Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Análisis

¿Qué debe saber una empresa para hacer negocios en Latinoamérica?

27 de Marzo de 2019
  • José Luis Laguens/P. Rouzaut
Las pymes exportadoras en América Latina son aún escasas en relación a su potencial y a las posibilidades económicas de sus países de origen.

Las pymes exportadoras en América Latina son aún escasas en relación a su potencial y a las posibilidades económicas de sus países de origen.

Durante esta semana, América Latina está en el punto de mira mundial ya que se ha celebrado en Argentina la cumbre del G20. Aunque en este grupo solo están tres países de Latinoamérica, (México, Argentina y Brasil), esta cumbre puede servir de puente para el resto de países de la región, que están experimentando un crecimiento y se están convirtiendo en lugares favorables para los negocios. 

Así lo señalan las cifras: América Latina y el Caribe crecerán un 2,2% en 2018, en un contexto externo más favorable que en los últimos años, informó la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal). En su Balance Preliminar de las Economías de América Latina y el Caribe, el organismo de Naciones Unidas destaca que en 2018 se espera que la economía mundial se expanda a tasas similares al 2017, en torno al 3%, con un mayor dinamismo de las economías emergentes frente a las desarrolladas.

A la hora de hacer negocios, las pequeñas y medianas empresas son el motor del crecimiento y el desarrollo en todas las economías del mundo. En América Latina, las microempresas y las pymes generan la mitad de los puestos de trabajo, son el 90% del tejido empresarial y suponen el 28% del PIB, pero no reciben la atención necesaria de las políticas públicas de la región.

Al contrario de lo que en principio se podría suponer, en América Latina el emprendimiento es muy activo, de manera que el porcentaje de emprendedores respecto a la población es superior al de otros países y regiones comparables. Así, el emprendimiento puede ser una primera manera de entrar en un negocio en Latinoamérica.

En este sentido, los empresarios españoles y latinoamericanos han llevado a cabo durante este mes el Foro MiPyme para fomentar las relaciones entre las compañías de ambos territorios. Así, CEOE busca promover esta unión ya que forma parte de CEIB, una entidad que aglutina a 22 organizaciones empresariales para reforzar las relaciones entre 20 países iberoamericanos, España y Portugal con el fin de poner en valor la competitividad y contribuir al desarrollo. 
 
Las pymes exportadoras en América Latina son aún escasas en relación a su potencial

Las pymes exportadoras en América Latina son aún escasas en relación a su potencial y a las posibilidades económicas de sus países de origen. Las empresas que entran en los mercados de exportación podrían ser más numerosas y aprovechar mejor los servicios de promoción comercial para estimular su actividad exportadora. Por otro lado, las exportaciones se centran sobre todo en sectores relacionados con los recursos naturales y las materias primas. 

La internacionalización de las pymes se convierte un aspecto crucial para el crecimiento y la diversificación productiva de América Latina. Además de tener impactos positivos sobre el empleo y la productividad, contribuyen a impulsar la presencia exterior de las empresas de menor tamaño, facilitando de este modo su inserción en las cadenas globales de valor.

A la hora de comenzar un negocio en Latinoamérica hay que tener en cuenta que la escasez de innovación es uno de los puntos débiles de las pequeñas y medianas empresas de este territorio. A este respecto, existe una notable brecha de innovación entre los países latinoamericanos y los de otras regiones. Esta brecha no solo se observa en el ámbito de la I+D y las patentes, sino también en la innovación de productos y procesos, y es común tanto a las grandes empresas como a las de menor tamaño. Aunque muchas empresas de la región realizan algún tipo de innovación, su intensidad suele ser escasa o inadecuada para estimular la productividad. 

Otra de las necesidades a tener en cuenta es el bajo nivel de formación y capacitación de los trabajadores, que se convierte en un gran desafío. En concreto, se observa un notable desajuste entre la formación que ofrece el sistema educativo y las competencias que demanda el sector productivo.
 
Se observa un notable desajuste entre la formación que ofrece el sistema educativo y las competencias que demanda el sector productivo

Las dificultades para acceder a la financiación, junto con la burocracia son otros de los inconvenientes que aparecen en Latinoamérica. Las entidades financieras no facilitan lo suficiente el acceso a créditos. Por otra parte, en general, la creación de empresas es un proceso lento que requiere numerosos, complejos y costosos trámites que retrasan emprender un negocio.

En la última edición del informe "Doing Business" que publica el Banco Mundial, los países de América Latina y el Caribe reflejan un mejor desempeño en áreas como la obtención de electricidad y obtención de crédito para abrir un negocio. Sin embargo, los resultados son inferiores en áreas como el pago de impuestos, registro de propiedad y apertura de una empresa.

Un dato significativo del informe es que en la región se necesitan por término medio hasta 29 pagos de impuestos al año para cumplir con las obligaciones fiscales, cifra notablemente superior a los 11 pagos de media exigidos en economías más avanzadas de la OCDE.

¿Cuáles son los riesgos que presenta Latinoamérica?
El Comité Latinoamericano de Asuntos Financieros (CLAAF) alertó de la "altísima" emisión de deuda por parte de los países de la región, y propuso que con motivo de la presidencia argentina del G20 se afronte esta situación en la agenda internacional.

Además, el desempleo creció por tercer año consecutivo en Latinoamérica y el Caribe durante este 2017, hasta alcanzar los 26,4 millones de personas. Aunque se espera que la tendencia cambiará en 2018, según el informe anual de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

A todo esto hay que unir las futuras elecciones en varios países latinoamericanos que pueden crear inestabilidad en la región. Por ejemplo, las elecciones generales en México: una potencial administración de López Obrador podría hacer que los activos mexicanos rindan por debajo de lo esperado. Así como las de Brasil, donde una victoria populista en las elecciones presidenciales podría descarrilar los progresos realizados en la reforma y agravar la situación fiscal.

Sin olvidar la inestabilidad siempre presente en Venezuela. El país está reestructurando su deuda y también está programado que se celebren elecciones generales, aunque no está claro si se realizarán.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es