Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Moda

Pequeñas obras de dos grandes artes

20 de Febrero de 2018

"No me olvides": una pieza de la indumentaria tradicional japonesa que se lleva en los kimonos, y que el artista ha utilizado para retratar las fases del alzheimer.

La joyería y la orfebrería siempre se han considerado artes menores, quizá por el reducido tamaño de sus obras. Sin embargo, estas piezas narran historias tan grandes como la cosificación de la mujer o la lucha contra el cáncer. Relatos que ahora recoge la II Muestra de Orfebrería y Joyería Contemporáneas.

El Museo Nacional de Artes Decorativas acoge la II Muestra de Orfebrería y Joyería Contemporáneas, donde desde hoy hasta el 1 de abril, las piezas de 17 artistas actuales invitan a contemplar las joyas y los elementos de decoración como mucho más que meros complementos.

"Detrás de todas estas piezas hay pequeñas narraciones, cuentos, y lo que queríamos era mostrarlas para hablar de la orfebrería y la joyería como uno de los procesos creativos más bellos de la historia del arte". Así lo explica Eloy Martínez de la Pera, el comisario de la muestra instalada en la cuarta planta del Museo Nacional de Artes Decorativas de Madrid.

Allí, la plata, el oro, la pirita y los esmaltes se convierten en páginas donde se habla de temas de actualidad, como los abusos de poder ejercidos sobre la mujer desde el siglo XIX, la convivencia con enfermedades como el alzheimer o el cáncer, la influencia de la religión en la sociedad o el diálogo entre artes.

Es precisamente esa capacidad narrativa de la orfebrería y la joyería la que, para Martínez de la Pera, demuestra que "estas pequeñas piezas contienen el mayor de los artes", y la que ejerce de nexo de unión entre los dispares estilos de artistas como Li Ya Huan o Ximena Walker.

"Detrás de todas estas piezas hay pequeñas narraciones, cuentos, y lo que queríamos era mostrarlas para hablar de la orfebrería y la joyería como uno de los procesos creativos más bellos de la historia del arte", explica Eloy Martínez de la Pera Huang, originaria del sudeste asiático y con una fuerte formación arquitectónica, habla de cómo en su cultura se representa "la alegría de vivir" mediante el artificio, explica el comisario, quien señala como buen ejemplo de ello dos anillos de plata y transparencias que emulan fuegos artificiales.

Walker, por su parte, emplea una pulsera plateada en forma de esposas para hablar del amor que nos esclaviza en el buen sentido y nos lleva a querernos a nosotros mismos más que a nadie.

Por eso, su complemento se coloca esposándose a uno mismo. El proceso creativo, al descubierto Para remarcar esa idea de que "detrás de un anillo hay mucho más que un anillo", las joyas, cálices, portavelas, broches y demás piezas de la muestra se complementan con cuadernos de autor donde se puede apreciar el proceso artístico bocetado de algunos de estos trabajos.

"Detrás de cada esquina de plata, cada piedra engastada, cada retorcimiento de los materiales, hay una idea, y eso implica que también hay un artista", señala Martínez de la Pera, quien habla con auténtica admiración de la capacidad creativa de estos joyeros y orfebres.

Ese esfuerzo por "plasmar todo el proceso creativo" guía al visitante a la conclusión inequívoca de que, efectivamente, un collar o unos pendientes tienen la capacidad de recoger conceptos abstractos y materializarlos en piezas "bellísimas". Prueba de ello dan las creaciones de Rodrigo González Sendra, como "No me olvides": una pieza de la indumentaria tradicional japonesa que se lleva en los kimonos, y que el artista ha utilizado para retratar las fases del alzheimer.

En la base de esta joya, un elemento rugoso sobre una superficie lisa representa los recuerdos, que van desapareciendo hasta llegar casi a la nada. Joyas y orfebres, una exposición en dos actos Martínez de la Pera, que también ha comisariado la muestra actual "Sorolla y la moda" expuesta entre el Museo Sorolla y el Museo Thyssen Bornemisza, ha jugado con el mismo patrón en ambas exposiciones, dividiéndolas en dos partes.

La semana próxima se inaugurará en el Museo de San Isidro la segunda parte de la muestra de Joyería y Orfebrería, en la que "vamos a descubrir unos diálogos y complicidades increíbles entre las piezas de siete de estos artistas y nueve piezas sacadas de la colección histórica del Museo de San Isidro", explica Martínez de la Pera.

El objetivo es "contextualizar la orfebrería y la joyería en la historia de la humanidad" para demostrar que "nos han acompañado siempre" y difuminar, de manera definitiva, la barrera tradicional entre artes menores y mayores que enmarca a estas piezas en la primera categoría.

"La distinción entre artes se viene desdibujando desde el siglo XIX, con la incorporación del "Arts & Crafts" y escuelas como Bauhaus, que entendieron que esa frontera no tenía sentido", remarca el comisario, quien cita a Gustav Klimt o Salvador Dalí como grandes artistas que han creado piezas de joyería y orfebrería.

Así, la muestra aporta una nueva mirada sobre unos elementos que, casi por inercia, se tienden a considerar accesorios, y que sin embargo, al igual que la moda, tienen tanta capacidad comunicativa y emocional como un cuadro o una escultura.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es