Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Arte

Sorolla, un "dandy" de espíritu moderno

15 de Febrero de 2018
sorolla-moda-3

sorolla-moda-3

Agencia EFE
sorolla moda

sorolla moda

Agencia EFE
sorolla moda

"A Sorolla la moda le sirve para captar una imagen de la actualidad".

Agencia EFE
sorolla moda

sorolla moda

Agencia EFE
sorolla moda

"A Sorolla la moda le sirve para captar una imagen de la actualidad".

Agencia EFE
sorolla moda

sorolla moda

Agencia EFE
sorolla moda

"A Sorolla la moda le sirve para captar una imagen de la actualidad".

Agencia EFE
sorolla moda

sorolla moda

Agencia EFE
sorolla moda

"A Sorolla la moda le sirve para captar una imagen de la actualidad".

Agencia EFE
sorolla moda

"A Sorolla la moda le sirve para captar una imagen de la actualidad".

Agencia EFE
sorolla moda

sorolla moda

Agencia EFE
"Sorolla es un hombre moderno para su época que ejercía de "personal shopper" para su mujer, Clotilde, y para sus hijas", explica Eloy Martínez de la Pera, comisario de la exposición "Sorolla y la moda", que se puede contemplar en las salas de Museo Thyssen-Bornemisza y en el Museo Sorolla.

Martínez de la Pera describe a Sorolla como un hombre "elegante" en todos los momentos de su vida. "Su coquetería le llevaba al dandismo y él lo llevaba a su armario" hasta el punto de que cuando se retrataba pintado lucía un blusón "impoluto", comenta.

Una muestra sofisticada, que traslada a una época, finales del XIX y principios del XX, en la que la mujer se libera del corsé y comienza a tomar sus propias decisiones sin tener la sombra de un varón, su padre o su marido, siempre cruzándose con la suya.

Un recorrido por las salas demuestra lo minucioso de su selección para demostrar que el pintor era un hombre de mundo, viajado, aclamado, un observador infalible, amante de los detalles con los que convivía y que trasladaba para crear un retrato que desvelaba, como un espejo, una época, una manera de vivir y de los cambios que se producían.

"A Sorolla la moda le sirve para captar una imagen de la actualidad", comenta Guillermo Solana, director del Museo Thyssen, lo que le convierte en el cronista perfecto de los cambios de estilo, sin olvidar que Sorolla provenía de una familia que se dedicada a la venta de tejidos, una circunstancia que, sin duda, le hizo dirigir su interés hacia la moda.

Más de tres años de trabajo ha llevado reunir en estas salas retratos femeninos pintados por el artista entre 1890 y 1920, que dialogan con vestidos y complementos de la misma época, que muestran los retratos cuatro fases. La primera de retratos más íntimos; para continuar con retratos de sociedad, El veraneo elegante, justo cuando se descubre la importancia del agua para la salud, y su etapa en París y la vida moderna.

"Es una exposición que trasciende lo que queríamos contar en un principio", señala el comisario, quien añade que esa es la razón de que la imagen principal de la exposición sea la de su hija Elena, de catorce años, luciendo un vestido Delphos de Mariano Fortuny y Madrazo, que compró para ella su padre en París.

Entonces "solo lucían mujeres mayores y con mucha personalidad", una manera de poner de manifiesto lo que quería para su hija, una madurez liberada y dueña de sus decisiones. Un diseño muy significativo, difícil de encontrar en la época y que rompe con la "silueta" establecida hasta entonces y el "encorsetamiento" de la mujer en sus vestidos.

"Se trata de un hombre moderno, moderno de verdad y lo refleja en la magnificiencia de sus retratos", apunta De la Pera, que argumenta que Sorolla siempre "empoderó" a la mujer en su pintura, en un momento en el que empieza a "vestirse por sí misma" e incluso en una época en la que ya se comienzan a etiquetar los vestidos con el nombre de su creador.

De su pintura desprende que era espectador de un momento histórico en el que él también quería participar comprando prendas para su mujer, "y ella se fiaba por completo de su gusto", indica el comisario.

"Era un amante de la belleza y su pintura era un homenaje a la mujer, a lo bello y a la Europa de 1900", expresa con entusiasmo De la Pera que advierte de que todos los detalles de esta doble exposición han sido "tocados" por Joaquín Sorolla, "no es pura escenografía".

Piezas provenientes de colecciones privadas y de museos como el de Artes Decorativas de París, el de Bellas Artes de La Habana, el Metropolitan de Nueva York o el Victoria de Londres, que se podrán contemplar desde el 13 de febrero al 27 de mayo en el Museo Thyssen y en el Museo Sorolla.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es