Buscador de la Hemeroteca
Secciones
La OCDE critica la falta de reformas ambiciosas en 2017

Los países del G20 sí prometen recuperar el impulso reformista perdido

21 de Marzo de 2018
El secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), José Angel Gurría.

El secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), José Angel Gurría.

Un fuerte hermetismo ha dominado las dos jornadas de la cita ministerial del G20 en Buenos Aires, la primera de alto nivel en el calendario de eventos para 2018 del grupo de las veinte mayores economías desarrolladas y en desarrollo, este año bajo la presidencia de Argentina. En ella, han participado 22 ministros de Finanzas, 17 presidentes de Bancos Centrales y diez titulares de organizaciones internacionales.

La reunión, que tuvo lugar en el Centro de Exposiciones y Convenciones de Buenos Aires y es la primera de una serie de encuentros del denominado canal de Finanzas del G20 que se realizará este año, pretendía llegar a consensos para la cumbre de jefes de Estado prevista para el 30 de noviembre y el 1 de diciembre próximo en la capital argentina.

Los temas de la agenda, bajo deliberación en Buenos Aires, han incluido asuntos como el futuro del trabajo, la financiación de la infraestructura para el desarrollo, regulaciones tributarias y los desafíos que presentan las criptomonedas. Aunque de los que más se ha hablado es de libre comercio, el único acuerdo es seguir impulsando la agenda reformista (aunque está por ver si esas reformas pelearán, o no, contra el proteccionismo).

En las conversaciones también se ha colado la crítica situación de Venezuela, con un aparte entre ministros de Finanzas de países del Hemisferio Occidental, la Unión Europea y Japón. En las deliberaciones del G20 también ha estado presente la espinosa cuestión del comercio global, en tensión desde que el pasado 8 de marzo el presidente de EEUU, Donald Trump, anunció que impondrá aranceles extraordinarios a las importaciones de acero y aluminio.

Por parte de España, ha participado el ministro de Economía, Román Escolano, que intervino en la última reunión de la primera jornada de la cita ministerial dedicada a la inversión, y allí destacó la importancia del sector público y su rol de "impulsor" para también incentivar los desembolsos del sector privado.

Una de las conclusiones más elocuentes que se han escuchado durante las dos jornadas de debates han sido las del secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), Ángel Gurría, que afirmó que en los países del G20 existe una "fatiga" ante la aplicación de reformas estructurales.

Los ministros de Finanzas de los distintos países y los gobernadores de los bancos centrales se mostraron de acuerdo con el diagnóstico de Gurría y prometen hacer más reformas.

"Vemos en el G20 una especie de fatiga de las reformas y nos preocupa. Lo que estamos viendo es que, quizás, ante ese entusiasmo que debería existir ahora, lo que estamos viendo es quizás un poquito de laxitud en esta materia", observó Gurría en una rueda de prensa. En su comparecencia, presentó el informe anual de la OCDE titulado "Apuesta por el crecimiento", en el que se revisan las reformas estructurales realizadas por los miembros del G20 y se formulan nuevas recomendaciones de medidas estructurales.

El documento advierte de que el ritmo de reformas observado en el periodo 2015-2016, "ya moderado de por sí, registró una nueva desaceleración en 2017 y que existen escasos indicios de que vaya a producirse un repunte inminente". En este sentido, Gurría, tras celebrar las reformas aprobadas recientemente en Argentina, en particular la tributaria, comentó que "lamentablemente" no todos los países muestran este "ímpetu reformador".

"Ahora que las principales economías del mundo experimentan una recuperación generalizada, se nos presentan una serie de oportunidades para poner fin al largo período de estancamiento que ha registrado el nivel de vida de un amplio porcentaje de la población en muchos de nuestros países", señaló el secretario general de la OCDE.

No obstante, apuntó, "para que la recuperación mundial se mantenga y se consiga una mejora duradera de la productividad y de los niveles de vida, serán necesarias estrategias de reforma estructural coherentes y voluntad política para aplicarla". "Se trata de reformas difíciles pero, gracias a que el crecimiento vuelve a ser fuerte, existen muchas más posibilidades de que den sus frutos con mayor rapidez", aseguró. Las reformas, desde la óptica de la OCDE, ayudarían a conseguir los objetivos del G20 de un crecimiento "más sólido, inclusivo y sostenible".

El informe apunta que los gobiernos han tenido que concentrarse en iniciativas de reformas que abordan "ámbitos políticos concretos", con el riesgo de desaprovechar "posibles sinergias políticas y aspectos complementarios de las reformas". Por ello, insiste en la necesidad de poner en marcha "paquetes de reformas" para maximizar los resultados.

Algunas de las recetas de la OCDE
En el caso concreto de España, la OCDE recomienda rebajar más la fiscalidad de las personas con bajos salarios.

A México, le recomienda que levante los obstáculos a las inversiones extranjeras porque, al igual que el bajo nivel educativo, es una de las razones de su baja productividad y explica su "amplia y persistente brecha" con otros países desarrollados.

Y a Argentina, mejorar el nivel de la educación y reducir la desigualdad en los primeros años de vida son algunas de los principales consejos de la OCDE, que necesita mejorar sus infraestructuras para aumentar su productividad y reducir la brecha de riqueza con los grandes países desarrollados.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es