Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Examen de BusinessEurope a la economía del Viejo Continente

Los países sólo han impulsado el 22% de las reformas exigidas por Europa

22 de Marzo de 2018
La primera reunión de la organización tuvo lugar el 1 de marzo de 1958, en ella BusinessEurope apoyó la integración europea

BusinessEurope cree que las reformas aún siguen siendo insuficiente.

Los empresarios de Europa, asociados a través de sus distintas organizaciones en BusinessEurope, se muestran insatisfechos con el ritmo de implementación de las reformas estructurales en el Viejo Continente. Y han puesto cifras a la expresión que utilizó el secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, para definir la situación actual en los países más desarrollados: "Fatiga reformista".

Según el barómetro que ha elaborado la patronal europea, sólo se han implementado el 22% de los cambios legislativos exigidos por la Comisión Europea a los distintos países miembros. Aunque en el informe anterior de 2016 este porcentaje fue aún inferior (del 17%), BusinessEurope cree que los resultados aún siguen siendo insuficiente, ya que las reformas propuestas por la UE están bien enfocadas.
 
Los empresarios europeos están especialmente preocupados por la lentitud de las reformas en el ámbito laboral

El informe de BusinessEurope desvela, por ejemplo, que “la preocupación más urgente para nuestros miembros es la lentitud de las reformas en el mercado laboral”. Uno de los problemas esenciales en este ámbito es la capacitación y la formación de los trabajadores, porque se da la paradoja de que hay países con altas tasas de paro en Europa pero en los que las empresas encuentran serias dificultades para encontrar algunos perfiles profesionales.

Según BusinessEurope, es esencial que los Estados miembros aprovechen los niveles positivos en el clima económico para implementar reformas estructurales con el fin de mantener la sostenibilidad económica y el crecimiento a largo plazo. La UE debería seguir utilizando todas las herramientas disponibles para ayudar a los Estados miembros en las reformas, apunta esta organización.

En 2018 se cumplen 10 años desde que estalló la crisis financiera y en este proceso muchas empresas han cerrado, las tasas de inversión han caído y el mundo se ha empezado a enfrentar a la Cuarta Revolución Industrial. Al mismo tiempo, a largo plazo existen desafíos como el envejecimiento de la población de Europa o el cambio climático, que urge a abordar de forma más seria las emisiones globales de carbono.

Estados Unidos es un 15% más rico que en 2007 y Canadá, un 18%. En cambio, la UE sólo ha mejorado su PIB un 9% en este periodo

El problema es que, aunque en todo el mundo no hay ni diez países en recesión, por lo que los vientos de cola ayudan a mantener el crecimiento, Europa sigue aletargada en comparación con Estados Unidos. Si EEUU es ahora un 15% más rico que en 2007 y Canadá un 18%, la Unión Europea sólo ha mejorado su Producto Interior Bruto en este mismo periodo un 9%.

Según los empresarios de la UE, “Europa necesita asegurarse de que utiliza el actual período de fuerte crecimiento, que continúa siendo impulsado en parte por factores temporales como el Programa de compra de activos del BCE, para poner en marcha reformas para apoyar la competitividad a largo plazo y garantizar la sostenibilidad de las finanzas públicas”.

Aunque es cierto que la Unión Europea tiene muchas empresas con relevancia a nivel global, innovadoras y con trabajadores muy cualificados, en EEUU la reforma impositiva mejorará significativamente su atractivo para la inversión, por lo que los países se verán obligadas a utilizar todas las fórmulas posibles para no perder competitividad.
 
El crecimiento potencial de la UE sin nuevas reformas es del 1,3% por lo que el crecimiento actual se debe en gran medida a medidas temporales

Entre las reformas que pueden impulsarse aún en Europea se encuentran las rebajas fiscales, la reducción de los trámites administrativos o el aumento de la inversión en infraestructuras. Sin embargo, desde BusinessEurope insisten en que lo más urgente es la necesidad de abordar el rápido crecimiento de la escasez de habilidades que, a pesar de la relativamente reciente recuperación, ya están en su punto más alto en más de 20 años, presentando un riesgo real de que las caídas en el desempleo visto en los últimos años disminuyan a corto y medio plazo.

En resumen, en 2017 se ha visto un fortalecimiento de la recuperación de la UE, con un crecimiento superior al 2%, y la creación de más de 11 millones de empleos desde el apogeo de la crisis del euro en 2013. Sin embargo, gran parte de la recuperación de la UE se basa en una serie de factores temporales, como el programa de compra de activos del BCE.

Según la patronal europea, la capacidad de Europa de crecer a largo plazo, sin reformas, es sólo del 1,3%, muy lejos del actual crecimiento cíclico del 2%, por lo que los países de la UE deberían intensificar cuanto antes su agenda reformista.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es