Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Relaciones bilaterales

Todas las claves para exportar e invertir en Italia

27 de Marzo de 2019
Imagen de Florencia, Italia.

Imagen de Florencia, Italia.

España e Italia son importantes socios comerciales, siendo Italia el tercer cliente comercial de España y su cuarto proveedor. Las relaciones bilaterales hispano-italianas, tanto a nivel político institucional como en el ámbito económico y comercial, se caracterizan por haber alcanzado progresivamente un mayor acercamiento.

Según los últimos datos publicados por Estacom, en el periodo de enero a julio de 2017, las exportaciones españolas a Italia sumaron 13.466 millones de euros, lo que supone un aumento del 15,1% con respecto al mismo periodo de 2016. Las importaciones crecieron también, un 12,6% en este periodo con 11.840 millones euros. De esta manera, el saldo bilateral es positivo para España, con 1.562,7 millones de euros y una tasa de cobertura del 115,4%.  

Ambos países ocupan uno de los puestos de mayor importancia en sus recíprocas relaciones comerciales. Esta situación se ha ido consolidando a lo largo de los años. En el 2016 las exportaciones españolas a Italia alcanzaron el valor de 20.298,3 millones de euros, registrando un incremento del 8,7% con respecto al 2015. Sin embargo, la tendencia de 2017 prevé que se supere esta cifra. Como ya lo hizo el año de 2016, superando en más de 2.000 millones al 2015.
 
 


En cuanto al sector servicios, entre los meses de enero y junio de 2017 Italia ocupó el séptimo puesto en exportación en base a la clasificación CNAE, con 17,9 millones de euros y el sexto puesto en importación con 28,3 millones. 

En lo que se refiere a las inversiones, las españolas en el mercado italiano registraron un valor de 160,1 millones euros en los seis primeros meses de 2017, un 25,3% más que en el mismo periodo del año anterior. Las operaciones más significativas fueron: servicios financieros (65,3 millones), seguros, reaseguros y fondos de pensión excepto seguridad social (60 millones), fabricación de productos de hierro y acero (26,1 millones) y reparación e instalación de maquinaria y equipo (6,1 millones), según los últimos datos publicados por Datainvex.

En cuanto a la inversión italiana en España, en este periodo se cifró en 144,7 millones de euros, un 482,5% más que en el mismo periodo del año anterior, que se cifró en 24,8 millones. Las operaciones más significativas fueron: fabricación de maquinaria y equipos (92,7 millones), fabricación de productos de caucho y plásticos (12,5 millones) y fabricación de vehículos de motor, remolques (12 millones).

Los sectores que ofrecen oportunidades comerciales
Con el programa "Destinazione Italia", el Gobierno italiano busca atraer inversiones extranjeras y fomentar la competitividad de las empresas. Está avalado por instituciones como INVITALIA, referencia para las empresas extranjeras que desean implantarse en el país.

Hay buenas oportunidades en el sector agroalimentario, especialmente en la exportación de productos como el pescado y los mariscos frescos y congelados, frutos secos, aceite de oliva, vino y frutas y verduras frescas, así como de alimentos semielaborados y con denominación de origen (conservas de pescado, lácteos, pastelería industrial).

Aunque Italia es un gran competidor de España en el sector del calzado, este país es uno de nuestros principales compradores a nivel internacional y las características de su mercado permiten ampliar las ventas. Lo mismo se puede decir del sector de pavimentos y revestimientos cerámicos.

Muebles e iluminación, productos muy vinculados al diseño, tan apreciado por el consumidor italiano, son también sectores con buenas perspectivas de ventas en aquel país. Los automóviles, uno de nuestros principales productos exportados, es otro sector de oportunidad, junto con el de máquina-herramienta, fundición y moldes y matrices.

La estructura productiva de las empresas italianas, menos flexibles que las españolas, ofrece buenas oportunidades para la subcontratación en el sector industrial, dado que nuestras fábricas son capaces de producir series más cortas de unidades en menor plazo. En cuanto al sector servicios, hay potencial para la implantación de franquicias, como las de restauración o servicios médicos.

Los principales acuerdos económicos bilaterales entre ambos países
  • Acuerdo sobre la protección de indicaciones de procedencia, denominaciones de origen y denominaciones de ciertos productos.
  • Acuerdo de mutua asistencia administrativa para la prevención y represión de infracciones aduaneras.
  • Acuerdo de cooperación turística.
  • Acuerdo relativo a los transportes internacionales de viajeros y mercancías por carretera.
  • Convenio de arbitraje.
  • Convenio de cooperación científica y técnica.
  •  Convenio sobre la delimitación de la plataforma continental entre los dos Estados.
  • Convenio para evitar la doble imposición en materia de impuestos sobre la renta y para prevenir la evasión fiscal.
Además de los tratados que tienen en común por formar parte de la Unión Europea. 
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es