Buscador de la Hemeroteca
Secciones

Trucos para frenar los excesos navideños

21 de Diciembre de 2017
excesos-navidad-1

excesos-navidad-1

Agencia EFE
excesos-navidad-3

excesos-navidad-3

Agencia EFE
excesos-navidad-1

Opciones todas para conseguir pasar unas navidades saludables y variaciones en la báscula. 

Efe
excesos navidad

excesos navidad

Agencia EFE
excesos-navidad-3

Opciones todas para conseguir pasar unas navidades saludables y variaciones en la báscula. 

Efe
excesos Navidad

excesos Navidad

Agencia EFE
excesos Navidad

Opciones todas para conseguir pasar unas navidades saludables y variaciones en la báscula. 

Efe
excesos navidad

excesos navidad

Agencia EFE
Los excesos en la alimentación en Navidad parecen inevitables, sin embargo, podemos mitigarlos con unos sencillos trucos para evitar sentirnos a punto de explotar. Un sin parar, así es como vamos desde que comienza diciembre. Cenas de empresa, reuniones con amigos, en familia, en casa, de picoteo, en un restaurante... Comer se convierte en el atractivo y excusa perfecta para formalizar un encuentro.

Excesos en Navidad
Los excesos se pagan, no solo en tallas, también en la salud, una razón por la que la doctora Isabel Belaustegui recomienda ir "día a día" en la prevención de los excesos "mediante una dieta sana y un ritmo de vida activo", con el fin de estar siempre preparados para cualquier "exceso" y listos para "digerir alimentos nuevos, eliminar toxinas y recuperar el equilibrio que se haya podido perder".

Esta experta en nutrición aconseja prepararse un mes antes de las Fiestas, haciendo una dieta más ligera, "rica en alimentos vegetales como fruta y verdura", reservando un día a la semana para hacer una dieta vegetariana y bebiendo al menos 1,5 litros de agua mineral al día. ¿Pero la mayoría llegamos tarde, verdad? Sin embargo, no está todo perdido.

Los postres no son lo peor
Pese a la creencia generalizada, los postres son la guinda de los excesos, pero son ellos la máxima penalización. La gran parte del problema "es la mezcla de alimentos incompatibles entre sí, como la patata y la carne; carne y pescado en una misma comida o los lácteos y la carne", asegura.

E incide en que al requerir distintas condiciones digestivas, "estas combinaciones dan problemas que se pueden manifestar en forma de gases, digestiones pesadas, ardor de estómago o dolor abdominal".

Belaustegui explica que siempre es peor excederse en las cenas, "pues al final del día nuestro metabolismo reduce su capacidad y por eso nos cuesta más hacer la digestión". La doctora indica que el sueño está diseñado para que reparemos los tejidos,,"no para digerir alimentos", uno de los motivos más frecuentes por los que se producen problemas para dormir y el sueño no llega a ser reparador.

"Por otro lado, una cena pesada es una sobrecarga de energía que no vamos a utilizar. ¡A no ser que salgamos a bailar! y se puede acumular en forma de grasa y kilos de más", señala la nutricionista. Pero es Navidad y siempre hay dulces y comidas que nos recuerdan estas fechas y a las que nos resulta difícil no rendirnos.

"Al final del día nuestro metabolismo reduce su capacidad y por eso nos cuesta más hacer la digestión" "Podemos hacer comidas muy navideñas que sigan siendo saludables. Por ejemplo, combinar los platos típicos de carne o pescado con verdura, sopas o ensaladas", comenta Belaustegui.

Tentempié para golosos
Asegura que en su consulta recomienda a los más golosos terminar las comidas con productos navideños naturales como los frutos pasos o los frutos secos: orejones, dátiles, ciruelas pasas, almendras, avellanas, nueces, etc.

Como tentempié está bien tomar unas castañas asadas o dulces artesanos. "Cuando los comemos solos, fuera de las comidas principales, aprovechamos sus nutrientes sin que nos pasen factura", explica la nutricionista, quien añade que, aunque algunas personas les sorprenda, ella recomienda "llevar un trozo de turrón a la montaña ¡como si fuera una barrita energética natural!".

En Navidad, además de ingerir más cantidad de la necesaria y "tenemos largas sobremesas, arreglando el mundo en torno al mantel". "La mejor forma de compensarlos es dejar al intestino terminar su trabajo sin sobrecargarlo más", Isabel Belaustegui

Las bebidas azucaradas, carbonatadas y alcohólicas suponen un extra de azúcares y calorías y añaden su granito de arena a "los michelines, las digestiones pesadas y la acidificación del medio interno", india la doctora. Pero cuando ya hemos sucumbido a todos los exceso posibles, "la mejor forma de compensarlos es dejar al intestino terminar su trabajo sin sobrecargarlo más".

Compensa los excesos
Lo mejor: Hacer un semi-ayuno: saltarse la cena o el desayuno del día siguiente. Por ejemplo, en el desayuno posterior a la cena de Nochebuena la nutricionista aconseja que nos limitemos a una pieza de fruta y una infusión y en la cena del día de Navidad podemos limitarnos a un caldo de verdura o, si tenemos el coraje suficiente, "nada, solo agua".

El vital hidratarnos bien y para ello nada mejor que empezar el día con un vaso de agua en ayunas, y para ayudar a limpiar el aparato digestivo y ese gran filtro natural que es el hígado, añadir el zumo de medio limón. Beber agua mineral entre horas, "un traguito a cada rato" ayuda al riñón a depurar las toxinas derivadas de los excesos navideños.

Otro recurso fundamental es la actividad física, "además de reunirnos alrededor de la mesa, podemos organizar caminatas, excursiones, una visita a la sauna o al spa o animarnos a practicar algún deporte con familiares y amigos", apunta la doctora Belaustegui.

Salsas digestivas para los días de empacho
Mireia Segarra, farmacéutica experta en dietética naturista y nutrición ortomolecular y colaboradora en Farmacia Soler, recomienda salsas digestivas para superar los días de empacho a base de jengibre rallado, rabanito y aliñado con vinagre de manzana no pasteurizado.

También apunta hacia las ensaladas de alimentos amargos para acompañar los platos de proteína y de grasa, como por ejemplo de escarola, endivia, rabanitos, aceite de oliva. Segarra añade que no hay que olvidar las frutas como alimentos con fibra que nos ayudan a eliminar toxinas y a "limpiar los intestinos" como la manzana, la pera, el kiwi o la uva.

Segarra apunta hacia la alcachofa como un alimento natural que ayuda a depurar el organismo de toxinas y excesos y añade que la cúrcuma es un suplemento natural de gran poder antiinflamatorio que favorece "el drenaje y vaciado de la vesícula biliar y mejora las digestiones, especialmente las de grasas, además de disminuir los gases". Opciones todas para conseguir pasar unas navidades saludables y variaciones en la báscula. 
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es