por una etapa de estabilidad política. Con las vecinas China y Pakistán mantiene aún un contencioso por el control de la región de Cachemira.

El gobierno indio está promoviendo desde hace algunos años un programa para reducir las barreras a la actividad económica, incluyendo el programa "Make in India", que comprende una serie de iniciativas con las que se pretende transformar India en un gran centro de producción global.

Para ello, se va a construir una red de corredores industriales a lo largo de todo el país para impulsar el desarrollo regional y dotar de mejores infraestructuras a las ciudades industriales.

Otro de los programas del gobierno de Delhi es la estrategia para una nueva India, con la que pretende celebrar el 75 aniversario de la independencia del país. El objetivo principal es hacer de India una economía de 4 trillones de dólares en la que el desarrollo implique a todo el país y asegure un crecimiento más equilibrado entre sus diferentes territorios y sectores mediante el impulso de las nuevas tecnologías, la innovación y la cualificación. La iniciativa incluye además transformar el sector público para hacerlo más eficiente.

La burocracia y el exceso de regulaciones son algunos puntos débiles del mercado indio, por ello, es fundamental contar con ayuda local para abrir puertas y facilitar la gestión de trámites.

Las relaciones bilaterales con España, iniciadas en 1956, están marcadas por la reciente firma del documento conjunto "Asociación para la paz, el crecimiento y la innovación entre España e India", que establece las directrices de la cooperación entre ambos países mediante diferentes foros de diálogo, como el mecanismo anual de consultas políticas, el diálogo de política de seguridad, las comisiones mixtas de cooperación económica, defensa y ciencia y tecnología e innovación, además del Foro España-India de la Fundación Consejo España-India y el Foro de CEOs España-India.

En los últimos años, India he mejorado notablemente su regulación para facilitar los negocios y la actividad empresarial. Según el informe "Doing Business" que publica anualmente el FMI, ha pasado del puesto 142 en 2014 a la posición 77 en el informe de 2018.
En cuanto a las relaciones económicas, India ocupa el puesto 36 entre los países destinatarios de las exportaciones españolas y el 19 como proveedor de nuestro mercado.

España importa de India sobre todo productos químicos orgánicos, textiles y prendas de vestir, productos de hierro y acero, componentes automotrices, productos marinos y de cuero. Las importaciones procedentes de India se centran en productos como máquinas y dispositivos mecánicos, vehículos y automóviles, manufacturas plásticas, electrodomésticos, goma y productos de caucho, aceitunas y aceite de oliva.

En 2018, los principales sectores de la exportación española a India han sido productos químicos, equipos de automoción, materias primas del plástico, esmaltes cerámicos, pasta de papel y papel, combustibles y lubricantes, aceite de oliva, otros productos químicos, confección femenina, maquinaria eléctrica y material eléctrico.

Las importaciones procedentes de India en el pasado año se centraron en los sectores confección femenina, química orgánica, combustibles y lubricantes, productos de fundición, productos semielaborados del aluminio, mariscos congelados, accesorios de automoción, automóviles, productos de acero inoxidable, productos farmaquímicos y confección masculina.

Las inversiones extranjeras se han ido incrementando y concentrando progresivamente en el sector servicios, en el químico y en el metalúrgico. En el caso de las inversiones españolas en India, estas han tenido como destino mayoritariamente los sectores infraestructuras, energía renovable, componentes de automoción, tratamiento de agua y comercio minorista.

Por su parte, las inversiones indias en España se han incrementado de forma notable en los últimos años, con importantes proyectos en los sectores tecnologías de la información y comunicación, energético, automoción y farmacéutico.

La implantación de una empresa extranjera en India puede realizarse de dos maneras: mediante la creación de una oficina de representación, oficina de proyecto o sucursal; o con la creación de una empresa india a todos los efectos en forma de "joint venture" o compañía subsidiaria.
 
Oportunidades de negocio en India
Existen sectores en los que nuestras empresas son bastante competitivas en los mercados internacionales en comparación con las de otros países pero que tienen una presencia menor que estas en el mercado indio. Es el caso de sectores como el de bebidas y productos agroalimentarios.

También hay buenas oportunidades en sectores industriales como envases y embalaje, caucho, material aeronáutico, vehículos de motor y maquinaria.

Los proyectos de ampliación y desarrollo de la red ferroviaria impulsados por el gobierno indio ofrecen interesantes oportunidades para las empresas españolas de material ferroviario.

Otro sector con amplias posibilidades en el que las empresas españolas pueden aportar su experiencia es el de material de refrigeración para el transporte de mercancías, apenas desarrollado en India.

El sector agrícola sigue siendo en India una de las principales actividades económicas. La elevada población y sus expectativas de crecimiento aumentan la demanda de productos agrícolas, junto con la de abonos y fertilizantes. Las empresas españolas tienen buenas oportunidades para exportar este tipo de productos.

El 75% de la demanda interna de dispositivos electrónicos en la India en 2020, impulsada por el aumento de la clase media, tendrá que cubrirse con la compra de productos extranjeros.

India está apostando de manera decidida por construir o renovar sus amplías redes de transporte por carretera y ferrocarril, aeropuertos, puertos y la creación de parques industriales, además de modernizar sus ciudades, mediante saneamientos y suministros energéticos.

Infraestructuras, energías renovables, telecomunicaciones, defensa, biotecnología, automoción y turismo son algunos de los segmentos en los que el país va a invertir una gran parte de su presupuesto durante los próximos años, ofreciendo así numerosas oportunidades a las empresas extranjeras.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es