Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Previsiones

Los 10 datos que muestran la ralentización de la economía

23 de Octubre de 2018
Existen indicadores económicos que también están demostrando que la ralentización económica es una realidad.

BBVA explica que, a pesar de que la mejora de la economía podría mantenerse, la incertidumbre sobre el ritmo de avance ha aumentado.

El Fondo Monetario Internacional ha confirmado la desaceleración bajando, por primera vez desde el comienzo de la recuperación, las previsiones de crecimiento de la economía española para 2018 y 2019. Pero no se trata del único organismo que prevé que la economía española se ralentice durante este año y el siguiente.

De hecho, el Gobierno también ha bajado las expectativas de crecimiento, así como CEOE, Funcas, CaixaBank o BBVA Research. Este último ha publicado en su informe 'Situación España' diez datos que muestran la realidad de esta ralentización de la economía. 

1. Aumenta la incertidumbre respecto al crecimiento. BBVA explica que, a pesar de que la mejora de la economía podría mantenerse, la incertidumbre sobre el ritmo de avance ha aumentado, tal y como evidencia la visión menos favorable de la Encuesta de Actividad Económica de BBVA. Algo que también ha confirmado el Banco de España, que explicaba en su Informe Trimestral de la Economía Española’ que “la evolución de la actividad en la economía en el período más reciente se ha caracterizado por una cierta pérdida de pulso”.

2. La recuperación del mercado de trabajo pierde impulso. La afiliación a la Seguridad Social aumentó un 0,6% en el tercer trimestre, una décima menos que en el segundo, y el paro registrado también se ralentizó entre julio y septiembre. Así, el número de parados se redujo un 1,2%, cuatro décimas menos que el trimestre anterior. 

Este hecho se observa en las proyecciones para la pequeña y mediana empresa. Las pymes han sido las responsables de más del 64,5% de la mejora laboral española durante el periodo de recuperación. Este tipo de empresas han impulsado la creación de empleo desde el año 2014, creando más de un millón y medio de empleos. Sin embargo, la desaceleración está llegando a este tipo de compañías y el 2019 se convertirá en el año con menos creación de empleo de toda la recuperación, según las previsiones de Cepyme y Randstad.

Según el 'Boletín Trimestral del empleo en las pymes' que realiza Cepyme en colaboración con Randstad Research, las pymes crearán un total de 236.311 nuevos puestos de trabajo en el año 2019. Se trata de la primera vez desde el comienzo de la recuperación que la cifra de nuevos empleos se encuentra por debajo de los 300.000 por año.

3. El nuevo crédito modera el paso en los primeros ocho meses. El stock de crédito al sector privado ralentizó ligeramente su caída hasta el -3% anual en julio. El volumen de nuevas operaciones continua aumentando con fuerza, aunque ha perdido tracción en el inicio del segundo trimestre. Además, el crecimiento de las operaciones de financiación a empresas de más de un millón de euros también ha ido de más a menos.

Por su parte, a pesar de que el precio del nuevo crédito se mantiene en mínimos, en algunas carteras existen evidencias de haber alcanzado un umbral mínimo en un entorno de estrechamiento de los márgenes de interesas y de cambios en la estructura de plazos. 

4. La revisión a la baja en las expectativas de crecimiento. Los fundamentos de la economía española avalan la continuidad de la recuperación durante este año y el siguiente. No obstante, la pérdida de impulso de la demanda durante el primer semestre, aconseja revisar a la baja el crecimiento esperado a corto plazo, como ya han avanzado los organismos internacionales y las entidades nacionales. 

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) anunció que ha detectado señales de desaceleración en el crecimiento económico de sus miembros en su conjunto, al igual que en la eurozona. Por su parte, las organizaciones empresariales de España también han mostrado su preocupación y han previsto la ralentización de la economía española.

Es el caso de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) que ha declarado que las cifras de paro, contratación y afiliación a la Seguridad Social ponen de manifiesto la necesidad de hacer un seguimiento minucioso del proceso de desaceleración gradual en el ritmo de recuperación de la economía y del empleo que vienen anunciándose.

En esta línea, también se han declarado los empresarios de Madrid, CEIM, afirmando que ya venía avisando de que los principales indicadores económicos mostraban una desaceleración real y que “no es ningún espejismo”. Así, como el presidente del Instituto de Estudios Económicos (IEE), José Luis Feito, que ha afirmado que este organismo "anticipa una situación complicada para la economía española". Por su parte, el Panel de Funcas también ha rebajado la previsión de crecimiento de la economía española para 2018 del 2,8% al 2,7%.

5. Una demanda interna menos dinámica. La evolución del consumo privado será menos favorable, según el informe de BBVA Research. Este estudio pronostica que el crecimiento del gasto de los hogares se moderará hasta el 2,4% en 2018 y al 1,8% en 2019, dos y tres décimas menos de lo previsto. Este freno se debe a la desaparición de los elementos transitorios que incentivaron el gasto en los años anteriores como la atonía de los precios del petróleo y la demanda de bienes duraderos.

Por otro lado, este descenso se debe al menor dinamismo de algunos de los determinantes del consumo, como la riqueza financiera afectada por el descenso de las cotizaciones de los activos financieros. Además, a esto hay que añadirle el impacto de la incertidumbre, que acota el recorrido a la baja de la tasa de ahorro. 

6. Los flujos comerciales perderán impulso en 2018. Ya se ha empezado a materializar el agotamiento de algunos de los vientos de cola que favorecieron el avance de las ventas al exterior durante los últimos años, lo que obliga a revisar a la baja su ritmo de crecimiento. Entre estos, destacan la recuperación de mercados turísticos competidores y la tendencia al alza en los precios del petróleo. 

Así, se espera que las exportaciones se desaceleren 3,4 puntos porcentuales hasta un crecimiento promedio anual del 2,8% para 2018 y un avance del 5,7% para 2019. Además, se prevé que el consumo de los no residentes en España se desacelere dese el 8,9% de 2017 hasta el 2,1% en 2018. Esto se debe al aumento de los precios, la pérdida de la competitividad ante restricciones de crecimiento de la oferta y el incremento de la demanda en los destinos más solicitados. 

A nivel externo, destaca el repunte en el coste de transporte ligado al aumento en el precio del combustible

7. El turismo, a la baja. España recibió en agosto 10,2 millones de turistas internacionales, un 1,9% menos que en el mismo mes de 2017, con lo que este indicador lleva dos meses bajando, lastrado por las caídas en dos de sus principales mercados emisores (Reino Unido y Alemania). En el acumulado de los ocho primeros meses del ejercicio, la llegada de turistas extranjeros ha vivido una caída del 0,1% hasta los 57,3 millones de viajeros, según la Estadística de Movimientos Turísticos en Fronteras (Frontur) difundida por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Julio y agosto suelen ser los meses con mayor afluencia turística en España. Sin embargo, en este último ejercicio el número de visitantes extranjeros ha bajado un 4,9% en el mes de julio y un 1,9% en agosto, según los datos del INE. Este indicador muestra una desaceleración del turismo en el país.

8. La inflación se mantendrá en cotas todavía moderadas. Tras estabilizarse durante el tercer trimestre, BBVA Research espera que la inflación general disminuya gradualmente en lo que resta de año y alcance una media en torno al 1,7%. Esta evolución responde, en buena medida, a las variaciones observadas a lo largo del ejercicio económico tanto en el precio de la energía como en el tipo de cambio del euro.

A pesar de lo anterior, siguen sin vislumbrarse efectos significativos de segunda ronda (es decir, de traspasos a márgenes o salarios del aumento en el coste de la energía), y se prevé que la inflación subyacente se mantenga relativamente estable durante los meses finales del año (0,9% en promedio anual para 2018).

De cumplirse estas estimaciones, el diferencial de inflación respecto a la zona del euro se mantendrá prácticamente cerrado durante el bienio 2018-2019, tras situar en posición desfavorable a España en 2017.

9. El pequeño comercio no despega. El fracaso de las rebajas es un hecho: a las impresiones negativas de los comerciantes se unen un mes más los datos que ofrece el Índice del Comercio Minorista. Durante el pasado agosto, el crecimiento interanual fue de un moderado 0,3%, si bien el único formato que presentó ventas al alza fueron las grandes cadenas (1,4%), explica la Confederación Española del Comercio (CEC).

En concreto, los pequeños y medianos comercios cayeron un -0,4%, acumulando ya un descenso en lo que va de año del -0,8%. Por lo tanto, la campaña de rebajas de verano para el comercio de proximidad no ha alcanzado ni siquiera el leve repunte que supusieron el pasado año.

10. Los riesgos a la baja continúan dominando el entorno internacional. El escenario no está exento de riesgos que, en caso de materializarse, darían lugar a una desaceleración mayor de la actividad en el corto plazo. En lo que respecta al entorno exterior, se constata un aumento de la incertidumbre de política económica. En primer lugar, el agravamiento de los tensiones comerciales entre EEUU y China pone en riesgo la expansión del comercio global y, por tanto, de la inversión y del crecimiento.

En segundo lugar, se ha incrementado la probabilidad de que no se alcance un acuerdo sobre la salida ordenada del Reino Unido de la Unión Europea. En tercer lugar, al entorno de incertidumbre en Europa se añade la intención del Gobierno italiano de incumplir los objetivos de déficit, lo que ya ha derivado en un aumento de su coste de financiación, con un impacto casi nulo, por el momento, sobre España.

Finalmente, los cambios en la estrategia de política monetaria de EEUU están suscitando una recomposición de las carteras de inversión y una mayor volatilidad en los flujos hacia mercados emergentes, algunos de los cuales han exacerbado la reacción con errores de política económica. Si bien el impacto parece estar acotado a países a los que España tiene una exposición comercial reducida, el riesgo de un escenario de contagio hacia otros mercados se mantiene.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es