Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Sociedad Digital

Los pagos electrónicos pueden impulsar el comercio entre las pymes

11 de Junio de 2018
Sólo un 12% de las grandes empresas cita la digitalización como una de sus mayores preocupaciones.

Los actuales desarrollos tecnológicos han transformado los sistemas de pago y la manera en que los consumidores y las empresas interactúan con las instituciones financieras.

Los pagos forman parte esencial de la vida económica cotidiana para los individuos, las empresas y las administraciones. Los actuales desarrollos tecnológicos han transformado los sistemas de pago y la manera en que los consumidores y las empresas interactúan con las instituciones financieras.

La expansión de internet y de la digitalización, la evolución de las preferencias de los consumidores y, en cierta medida, las reformas regulatorias han acelerado la aceptación y el uso de los nuevos medios de pago electrónicos ("e-payments").

El sector financiero, antes dominado por los bancos, está asistiendo a una creciente presencia de nuevos agentes y al surgimiento de métodos de pago que implican la cooperación entre diferentes partes intervinientes, desde operadores de telecomunicaciones a servicios de entrega o distribuidores de comercio minorista.

La difusión de los pagos electrónicos ha impulsado el comercio electrónico y ha aportado beneficios significativos. Para las pequeñas empresas, la combinación de estos métodos de pago y otras herramientas en línea puede significar un acceso más fácil a una base de clientes mucho más amplia, tanto a nivel local como global. Por otro lado, también ha ampliado las posibilidades de elección de los clientes. Sin embargo, aunque en teoría el mundo digital no tiene fronteras, los límites nacionales y regionales aún no se han eliminado.

El comercio electrónico global todavía se enfrenta a una amplia gama de desafíos. Las restricciones en la oferta internacional y el uso y la disponibilidad de los servicios de pago electrónico están entre ellos.

Un reciente documento publicado por el Foro Económico Mundial analiza los principales retos y soluciones que aportan estos nuevos medios de pago en el contexto del comercio electrónico global, examinado su situación actual, las oportunidades que ofrecen al desarrollo del comercio electrónico entre las pymes y las barreras a las que se enfrentan los agentes que operan digitalmente a través de las fronteras.

El informe examina también algunos principios reguladores que podrían garantizar la accesibilidad y la seguridad para los usuarios, la eficiencia del procesamiento de los pagos electrónicos y su supervisión prudencial.

Los sistemas de pago electrónico transfronterizos son dinámicos y complejos e implican a diferentes participantes, tanto usuarios finales de servicios de pago electrónico como proveedores de dichos servicios. Los dos tipos de comercio electrónico internacional más habituales son las transacciones entre personas y empresas (P2B) y los intercambios entre empresas (B2B).

En una transacción transfronteriza, el pagador y la parte que recibe el pago están ubicados en diferentes jurisdicciones. Estos actores requieren intermediarios y diferentes tipos de acuerdos y procesos para facilitar las transacciones y sus correspondientes pagos.

El panorama de los medios de pago electrónicos ha cambiado mucho en los últimos años, creando multitud de opciones para el comercio electrónico. En una transacción típica de este tipo de intercambios, el pagador está de acuerdo con la parte que recibe el pago en los instrumentos, vías y servicios de pago utilizados.

Los métodos utilizados en el comercio electrónico pueden incluir distintos instrumentos de pago acordados, como cuentas de crédito, de débito o de prepago, transferencias bancarias o carteras electrónicas.

Los pagos electrónicos contribuyen a superar los complicados y costosos procesos de los pagos físicos en las compras o ventas en línea. Además, el uso de pagos en metálico aumenta el riesgo de impagos por la provisión de bienes y añade mayores costes.

Internet y los pagos electrónicos han permitido la obtención de nuevos productos y servicios digitales, a pesar de que los problemas asociados a los pagos transfronterizos siguen siendo los mayores obstáculos.

Facilitar medios de pago electrónicos a través de dispositivos móviles permite ampliar considerablemente el acceso de los consumidores a los mercados, sobre todo en las economías emergentes y en desarrollo.

Entre los aspectos que obstaculizan los pagos electrónicos, el informe destaca la falta de actualización tecnológica, la existencia de canales de distribución poco desarrollados o ineficientes, infraestructuras inadecuadas, conexiones lentas, retrasos y falta de transparencia en los pagos, ausencia de una política de protección de los consumidores, escasa formación financiera, la no aceptación de tarjetas bancarias de crédito o débito, la obligatoriedad de efectuar pagos en monedas locales y la falta de una adecuada regulación.

También constituye un impedimento a su expansión la existencia de diferencias entre países en cuanto a requerimientos, estándares y sistemas de pagos electrónicos, circunstancia que genera mayores costes para los agentes que intervienen en las transacciones comerciales y desincentiva la participación en mercados donde sean más significativos dichos obstáculos.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es