Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Mercado laboral GLOBAL

El 61% de los ocupados del mundo trabaja en la economía informal

05 de Octubre de 2018
El aumento del uso de la Inteligencia Artificial en diferentes ámbitos de la sociedad, como el ocio o el hogar, ha impulsado que las compañías busquen trabajadores especializados .

Las mujeres están más expuestas al empleo informal en el África subsahariana, América Latina y la mayoría de los países de ingresos bajos y medianos bajos.

En el mundo existen más de 2.000 millones de personas que trabajan en la economía informal, un 61% del total de la población ocupada. Aunque se da una amplia variedad de situaciones económicas y circunstancias laborales, estos trabajadores se encuentran más expuestos al paro y la pobreza. La OIT ha desempeñado siempre un papel destacado en la lucha contra el empleo informal, tratando de producir datos sobre su situación y promoviendo medidas y políticas para facilitar la transición de la economía informal a la formal.

Para paliar la falta de datos estadísticos fiables, la OIT ha publicado un reciente informe en el que ofrece una visión panorámica de la situación actual de la economía informal en el mundo y una metodología estadística para su diagnóstico. Presenta cálculos mundiales y regionales a partir de los últimos datos disponibles, mostrando perfiles detallados para cada región y analizando la relación entre informalidad y nivel de desarrollo económico y social.

Las estadísticas indican que la informalidad tiene un peso significativo en el mercado de trabajo mundial. De hecho, el empleo informal afecta a más del 61% del empleo a nivel global (2.000 millones de trabajadores). La mitad del empleo informal corresponde a actividades no agrícolas. Por otro lado, el nivel de desarrollo socioeconómico se relaciona positivamente con la formalidad.

En cuanto al reparto por género de los datos, se observa que los hombres tienen mayores porcentajes de empleo informal que las mujeres en todo el mundo (63% frente a un 58,1%), pero es mayor el número de países en los que el porcentaje de mujeres en el empleo informal es superior al de los hombres (55,5%).

Las mujeres están más expuestas al empleo informal en el África subsahariana, América Latina y la mayoría de los países de ingresos bajos y medianos bajos, y a menudo están expuestas a situaciones más vulnerables. Los jóvenes y las personas mayores resultan más afectados por la informalidad que las personas de edades entre 25 y 64 años.

Los habitantes de zonas rurales tienen casi el doble de probabilidad de estar en el empleo informal (80%) que los de zonas urbanas (43,7%) y el sector agrícola es el que presenta un nivel de informalidad más elevado en todo el mundo (93,6%), por delante de industria (57,2%) y servicios (47,2%).
La panorámica del empleo informal por grandes regiones de países muestra grandes diferencias.

La informalidad tiene efectos perjudiciales sobre los derechos laborales de las personas ocupadas, su protección social y sus condiciones de trabajo. También tiene consecuencias negativas para las empresas, limitando su productividad y el acceso a la financiación, y para los gobiernos, que ven mermados los ingresos públicos y la capacidad de acción para aplicar sus políticas y garantizar una competencia leal entre las empresas.

La economía informal plantea importantes retos para su cuantificación estadística, debido a su propia naturaleza oculta y a que no suele registrarse en la contabilidad nacional. Esto añade una gran dificultad a cualquier intento de analizar su situación y formular políticas para reconducirla.

África, el principal foco para el empleo en economía informal
Por un lado, en África es la principal fuente de empleo, donde supera el 85%. En América representa el 40% del empleo total, con notables diferencias entre Norteamérica (18%) y la región América Latina y Caribe (53%). En Asia y los países del Pacífico, el empleo informal afecta al 59% de la población ocupada, aunque al tratarse de una región tan amplia y con grandes diferencias económicas se dan porcentajes muy divergentes.

En Europa y Asia Central el empleo informal supone el 25% de la ocupación, pero con diferencias notables entre países en desarrollo (36%) y economías avanzadas (15%).

El empleo informal tiene una relación directa con el desarrollo económico. Su porcentaje es mayor en las economías más precarias o en desarrollo, en las que el promedio supera el 69%, y es notablemente menor en las economías desarrolladas, donde es muy inferior al 40%. Además, cuanto menor nivel de PIB per cápita tenga una economía se observan más probabilidades de que las mujeres trabajen en el empleo informal en mayor proporción que los hombres.

La educación también es un factor determinante, puesto que, en general, a mayor nivel educativo menor es la probabilidad de las personas de trabajar en la economía informal.

Otra de las conclusiones del informe de la OIT es que más del 15% de los empleados fijos a tiempo completo a nivel global tienen una ocupación en la economía informal, careciendo de protección social y laboral. El empleo informal se incrementa de forma significativa entre los empleados a tiempo parcial (44%) y los temporales (56%). Estos porcentajes son aún más elevados en el caso de los empleados temporales a tiempo parcial, entre los que el supera el 64%.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es