Buscador de la Hemeroteca
Secciones
en su última reunión

El BCE debatió descartar la posibilidad de aumentar los estímulos monetarios

22 de Febrero de 2018
Durante la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea, Draghi avisó de que hay

Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo.

El Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) debatió en su última reunión de enero eliminar de su comunicación el compromiso de incrementar los estímulos monetarios en caso de que la situación económica empeore, según reflejan las actas del encuentro publicadas por la entidad.

"Algunos miembros expresaron su preferencia" por dejar de lado ese compromiso una vez que se ha "reforzado la confianza en un sostenido ajuste de la inflación", indican las actas. Sin embargo, el Consejo de Gobierno decidió que la eliminación de ese compromiso "era prematura" y todavía no estaba "justificada", aunque reiteró que su política de comunicación podría ser revisada "pronto" este año.

Por tanto, se mantuvo en su posición monetaria actual de seguir comprando deuda pública y privada por valor de 30.000 millones de euros mensuales hasta septiembre de 2018 o "más allá si fuese necesario" y de aumentar ese volumen de adquisiciones si "las perspectivas se vuelven menos favorables".

El Consejo de Gobierno reiteró que incluso cuando finalicen las compras de activos su política monetaria permanecerá acomodaticia en un alto grado, ya que la evolución de la inflación dependerá de la reinversión de la deuda adquirida que seguirá efectuando mientras que los tipos de interés permanecerán en sus niveles actuales "hasta bien pasado el fin" del programa de estímulos.

Las actas de la reunión del pasado 25 de enero señalan que una amplia mayoría de los miembros del Consejo reconoció la necesidad de "constancia" y "prudencia" en la política de comunicación de la entidad.

En ese contexto, remarcaron que la comunicación de la política monetaria se desarrollará de acuerdo a la evolución de la economía, intentado evitar "ajustes abruptos" con posterioridad.

Cualquier cambio en el momento actual se consideró de forma general como "prematuro", ya que la evolución de la inflación sigue siendo suave pese al robusto ritmo de expansión económica.

Aunque hay razones para tener cada vez "más confianza" sobre la evolución de la inflación hacia el objetivo del BCE ligeramente por debajo del 2%, se precisa todavía "paciencia y persistencia", afirman las actas de la reunión.

"Un amplio grado de estímulos monetarios se vio, de forma general, como todavía necesario para acompañar la expansión económica" y para apoyar la inflación a medio plazo, aseguran.

Según las actas, los miembros del Consejo de Gobierno se mostraron "ampliamente" de acuerdo en que cualquier cambio en la comunicación de la política monetaria debe ser "gradual" y llevarse a cabo en línea con mejoras en las perspectivas de inflación.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es