Buscador de la Hemeroteca
Secciones
67 edición de Mercedes-Benz Fashion Week Madrid

Cuando ruge la marabunta, versión MBFW

23 de Enero de 2018
francisco-saez

francisco-saez

Agencia EFE

Agencia EFE
francisco-saez

Francisco Sáez ha inaugurado el “OFF” de la 67 edición de Mercedes-Benz Fashion Week Madrid.

Agencia EFE
empieza mbfw madrid

empieza mbfw madrid

Agencia EFE
empieza mbfw madrid

Francisco Sáez ha inaugurado el “OFF” de la 67 edición de Mercedes-Benz Fashion Week Madrid.

Agencia EFE
Las palmeras y tortugas del invernadero de la estación de Atocha, en Madrid, se han convertido en el atrezzo de “Cuando ruge la marabunta”. El clásico de Hollywood de los años 50 ha inspirado la nueva colección de Francisco Sáez, quien ha inaugurado el “OFF” de la 67 edición de Mercedes-Benz Fashion Week Madrid.

Entre vías de tren, la madrileña estación de Atocha esconde su invernadero particular. Una jungla urbanaque ha servido de pasarela para Francisco Sáez, el diseñador de Tarancón (Cuenca) que, tras dos años desfilando en Nueva York, ha entrado por primera vez en el calendario de la semana de la moda de Madrid.

Lo ha hecho con una colección “muy clásica”, inspirada en los cortes de sastre, con la que ha querido demostrar que la firma, galardonada con el Dedal de Oro en 2016, “merece” estar en las pasarelas de Nueva York, Madrid, “y todas las que vengan después”, tal como ha explicado en el “backstage” de su selva.

Los nervios no han hecho que el diseñador pierda la confianza en su capacidad creativa, y ha defendido que la suya es “una colección casi perfecta”, en la que el público “puede apreciar” que “todo está en su sitio y tiene su porqué”.

Desde las chaquetas estructuradas y las faldas midi, sobrias, hasta los pequeños insectos dorados que decoraban los peinados de sus modelos, todo casaba con la localización y esa película protagonista. De hecho, los “bichos” de oro eran una referencia clara a la plaga de hormigas que amenaza a los protagonistas de “Cuando ruge la marabunta”.

“Allí hay mucha presión, pero aquí tienes cerca tu gente, y el público más crítico es la propia casa de uno”, señala Sáez. “Aquí siento mucha más responsabilidad, porque tenemos que afianzar nuestro saber hacer”

“Yo soy un amante del cine clásico, mi primer desfile en Nueva York estaba inspirado en la película de Mogambo”, recuerda Sáez, quien ha querido mantener a la mujer “sensual y sexy” que presentó en la Gran Manzana, aunque dejando de lado las transparencias, que solo han aparecido en unos pantalones largos con diseños florales en negro.

El grueso de la colección la han compuesto trajes estilo sastre en tejidos de lana, donde rojos y verdes oscuros se han mezclado con una paleta predominantemente ocre. Un otoño/invierno “muy apagado” con el que ha querido dejar todo el protagonismo a su manera de “hacer costura”. “Mis prendas están pensadas para que sean una segunda piel”, explica el creador, quien trabaja esa comodidad “siempre dentro de la Alta Costura”.

Bolsillos de plastón decoran los frontales de sus chaquetas, en telas gruesas que cubren tanto esos bolsillos como los grandes botones. Entre los trajes, destaca uno que marca la cintura y la cadera con una curva rígida al más puro estilo “new look” de Dior, todo un clásico de las divas del cine de la década de 1950.

Tampoco han faltado los pantalones, muy amplios, que cubrían los zapatos, y que ha combinado con camisas blancas y chaquetas cortas de solapas redondeadas, con las que ha seguido respetando los “cortes de sastrería”.

Como novedad, Sáez, que siempre ha diseñado ropa femenina, ha presentado tres diseños para hombre, con los que inaugura su sastrería a medida para caballero. Un nuevo reto para el modisto, que empezó a coser ojales con tres años con su abuela e hizo prácticas en el taller de Ion Fiz antes de lanzarse a su aventura personal.

Entre sus primeras propuestas masculinas, Sáez se ha atrevido con una falda beige, también de corte "new look", combinada con un cinturón de piel marrón, camisa blanca, y zapatos masculinos. Tras debutar en Nueva York y dar el pistoletazo de salida a esta edición de la semana de la moda de su país, Sáez ya tiene la vista puesta en septiembre, cuando volverá a Nueva York.

“Allí presentaré colección, si Dios quiere, por los siglos de los siglos”, dice con la misma convicción con la que habla de sus planes para ir a Milán o París. Dos ciudades que, por el momento, quedan lejos, pero que algún día quiere conquistar, igual que lo hicieron las grandes actrices que interpretaron las películas clásicas de los años 50.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es