Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Sociedad Digital

¿Cuáles son las piezas básicas del internet del futuro?

07 de Junio de 2018
  • D. Merino
digital

Ningún nodo de la red tiene control completo sobre una DApp, lo que le dota de una mayor ciberseguridad respecto a los sistemas actuales

Las tecnologías de registro distribuido (DLT) están haciendo surgir un nuevo tipo de aplicaciones que no se ejecutan en servidores, sino en redes descentralizadas. Las implicaciones van desde la creación de nuevos modelos de negocio hasta la aparición de una nueva disciplina (tokenomics) y el diseño de una nueva Internet, según un estudio elaborado por BBVA Research.

¿Qué es una DApp?
Internet se creó originalmente a partir de protocolos abiertos, la mayoría de los servicios que utilizamos hoy se basan en aplicaciones centralizadas que se ejecutan en servidores propiedad de empresas concretas como Google o Amazon. Sin embargo, existe una preocupación creciente relacionada con las aplicaciones centralizadas, hasta tal punto que algunas voces famosas de Internet difunden la idea de que "Internet está roto".

El argumento se basa en que las aplicaciones centralizadas son menos transparentes, tienen un único punto de ruptura, permiten la censura y actúan como silos de datos, entre otros problemas. Debido a estas preocupaciones, y aprovechando las DLT, se están creando nuevos tipos de aplicaciones de Internet, conocidas como aplicaciones descentralizadas o DApps.

Una DApp es una clase de aplicación de Internet que se ejecuta en una red descentralizada peer-to-peer (P2P). Ningún nodo de la red tiene control completo sobre una DApp, lo que le dota de una mayor ciberseguridad respecto a los sistemas actuales si están bien desarrolladas.

Son más flexibles, transparentes, distribuidas y resilientes, y tienen una mejor estructura de incentivos que los modelos de software actuales. Bitcoin es un ejemplo de DApp. Dependiendo de la funcionalidad de la DApp, se usan diferentes estructuras de datos para almacenar los datos de la aplicación. Por ejemplo, la DApp Bitcoin utiliza la estructura de datos blockchain.

Cualquier ordenador conectado a Internet puede ser un nodo de la red; por lo tanto, se convierte en un gran desafío detectar y evitar que los demás nodos realicen cambios no válidos en los datos de la aplicación y compartan información incorrecta con otros.

Dado que no existe un servidor central para coordinar a los nodos y decidir si los datos publicados por uno de ellos son correctos o incorrectos, se necesita algún tipo de consenso entre nodos para garantizar el buen funcionamiento de la aplicación. Existen protocolos de consenso específicos para resolver este reto, diseñados específicamente para el tipo de estructura de datos que utiliza una DApp.

Características de una DApp
DApps son un campo emergente en el que se sigue experimentando con nuevos modelos. Hay distintas opiniones sobre qué es exactamente una DApp, pero hay ciertas características comunes a todas ellas:
 
  • Código abierto: las aplicaciones de código cerrado descentralizadas requieren que los usuarios confíen en que la aplicación está tan descentralizada como dicen los desarrolladores, y en que no tienen acceso a sus datos a través de una fuente central. Esto es particularmente importante cuando la aplicación está diseñada para transferir valor.
Por otro lado, en el tipo de licencia más extremo, abrir el código de una aplicación permite a los competidores copiarlo, etiquetarlo y venderlo como propio. Entonces, ¿dónde está el beneficio? Bitcoin es un buen ejemplo. Satoshi mantuvo un número inicial de bitcoins y dejó que otros usaran el resto.

Como los bitcoins son limitados en cantidad y la red en sí misma aporta valor a la sociedad a través de su innovador mecanismo de consenso descentralizado, el valor del bitcoin comenzó a aumentar y también lo hizo su riqueza. Al ser de código abierto, la red pudo lograr la transparencia que necesitaba para mejorar a través de las contribuciones de los desarrolladores y para ganarse la confianza de sus usuarios, lo que le da a sus “monedas” un valor real.

Abrir el código de una DApp aumenta la confianza de los potenciales usuarios, que normalmente quieren el soporte de las personas más adecuadas para mantener una DApp, y estas suelen ser los desarrolladores originales.
 
  • "Moneda" interna: una cuestión recurrente es cómo monetizar una DApp. Las vías tradicionales de monetización para aplicaciones centralizadas incluyen tarifas de transacción, ingresos publicitarios, comisiones, derechos de acceso a datos de usuario y servicios de suscripción.

En una DApp estos modelos no funcionan, porque los desarrolladores no prestan un servicio por el que puedan cobrar, no controlan los derechos de acceso a los datos de los usuarios y no pueden insertar servicios de publicidad o suscripción.
 
  • Consenso descentralizado: antes de Bitcoin, el consenso sobre la validez de las transacciones siempre requería cierto grado de centralización. Un pago, por ejemplo, tenía que pasar por una cámara de compensación que supervisaba todas las transacciones. Bitcoin es una red peer-to-peer (P2P), lo que significa que los nodos pueden comunicarse entre sí directamente. Las redes P2P no son nuevas, se inventaron antes de la cadena de bloques o blockchain. Pero ésta agrega un mecanismo de consenso que permite a los participantes acordar algo de forma descentralizada.

El blockchain es la primera base de datos descentralizada que es altamente inalterable, un registro inmutable del que cada nodo tiene una copia, por lo que nadie puede engañar a la red.
 
  • Sin punto central de ruptura: las DApps no se pueden cerrar porque no hay servidor que eliminar. Los datos en una DApp están descentralizados en todos sus nodos. Cada nodo es independiente; si uno falla, los otros aún pueden ejecutar la DApp.

El camino hacia la Web 3.0
La Web estaba bastante descentralizada en un principio. El protocolo HTTP conectaba a todo aquel en el planeta que tuviera un dispositivo y una conexión a Internet. Existían servidores personales a los que otros se conectaban, y todos eran dueños de sus datos. Pero de manera relativamente rápida, los servidores de aplicaciones comenzaron a despegar y nació el modelo centralizado de propiedad de datos tal como lo conocemos hoy.

Esto sucedió de forma natural: una empresa paga por el mantenimiento de un servidor y se beneficia de los usuarios que utilizan el software. Como consecuencia, casi todas las aplicaciones de Internet que usamos hoy están centralizadas.

dapps

Las aplicaciones más recientes, en su mayoría relacionadas con la llamada "economía colaborativa" como Uber y Airbnb, descentralizan las partes del "mundo real" de un negocio al proporcionar un almacenamiento de datos central y de confianza.

Por lo general, actúan como mercados donde proveedores y consumidores pueden hacer coincidir servicios y necesidades de una manera que les permite capturar una mayor parte del valor generado en comparación con las aplicaciones totalmente centralizadas.

Sin embargo, todavía hay una parte central que administra la aplicación y construye un modelo de negocio en torno a tarifas y comisiones. Su esquema semi-descentralizado presagia el desarrollo de aplicaciones aún más descentralizadas.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es