Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Mercados

¿Por qué España es una economía abierta a nuevas inversiones?

06 de Septiembre de 2018
España es una economía abierta que dispone de talento para producir bienes y servicios de calidad.

España es una economía abierta que dispone de talento para producir bienes y servicios de calidad.

España reúne factores de sobra para atraer inversión extranjera, según un reciente informe de Multinacionales por Marca España. A lo largo de sus páginas se identifican un total de cien factores positivos que hacen de España un destino atractivo para la inversión internacional. Estos factores se agrupan en siete categorías: mercado, infraestructuras, talento, innovación, costes, calidad de vida y entorno.

Según el documento, España es una economía abierta que dispone de talento para producir bienes y servicios de calidad, tiene excelentes infraestructuras, estabilidad política y un buen nivel de vida, condiciones necesarias para propiciar un entorno favorable para la captación de inversiones procedentes de compañías multinacionales extranjeras. Los criterios en los que se basa el informe permiten poner en contexto las ventajas de España como destino inversor y compararlas con las de otros países de referencia.

En cuanto a las características del mercado español, el informe destaca ventajas como el sólido crecimiento mostrado en los últimos años por la economía española, el buen comportamiento del sector exterior, el aumento de la internacionalización, la creación de empleo y las posibilidades de acceso a otros mercados en crecimiento.

Por la disponibilidad y la calidad de sus infraestructuras, España es uno de los países más destacados. Las infraestructuras de transporte ferroviario, incluyendo las de alta velocidad, la red de carreteras, autopistas y autovías, las instalaciones portuarias, la existencia de aeropuertos de calidad y el nivel de penetración de las telecomunicaciones digitales son aspectos muy valorados por los inversores extranjeros.

El nivel educativo y formativo de la mano de obra española es también un elemento positivo para las empresas internacionales, que pueden disponer de un elevado número de graduados altamente cualificados. España es el sexto país europeo en cuanto a porcentaje de jóvenes graduados en disciplinas STEM.

Las escuelas de negocios de nuestro país han alcanzado un reconocimiento internacional. Las multinacionales extranjeras son capaces de localizar talento especializado con más facilidad que en otros países competidores de nuestro entorno.

En el ámbito de la innovación, España dispone de un esquema favorable de incentivos fiscales a la I+D+i y la actividad innovadora de las empresas extranjeras es muy notable, siendo responsables del 38% de la innovación española. España es la décima potencia científica mundial y referencia internacional en la formación de investigadores de primer nivel.

El ecosistema tecnológico avanza a buen ritmo, tanto en número de "startups" como en niveles de inversión de capital riesgo. Además, somos el quinto país de Europa en emprendimiento y el único con dos ciudades entre los principales "hubs" de emprendimiento. También la financiación pública a la innovación se ha incrementado notablemente.

El nivel de vida es uno de los puntos fuertes de nuestro atractivo como país receptor de inversión extranjera. España es uno de los países de la OCDE con mejor equilibrio trabajo-vida. Dispone de uno de los mejores sistemas sanitarios y una esperanza de vida de las más altas del mundo; es una sociedad pacífica y estable, con un alto grado de inclusión social, y una potencia turística gracias a una exitosa mezcla de recursos culturales y naturales, junto con excelentes servicios e infraestructuras, conectividad aérea y apoyo público.

En cuanto a costes, España es uno de los países de la OCDE más competitivos la relación valor, coste y riesgo. Los costes laborales en la industria, construcción y servicios en España son un 29% más bajos que la media de la zona euro y es uno de los países en los que los costes salariales se han incrementado menos desde 2008.

La contención de los costes laborales durante la crisis y las reformas implementadas han hecho de España una de las localizaciones más eficientes en costes para la producción. Dispone de terreno industrial a precios competitivos, los costes energéticos no son tan elevados como en los principales países europeos y la carga fiscal se encuentra en la media de la UE.

Por último, España tiene un entorno para los negocios favorable. Según el informe "Doing Business 2018" del Banco Mundial, nuestro país ocupa el puesto 28 entre las 194 economías que analiza por facilidades para los negocios. Desde 2010, nuestra posición ha mejorado 34 posiciones. Los factores más atractivos que destaca este ranking de la economía española siguen siendo la calidad de las infraestructuras, el nivel de formación de los trabajadores, los costes competitivos, el dinamismo económico y la actitud positiva y abierta.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es