Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Economía

Las bajadas de impuestos dominan la subasta electoral de Italia

28 de Febrero de 2018
El presidente de Italia, Sergio Mattarella.

El presidente de Italia, Sergio Mattarella.

Las bajadas de impuestos y de la edad de jubilación marcan los programas económicos de los partidos políticos de Italia, que asisten a una subasta de propuestas utópicas para conquistar al electorado en los comicios generales del próximo 4 de marzo.

"Estamos ante la exhibición de vendedores que proponen medidas que son muy difíciles de realizar", explica el profesor de Ciencias Económicas de la Universidad de Bolonia Umberto Cherubini.

"Son propuestas fantasiosas, absurdas. Los partidos no serán capaces de llevar a cabo sus programas a no ser que pongan en riesgo la estabilidad financiera del país", comenta el profesor de Macroeconomía y Política Económica Internacional de la misma universidad Paolo Manasse.

Ambos expertos consideran poco factibles las agendas electorales porque aumentarían la deuda de un país ya suficientemente endeudado, que es la tercera economía de la zona euro y que presenta la segunda mayor deuda pública de la Unión Europea (UE) solo por detrás de Grecia: las estimaciones del Gobierno sitúan la deuda pública en 2017 en el 131,6 % del producto interior bruto (PIB).

Una de las promesas estrella de la coalición de derechas -formada por el Forza Italia, la Liga Norte (LN) y el ultraconservador Hermanos de Italia- es implantar una tasa impositiva única para todas las rentas, que oscila entre el 23 % en el caso de Forza Italia al 15 % que contempla la LN.

"El centroderecha está dirigiéndose a su electorado, que generalmente son personas con rentas altas. Establecer un impuesto fijo al 23 % es irrealizable y de aplicarse traería consigo un aumento de las desigualdades", valora el profesor de Economía de la Universidad Ca' Foscari de Venecia Giacomo Pasini.

Este impuesto, aplicado en países como Hungría, Estonia o Rumanía, sustituye al impuesto sobre la renta de las personas físicas por uno idéntico para todas las rentas.

Distinta es la apuesta de la formación de izquierda Libres e Iguales, que sugiere niveles impositivos más progresivos para que contribuyan más las rentas altas, y las medias y bajas vean reducida su carga tributaria.

En la puja por seducir al electorado brota una idea compartida por el Partido Demócrata (PD) y el Movimiento Cinco Estrellas (M5S): reducir la presión fiscal, que en Italia es una de las más altas de Europa.

Inspirado en España y en la Renta Básica de Emancipación, el PD también propone deducir 150 euros mensuales a los menores de 30 años con ingresos inferiores a 30.000 euros anuales para ayudarles a independizarse.

Otra gran oferta que puede resultar atractiva pero que es "una idea pésima", según Manasse, es la reforma del sistema de pensiones para bajar la edad de jubilación, actualmente en los 67 años, cuyos principales abanderados son la LN y el M5S.

"La población italiana ha envejecido mucho en los últimos años y no nos podemos permitir bajar la edad de jubilación", coincide el profesor de Economía Industrial de la Universidad de Estudios Padova Giulio Cainelli.

Por su parte, Cherubini celebra que el PD, M5S y LN fijen un salario mínimo, que no existe en Italia, cuya cantidad no ha sido detallada por la LN y que pasa por ser de nueve euros la hora para el M5S y de diez en el caso del PD.

El M5S aboga también por establecer una "renta de ciudadanía" que ascendería a 780 euros al mes para personas en dificultad y Libres e Iguales piensa incrementar la dotación que ya se da a las familias con problemas con la "renta de inclusión", aprobada por el Gobierno del PD del actual primer ministro, Paolo Gentiloni, y que por ahora es de solo 187,50 euros a una persona y hasta 539,82 para familias con seis miembros.

En la campaña electoral ha desaparecido el llamamiento al abandono del euro, muy defendido en el pasado por el M5S y la LN y que en las últimas semanas ha quedado prácticamente obviado. Si hubiera que buscar una frase que resuma la batería de propuestas que han brotado como setas en las últimas semanas, Manasse escoge una: "Están fuera de la realidad".

En los últimos días, los medios italianos han publicado estudios realizados por economistas sobre el gasto estimado que supondrían los distintos programas y según sus cálculos el del centroderecha exigiría entre 170.000 y 300.000 millones de euros, el del M5S unos 100.000 millones y el del PD entre 30.000 y 50.000 millones.

"El problema es que los partidos están realizando propuestas muy costosas y ninguno explica de dónde va a sacar los recursos", reflexiona Pasini.

La campaña electoral en Italia entra en su fase final y los partidos buscan ganarse la simpatía de los votantes para evitar lo que vaticinan los sondeos: un empate de fuerzas entre el centroderecha, el M5S y el PD.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es