Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Análisis

Europa central, un territorio que podría desestabilizar la economía continental

09 de Abril de 2018
La política de cohesión de la UE apoya numerosos proyectos en todas las regiones de Europa.

Hungría, República Checa, Polonia y Eslovenia se encuentran cercanos a un periodo de elecciones. Una situación que hace que la región de Europa Central y Oriental se encuentra en un importante periodo de cambio en un contexto de fuerte crecimiento económico, según el índice de riesgo político de Coface.

Hungría, República Checa, Polonia y Eslovenia se encuentran cercanos a un periodo de elecciones. Una situación que hace que la región de Europa Central y Oriental se encuentra en un importante periodo de cambio en un contexto de fuerte crecimiento económico, según el índice de riesgo político de Coface. En este estudio se destaca la importancia de una situación de contrastes entre los países de esta región.

Aunque los riesgos sociales son bajos, debido a la situación macroeconómica favorable que impulsa una mejora de la confianza de los hogares respaldada, además, por medidas gubernamentales, la tendencia al alza del populismo y las inquietudes sobre la Unión Europea aumentan el nivel global de  riesgo político.

En general, los riesgos son significativamente inferiores que en el pasado para los países de Europa Central y Oriental. La región se beneficia de una actividad económica que ha tomado impulso en los últimos años. Los indicadores socio económicos utilizados para medir el grado de frustración social han mejorado. El PIB per cápita ha aumentado, y ahora se acerca a la media de Europa Occidental. Así, la tasa de desempleo ha disminuido considerablemente, mientras la inflación continúa siendo moderada.

El riesgo político tiene diferentes formas y niveles entre los países de la región. Hungría y Polonia son los que más se mencionan, y la UE e instituciones internacionales muestran su preocupación sobre el respeto al estado de derecho. Se considera que los cambios planteados en el sistema legal y judicial en Rumanía tendrán un impacto negativo sobre las medidas para combatir la corrupción.

En la República Checa, donde en octubre de 2017 el partido ANO ganó las elecciones, parece que el camino recorrido por su líder Andrej Babis es similar al de los partidos que gobiernan en Hungría y Polonia. Aunque los cambios aún no son efectivos, la República Checa acaba de pasar por una fase de inestabilidad política debido al voto de censura que tuvo lugar en enero de este año. El primer ministro intenta formar una nueva coalición de gobierno, con el apoyo del parlamento. Tanto Eslovaquia como Eslovenia han sufrido recientemente las dimisiones de sus Primeros Ministros.

La polarización de la sociedad en los países de Europa Central y Oriental se evidencia por el número de manifestaciones que han tenido lugar. “Varios cambios afectan a la situación de los ciudadanos y el panorama político que ha llevado a que un gran número de manifestaciones tengan lugar en estos países” analiza Grzegorz Sielewicz, Economista de la Región de Europa Central y Oriental.

“Los problemas de corrupción que contribuyen a la insatisfacción social continúan desempeñando un papel en los riesgos políticos de la región, a pesar de que estos países han adoptado los estándares de la UE y realizado mejoras significativas en este campo, como la creación de organismos anti-corrupción en diferentes países. Bulgaria, Hungría, y Rumania se mantienen en las últimas posiciones en el ranking que mide la corrupción entre los países de la UE”, remacha el experto. 

¿Cuál será el resultado de las tensiones con la Unión Europea?
Hasta ahora, la política y los conflictos de algunos países con la UE no han tenido consecuencias graves para las empresas. No obstante, esta situación se debe principalmente a otros factores favorables para la economía y las empresas que operan en la región. En 2017, la actividad económica se aceleró hasta alcanzar su punto más alto de los últimos ocho años, el 4,5%, y en 2018 se prevé que se mantenga en un sólido 3,9%.

El consumo de los hogares, la reactivación de las inversiones y los proyectos que han sido parcialmente cofinanciados por el presupuesto de la UE, contribuyen significativamente a esta situación. Los exportadores se benefician del aumento de la demanda mundial, principalmente de los mercados extranjeros, así como de la competitividad de los precios y la calidad de los productos. Estos dos últimos factores combinados con la proximidad geográfica a Europa Occidental, impulsan a las empresas extranjeras a invertir en la región.

No obstante, un mayor deterioro en términos de riesgos políticos podría aumentar las reticencias de las empresas extranjeras a permanecer en los países de Europa Central y Oriental, especialmente si los cambios les perjudicaran directamente. Aunque esos gobiernos no quieren perder a estos significantes contribuyentes a la economía doméstica, el endurecimiento de las relaciones con la UE y las posibles consecuencias financieras podrían tener un efecto desencadenante.

Aún es posible que las tensiones actuales entre la UE y los países de Europa Central y Oriental se resuelvan mediante un acuerdo, ya que ambas partes tienen demasiado que perder en caso de un deterioro de las relaciones.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es