Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Alemania, EEUU y Corea del Sur

Tres modelos de industria de los que España podría aprender: EEUU, Alemania y Corea

27 de Marzo de 2019
El presidente de EEUU, Donald Trump, la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in.

El presidente de EEUU, Donald Trump, la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in.

La visión industrial de otras economías, donde el sector industrial tiene una clara representatividad, podría poner de manifiesto las fortalezas  y las posibles debilidades que afronta la política industrial española, según el Informe 'La industria, motor del crecimiento: análisis y recomendaciones' de CEOE.

En concreto, hay una serie de países que pueden servir como modelo para el crecimiento industrial español, debido a sus múltiples políticas para el impulso del sector, su importancia dentro del PIB total del país, del número de ocupados o de la inversión en I+D+i. Estos tres modelos industriales son: Alemania, EEUU y Corea del Sur. 

Alemania



Alemania es el país de la zona euro con el mayor Valor Añadido Bruto (VAB) de su industria manufacturera, alcanzando en 2016 los 638.060 millones de euros. El peso de la misma sobre su Producto Interior Bruto (PIB) representó el 20,37% en dicho año, mientras que en España fue del 12,84%. Respecto al VAB total del sector industrial, para el mismo año, el peso fue del 22,62% comparado con el 14,14% español. Por su parte, casi el 99% del valor de las exportaciones alemanas procedieron de bienes de la industria manufacturera en 2016 y éstas quintuplican a las españolas. 

Además de las cifras que desprende la industria de este país, Alemania se encamina hacia la cuarta revolución industrial. Uno de los objetivos del gobierno federal alemán es avanzar a través del proceso de transformación digital y que éste suponga un punto de inflexión en su economía. De esta manera, a medio plazo, Alemania pretende ser el proveedor de referencia para la industria 4.0 y el número uno en expansión digital. 

Muchas empresas alemanas están dando el salto a la industria 4.0 como palanca para la digitalización de las técnicas de fabricación y los procesos logísticos. En este sentido, el Ministerio de Economía y Energía alemán ofrece ayudas por un total de unos 150 millones de euros, a través de programas orientados principalmente a pymes. 

En lo que se refiere a la I+D+i, Alemania ya alcanzó su objetivo de inversión en esta materia en el año 2012, con el 3% sobre el PIB. En cambio, en España en la actualidad la inversión en I+D+i se encuentra en el 1,22%. La fuerza de la inversión pública se complementa con la privada en Alemania. Ésta última financió el 85% de la inversión en el sector manufacturero y apoyó a otros sectores como la automoción, la electrónica o la ingeniería mecánica. 

En línea con las medidas para impulsar la industria, en 2016 el gobierno alemán aprobó una estrategia de apoyo al tejido industrial para que las empresas locales pudiesen compartir internacionalmente de modo más eficaz, aprovechando mejor los instrumentos de promoción del comercio exterior, creando una nueva oficina de coordinación para facilitar esta tarea. Es necesario recordar que Alemania es el tercer exportador mundial y que, a pesar de ello, sigue reforzando este tipo de políticas. 

Asimismo, el Ejecutivo alemán también pretende mejorar los mecanismos de financiación disponibles, contando con la ayuda del Banco Alemán para el Desarrollo. Dicha institución pública ofrece créditos para las pymes y cuenta con programas de cooperación en diferentes países. La consecuencia de todo ello es que, en términos absolutos, siguen aumentando los ocupados del sector industrial alemán, alcanzando los 7.922.900 empleados en la industria manufacturera, un 19,2% del total de ocupados. En España, para el mismo año el número de empleados en la industria manufacturera fue de 2.284.200. 
 
Estados Unidos



El Valor Añadido Bruto de la industria manufacturera de Estados Unidos alcanzó en 2016 los 2.175.200 millones de dólares. El peso de la misma sobre el Producto Interior Bruto fue del 11,7% en dicho año, mientras que en España representó el 12,84%. Además, casi el 94% del valor de las exportaciones estadounidenses procedieron de bienes de la industria manufacturera en 2016 y éstas más que quintuplican a las españolas. 

Con la llegada a la Casa Blanca del presidente Obama, mientras la crisis financiera consumía grandes cantidades de recursos gubernamentales, los Estados Unidos pusieron en marcha medidas para combatir otros desafíos, como la debilidad crónica de la posición comercial de EEUU, el cambio climático y el desempleo. Ésto llevó a Obama a crear una Política industrial que contenía seis objetivos principales: la recuperación económica,, la eficiencia industrial, la competitividad internacional, el empleo, la lucha contra el calentamiento global y la independencia energética.
 
De esta manera, la industria obtuvo un impulso en EEUU. De hecho, se creó la Ley Americana de Recuperación y Reinversión que estaba dotada con 787.000 millones de dólares para estimular al sector. 

Recientemente, con la llegada de Trump a la presidencia de los Estados Unidos, se adopta una política proteccionista que modifica la estrategia de crecimiento hacia fuera por otra de incrementos en el interior, basada en el mercado nacional mediante el fomento industrial. De esta manera, el propósito ess sustituir las importaciones de manufacturas y, al mismo tiempo, recuperar la producción de aquellas que están deslocalizadas. 

Estados Unidos está adoptando un modelo de crecimiento basado en acabar con la importación, donde el Estado y su política desempeñan un papel central en el apoyo a la economía y a las industrial nacionales. 
 
Corea del Sur



El Valor Añadido Bruto de la industria manufacturera en Corea del Sur alcanzó los 370.512 millones de dólares en 2016. El peso de la misma sobre el PIB representó el 29,34% en dicho año, mientras que en España fue del 12,84%. Aproximadamente, el 94,5% del valor de las exportaciones coreanas procedieron de bienes de la industria manufacturera en 2016, duplicando el resultado español. 

La inversión en I+D+i ha crecido de forma exponencial en Corea y en el año 2005 alcanzó el 24,3% del PIB. En los últimos años ha seguido creciendo, aunque no de esa manera tan vertiginosa, y el gasto público en I+D alcanzó en 2012 el 4,4% del PIB.

Por ello, el gobierno aprobó en 2013 el tercer Plan de Ciencia y Tecnología con unas inversiones previstas de 109 millones de dólares para aumentar la I+D pública y con ello la capacidad innovadora de las pymes. Asimismo, el gobierno coreano ha impulsado la creación de 'clusters' regionales con su propia especialización tecnológica. 

Otro objetivo del Plan es que la elevada inversión privada en educación superior tenga su reflejo en el número de técnicos de alto nivel, de doctores en áreas de ciencias y tecnología y en la mejora de la educación para promover el emprendimiento. Así, los esfuerzos en I+D han contribuido al desarrollo de las industrias de alta tecnología en Corea. 

Por otra parte, el esfuerzo en las inversiones realizadas en educación ha permitido el aprendizaje tecnológico y, por lo tanto, ha sido un elemento clave en el proceso de industrialización del país. 
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es