Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Cuarta Revolución Industrial

¿Cómo será el mercado laboral tras la irrupción de los robots en las empresas?

18 de Octubre de 2018
robot

La adopción de nuevas tecnologías fomenta la actividad empresarial, crea nuevos empleos y amplía con nuevos contenidos otros ya existentes.

Analizar los cambios motivados por la Cuarta Revolución Industrial y sus previsibles consecuencias sobre el empleo en un futuro próximo ayudan a adelantar respuestas adecuadas a los retos que se están planteando, comprendiendo el potencial de las nuevas tecnologías para transformar el panorama laboral.

El informe "The future of jobs report 2018", publicado por el Foro Económico Mundial, presenta información y datos acerca de las perspectivas de futuro del empleo en el actual contexto de cambio tecnológico.

Señala que la demanda de nuevos roles laborales y tareas generará suficientes empleos como para compensar la pérdida de otros a causa del cambio tecnológico digital; sin embargo, esto supondrá un proceso de transición que afectará a millones de trabajadores.

En una primera fase, se verá acompañado de dificultades para encontrar el talento necesario y podría provocar desempleo y desequilibrios económicos que deberán ser corregidos con inversiones para facilitar la adaptación y el desarrollo de las nuevas cualificaciones surgidas de la disrupción tecnológica.

Para ello, será crucial que las empresas asuman un papel activo en el reciclaje formativo de sus trabajadores. Los gobiernos también tienen que crear las condiciones adecuadas para favorecer este proceso.

El informe destaca que muchos de los esfuerzos de las empresas por mejorar o actualizar la cualificación de sus empleados siguen centrados en el grupo de los más cualificados y los que aportan mayor valor añadido, y que la inversión en capital humano para la actualización de las cualificaciones debería considerarse más como un activo que como una obligación.

La adopción de nuevas tecnologías fomenta la actividad empresarial, crea nuevos empleos y amplía con nuevos contenidos otros ya existentes. Permite liberar el talento de los trabajadores motivados para mejorar continuamente su nivel de cualificación.

El informe, elaborado a partir de las opiniones de directivos de una muestra de empresas, destaca algunas ideas claves sobre el futuro del trabajo ante el cambio tecnológico en marcha:

- La adopción de nuevas tecnologías se está acelerando. El 85% de las empresas consultadas se muestran favorables o muy favorables a aumentar el uso de la analítica de datos masivos. Un porcentaje similar también se muestra favorable a expandir la adopción de tecnologías como Internet de las cosas, aplicaciones de comercio electrónico o la nube de computación. El aprendizaje de máquinas y la realidad aumentada también recibirán inversiones considerables.

- Existe una amplia diversidad de tecnologías robóticas recientes en fase de comercialización o próximas a salir al mercado, que están despertando cada vez más interés entre las empresas, así como el desarrollo de algoritmos para el aprendizaje de máquinas y la inteligencia artificial. No obstante, este interés varía notablemente según el sector del que se trate.

- El 59% de las empresas consultadas espera que hacia 2022 cambie la composición de sus cadenas de valor y la manera en que producen y distribuyen sus productos y servicios. A la hora de determinar sus decisiones de localización priorizarán aspectos como la disponibilidad local de talento cualificado. El 74% de las empresas considera que este es un factor clave.

En contraste, el 64% de las empresas menciona los costes laborales como su principal preocupación. Otros factores relevantes, como la flexibilidad de las legislaciones laborales locales, los efectos de aglomeración industrial o la proximidad a las materias primas, tuvieron una consideración menor entre las compañías consultadas.

- El 50% de las empresas espera que la automatización implicará algún tipo de reducción de su fuerza laboral a tiempo completo en el año 2022; sin embargo, el 38% prevé que la automatización mejorará la productividad de la mano de obra, y más de la cuarta parte consideran que supondrá la creación de nuevos roles y funciones.

También esperan recurrir con mayor frecuencia a la contratación puntual de tareas especializadas y disponer de la fuerza de trabajo de una manera más flexible, utilizando personal no presente en sus instalaciones físicas y descentralizando operaciones.

- Las empresas esperan un cambio significativo en la frontera que separa la participación de humanos y máquinas en la producción.

En 2018, el porcentaje de horas de trabajo realizadas por humanos suponía el 71% del total en 12 sectores tomados como referencia, comparado con el 29% ejecutado por máquinas.

Para 2022, este porcentaje puede cambiar a un 58% y un 42% respectivamente. Se prevé que el 62% de las tareas de información y procesos datos de las organizaciones lo realicen máquinas, frente al 46% actual.

- A pesar del previsible declive de algunos empleos, se espera que otros nuevos surjan de la transformación tecnológica.

Según reportan las empresas consultadas, las nuevas profesiones incrementarán su contribución al empleo entre un 16% y el 27%, mientras que la participación de los empleos en declive bajará al 21%. Casi la mitad de los empleos centrales en todos los sectores se mantendrán estables en 2022.

Aproximadamente 75 millones de empleos pueden verse desplazados por la nueva división del trabajo entre humanos y máquinas, a la vez que emergerán más de 133 millones de nuevos roles que se adaptarán mejor a la división laboral entre personas, máquinas y algoritmos.

- Entre las ocupaciones que mayor demanda experimentarán en 2022 destacan los analistas y científicos de datos, desarrolladores de software y especialistas en comercio digital y medios sociales, roles ampliamente apoyados en el uso de tecnología.

También habrá una demanda cada vez mayor de especialistas en nuevos roles relacionados con las últimas tecnologías de la inteligencia artificial, Big data, procesos de automatización, ciberseguridad, interacción humano-máquina, ingeniería robótica y especialistas en Blockchain.

- Al menos el 54% de los empleados necesitarán reciclar o mejorar significativamente su nivel de cualificación. El pensamiento analítico e innovador, el aprendizaje activo y el estratégico cobrarán más importancia. Las competencias de diseño tecnológico y programación están entre las más valoradas por las empresas del informe.

Sin embargo, también seguirán siendo necesarias otras habilidades no tecnológicas, como la creatividad, la iniciativa, el pensamiento crítico, las técnicas de persuasión y negociación, la flexibilidad, la inteligencia emocional, el liderazgo o la capacidad de influencia social.

- Entre las estrategias para cubrir las actuales brechas en el ámbito tecnológico, las empresas destacan tres: contratar personal experto en tecnologías disruptivas, automatizar completamente las tareas o retener a los empleados existentes.

La cuarta parte de las empresas del informe se muestran indecisas o poco decididas a volver a formar a sus empleados actuales, y dos tercios esperan que los trabajadores se adapten y mejoren sus habilidades conforme sus actuales empleos vayan cambiando. Entre la mitad y dos tercios se muestran más proclives a cubrir sus brechas de cualificaciones con contratados externos, trabajadores temporales o empleados autónomos.

- El 41% de las empresas del informe están comenzando a priorizar el reciclaje de los empleados que ocupan puestos claves y de alta cualificación que utilizan nuevas tecnologías como una forma de reforzar su capacidad estratégica. El 33% han empezado a priorizar a los empleados con funciones que presentan mayor riesgo de verse afectadas por la disrupción digital.

- Establecer un sistema de aprendizaje a lo largo de la vida laboral e invertir en capital humano serán aspectos cruciales para afrontar los cambios. Los decisores políticos y regulatorios y el sistema educativo necesitan asumir una función fundamental para ayudar a los desplazados por los cambios tecnológicos a adquirir nuevas habilidades e introducir mejoras a nivel educativo y formativo que faciliten la adaptación a la nueva realidad de la Cuarta Revolución Industrial.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es