Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Digitalización de las empresas

La datificación y la automatización, las claves del nuevo entorno digital

27 de Agosto de 2018
La inmediatez es un requerimiento muy exigente. El usuario lo basa todo en una inmediatez que es más difícil de lograr en las Administraciones Públicas o en las empresas.

La inmediatez es un requerimiento muy exigente. El usuario lo basa todo en una inmediatez que es más difícil de lograr en las Administraciones Públicas o en las empresas.

Las tecnologías digitales impactan en todo y en todos. Su utilización es muy intensa y su continuo desarrollo será imparable, irreversible y puede afectar nuestro “statu quo”. Según el informe “Recomendaciones para la Digitalización de las Empresas” elaborado por CEOE existen cuatro principios básicos sobre el futuro de la digitalización.

- Todo lo que se pueda digitalizar se digitalizará.
- Todo lo que se pueda automatizar se automatizará.
- Todo lo que se pueda conectar se conectará.
- Todo lo que se pueda analizar se analizará.

Así, estos principios conducen a una Sociedad Digital, Hiperconectada e Inteligente, que determina un entorno digital con múltiples oportunidades y retos. ¿Cuáles son las claves del nuevo entorno digital?

1. Inmediatez
El entorno digital aporta velocidad. El manejo del tiempo depende más de las personas que de las leyes de la física. La información se desplaza de un punto a otro del planeta con mucha rapidez, sin importar la distancia o las fronteras.

Esta rapidez en el manejo de la información se ha trasladado en una percepción de inmediatez. Al sentir que todo puede ser instantáneo, se ha creado la costumbre de que todo se pueda hacer en cualquier momento y en cualquier lugar de forma inmediata. Por ello, cuesta, cada vez más, aceptar la falta de inmediatez, que se percibe como una carencia o una falta de buen servicio.

La inmediatez es un requerimiento muy exigente. El usuario lo basa todo en una inmediatez que es más difícil de lograr en las Administraciones Públicas o en las empresas.

2. Datificación
Los datos son el oro o el petróleo del siglo XXI y conducen a lo que se ha llamado Sociedad de la Información o del Conocimiento. El volumen de datos disponible es enorme y seguirá creciendo exponencialmente (Big Data).

El análisis de tal volumen de datos conduce a disponer de informaciones tremendamente relevantes sobre el comportamiento de las personas desde todos los puntos de vista, con enormes impactos económicos, sociales y políticos.

3. Ciberseguridad
Cualquier entidad pública o privada va a tener a su disposición volúmenes ingentes de información para poder optimizar sus actividades y relaciones. Las organizaciones basadas en datos son más eficientes y adaptan y ejecutan sus decisiones con mayor rapidez. Así, está surgiendo una nueva devoción por los datos en forma de religión, que algunos autores denominan dataismo.

Pero la información también está disponible para personas o grupos que pueden utilizarla para actividades ilegales o ilícitas, lo que plantea nuevos retos. Los ciberataques se realizan mediante el uso de las comunicaciones para acceder a información y servicios, sin autorización, con el ánimo de robar, abusar o destruir.

Dependiendo de su intensidad, se pueden manifestar en diferentes modalidades como pueden ser el ciberespionaje, el cibercrimen, el ciberactivismo, el ciberterrorismo y la ciberguerra.

4. Privacidad
El consumidor no tiene conciencia de que no existe ni un solo servicio o producto que sea gratuito. Su precio se puede pagar con dinero, tiempo o datos. En este caso, tampoco existe conciencia de su transcendencia individual y colectiva.

Cuando se agregan los datos adquieren una gran importancia y pueden tener una gran repercusión, por lo que se debe garantizar la privacidad de estos, proporcionando a los usuarios transparencia y control, de conformidad con el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD).

5. Globalización
Todo lo digital puede ser global. Cualquier actividad, producto o servicio digital se pueden plantear globalmente. Por lo tanto, el mercado y la competencia pueden ser globales. Con el condicionante adicional de que suelen ser mercados en los que se exige liderazgo pues no hay espacio para los seguidores.

La globalización no es consecuencia de decisiones políticas, tiene su origen en el impacto de las nuevas tecnologías. Los mercados de gran volumen son más accesibles, haciendo que las economías de escala cada vez tengan más relevancia e impacto competitivo.

6. Automatización
Las máquinas sustituirán muchas funciones que efectúan actualmente los humanos, tanto en actividades repetitivas como en actividades cada vez más complejas soportadas por inteligencia artificial, pero habilitarán otras muchas gracias a que los humanos podrán apoyarse en estas máquinas que extenderán (aumentarán) sus capacidades y productividad.

La automatización seguirá teniendo repercusiones positivas a largo plazo, pues permitirá reducir o eliminar actividades repetitivas y peligrosas.

Debe procurarse una relación simbiótica entre las personas y las máquinas. Se va a necesitar menos manos y más cerebro, con la correspondiente transformación del modelo de trabajo.

7. Disrupciones
Estas características del entorno digital impactan especialmente en los mercados de bienes intangibles, pero también en los de productos físicos, y pueden materializarse en disrupciones digitales, procedentes de innovaciones disruptivas, que pueden provocar cambios radicales, no incrementales, en todos los sectores. Incluyendo por supuesto los más tecnológicos, pero también en otros como banca, hostelería, transporte de viajeros, alimentación o logística.

Las disrupciones son fruto de la destrucción creativa y son difíciles de prever, pero se ven constantemente. El impacto de las disrupciones puede llegar a tener consecuencias devastadoras para algunos negocios. Organizarse para tratar de anticipar posibles disrupciones digitales, identificarlas lo antes posible y transformarse para gestionar sus posibles impactos, es una necesidad cada vez más apremiante para todo el mundo.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es