Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Guía para los procesos de selección

Ocho claves para superar con éxito una entrevista de trabajo

25 de Mayo de 2018
  • D.M.
Las buenas prácticas constituyen una ventaja competitiva a la vez que una garantía para su supervivencia.

Los puntos que definen el éxito o el fracaso en una entrevista de trabajo.

Para lograr el éxito en una entrevista de trabajo, hay que convencer a los entrevistadores de que se poseen los valores que buscan en un trabajador. Se necesita demostrar que la experiencia hace al candidato ideal para el puesto, que conoces la empresa, el mercado y cómo ofrecer un valor añadido a la compañía.
 
Las claves para conseguir una impresión e imagen ideal 

No llegar tarde
Salvo causas de fuerza mayor, un retraso denota dejadez y puede acabar de un plumazo con las opciones de obtener el empleo, sin comentar que ya se ha dado una mala imagen. Tampoco hay que pasarse de previsor, presentarse demasiado pronto tampoco resulta positivo.

Los expertos coinciden en que basta con llegar unos cinco minutos antes de la hora a la que se ha sido citado.

Vestir acorde al puesto al que se opta
La manera de vestir dice más de ti de lo que imaginas. Presentarse a una entrevista mal vestido o con un aspecto desaseado limita, y mucho, tus posibilidades de ser el seleccionado. No es necesario ir siempre de traje, depende de cada empresa, pero se trata de mostrar una buena imagen como profesional. Siempre es mejor pasarse de arreglado que ir demasiado 'casual'.

Llevar hechos los deberes 
Cuando te sientes frente a tu entrevistador tienes que saberlo todo sobre la entidad en la que quieres ingresar. Su finalidad, objetivos, actividad, su historia y lo que buscan para el puesto al que se aspira.  La improvisación está prohibida y no es nada recomendable en las entrevistas de trabajo. 

Venderse bien
El reclutador de turno te ha citado para que le convenzas de que eres la persona ideal para el puesto. Para ello, a la empresa le interesa saber tu 'know how', esa manera de hacer las cosas que te convierte en un activo único. La mejor manera de convencer a los entrevistadores suelen ser los números. Siempre que sea posible, refuerza tus argumentos con cifras que den una panorámica más clara de tus éxitos.

Cuidar los detalles
En una entrevista, la comunicación no verbal dice tanto de ti como las palabras. Hay que estar seguro de uno mismo, mirar al entrevistador a los ojos. Rehuir la mirada denota inseguridad. También debes sonreír de vez en cuando, evitar los tics y tomar una postura solo si el entrevistador da pie a ello.

Demostrar interés
Una manera de mostrar tu deseo de incorporarte a la empresa y la implicación en el proyecto es blindar ideas de cómo puedes contribuir al crecimiento de la compañía. Busca un momento para ofrecer sugerencias, aunque no se utilicen, tus entrevistadores valorarán la aportación. Haz preguntas inteligentes y muéstrate interesado. 

No hablar de dinero
Hablar de dinero es de mal gusto. Deja que sea la empresa quien saque el tema del salario. Normalmente, la primera entrevista suele ser una toma de contacto en la que nunca se cierran asuntos económicos. Si continúas en el proceso de selección, averigua cómo se cotiza tu puesto en el mercado laboral para tener argumentos suficientes a la hora de negociar tu salario. 
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es