Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Tráfico

Los conductores españoles pierden más de 100 horas al año de media en atascos

30 de Octubre de 2018
coche coches vehículo

El coste total del tiempo perdido en atascos en España asciende a 5.500 millones de euros anuales.

La congestión en las grandes ciudades españolas es cada vez mayor como efecto del frenazo de la inversión en accesos y circunvalaciones. Las carreteras no son capaces de absorber el tráfico en horas punta y los conductores españoles pierden más de 100 horas al año de media en atascos.

Según el informe 'Hacia un modelo social y sostenible de infraestructuras viarias en España' realizado por A.T. Kearney, en 2016 los conductores de Barcelona perdieron de media 119 horas al año en atascos, esto es el equivalente a casi 15 jornadas laborales esperando dentro de su automóvil. 

Los atascos son también importantes en otras grandes ciudades como Madrid, Sevilla y Valencia en las que los conductores perdieron de media 105 horas, 85 horas y 74 al año en atascos, respectivamente. 
 
 


Así, el coste total del tiempo perdido en atascos en España asciende a 5.500 millones de euros anuales, de acuerdo con un estudio de la Comisión Europea elaborado por el Instituto de Prospectiva Tecnológica de Sevilla (IPTS). 

En esta línea, el presidente de A.T. Kearney, Eugenio Prieto, ha destacado la tendencia a la concentración urbana y, con ella, el aumento del tráfico. "La congestión en Madrid casi se ha duplicado en los últimos tres años en algunas vías de acceso a la ciudad, el mismo incremento que ha vivido Barcelona", ha señalado Prieto. Como solución a este problema, el presidente ha animado a "utilizar sistemas de tarificación inteligentes y fomentar la inversión privada para completar los fondos públicos".

Así, el aumento en la pérdida de tiempo en atascos es una de las causas del empeoramiento de la calidad de vida a la que se unen los problemas de salud y la siniestralidad en la carretera. Se trata de problemas derivados de tendencias como la mayor concentración urbana y el aumento de la movilidad. 

Problemas de salud y siniestralidad
La congestión del tráfico en las ciudades tiene como consecuencia directa el aumento de la contaminación atmosférica y sus efectos nocivos en la salud de los ciudadanos, sobre todo, para aquellos que sufren enfermedades respiratorias o cardiovasculares... Además, también afecta directamente al segmento más mayor de la población. 

De hecho, la contaminación media anual supera los límites recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en las regiones españolas, según los datos de las CCAA. Por ejemplo, en Andalucía, Cataluña, Comunidad de Madrid y Comunidad Valenciana se rebasan los límites aconsejados para dos de los indicadores de la contaminación urbana más relacionados con la congestión del tráfico. 

Los estudios hacen patente "la necesidad de actuar en la reducción de la congestión del tráfico, al ser uno de los causantes de la contaminación atmosférica, estimado en algo más del 40% del peso en el caso de Madrid", señalan desde A.T. Kearney. En este sentido, el estudio añade que diversas instituciones nacionales e internacionales estiman el impacto de la contaminación en forma de muertes prematuras. Las cifras varían en función, por ejemplo, de los agentes contaminantes considerados o dependiendo de si se mide la mortalidad a largo o corto plazo. 

La Escuela Nacional de Sanidad estima en casi 2.700 las muertes anuales por contaminación en España, la OMS en 7.000 muertes y el Instituto Global de Barcelona en 21.000. El valor más alto calculado lo cifra la Agencia Europea de Medio Ambiente, que asciende a 31.500 muertes cada año como consecuencia de los efectos de la contaminación atmosférica en España

Además de la contaminación, la elevada congestión del tráfico tiene otras consecuencias negativas sobre el medio ambiente, como el ruido, el agravamiento del cambio climático o el deterioro de la naturaleza y el paisaje. El impacto económico agregado de todos estos efectos se estima entre 5.500 y 13.000 millones de euros anuales. 

Adicionalmente, las víctimas mortales en accidentes de tráfico han vuelto a repuntar en los últimos años. Así, en 2016 fueron 1.291 los fallecidos en accidentes de tráfico en vías interurbanas. Los costes relacionados con la siniestralidad vial han sido cuantificados por la Dirección General de Tráfico en hasta unos 10 mil millones de euros anuales, casi el 1% del PIB al año. 
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es