Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Mercado laboral

España, entre los países mejor posicionados para afrontar la transición energética en materia de empleo

15 de Mayo de 2018
Por sexos, la OIT señala que la transición de la mujer es una oportunidad para la igualdad de género en el mercado laboral.

Por sexos, la OIT señala que la transición de la mujer es una oportunidad para la igualdad de género en el mercado laboral.

España se encuentra entre los países mejores posicionados para afrontar la transición energética con resultados beneficiosos para su mercado laboral. Según el informe 'Perspectivas sociales y del empleo en el mundo 2018: Sostenibilidad medioambiental con empleo' realizado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), los recursos del país y los principales sectores son los causantes de esta buena posición para España.

En este sentido, las actividades energéticas, el sector del automóvil y la construcción serán los más beneficiados en materia de empleo con la transición energética. "España tiene las posibilidades de hacer los cambios oportunos y estaría bien posicionada si actúa con urgencia", ha explicado el director de la oficina de la OIT para España, Joaquín Nieto, durante la presentación del informe. 

"Todos los países se van a ver obligados a adaptarse a la transición energética, quienes lo hagan se verán beneficiados en materia laboral", ha afirmado Nieto. En este sentido, ha resaltado que "aunque España no se ha llevado a cabo aún el cambio, se puede hacer y hay una agenda para ello". 

El informe concluye que, si se ponen en práctica las políticas para una transición energética según el acuerdo de París, de aquí a 2030 se crearán 24 millones de nuevos empleos a nivel mundial, cuatro veces más de los que se perderán, unos 6 millones de puestos. 

Para ello, se establece la necesidad de la adopción de prácticas sostenibles, en particular, los cambios en la combinación de fuentes de energía, el crecimiento previsto del uso de vehículos eléctricos y los aumentos de la eficiencia energética de los edificios existentes y futuros, redundarán en un incremento neto de aproximadamente 18 millones de puestos de trabajo en el mundo.

Además, la mayoría de los sectores de la economía se beneficiarán de la creación neta de empleos: de los 163 sectores económicos analizados, sólo 14 experimentarán pérdidas de empleo de más de 10.000 puestos de trabajo a nivel mundial. Sólo dos sectores, la extracción del petróleo y la refinación del petróleo, muestran pérdidas de 1 millón o más empleos.

En el sector de la electricidad, se estima que al menos 2,5 millones de empleos serán creados basados en fuentes de energía renovable, compensando la pérdida de unos 400.000 puestos de trabajo en la generación de electricidad basada en combustibles fósiles.

Por sexos, la OIT señala que la transición de la mujer es una oportunidad para la igualdad de género en el mercado laboral: "Los sectores más afectados por el descenso en materia de empleo están muy masculinizados, por lo que el cambio es una opotunidad para el empleo equitativo", ha afirmado Joaquín Nieto. 

Sin embargo, la falta de conocimiento del nexo entre el medio ambiente y las capacidades formativas, la ausencia de proyecciones de empleo en el marco de la transición energética y de mecanismos financieros para promover inversiones en el desarrollo de capacidades para la transición verde y la participación lenta de los interlocutores sociales siguen dificultando una transición efectiva.

“El diálogo social tripartito y con todos los actores involucrados es la vía para encontrar caminos innovadores de transición justa para impulsar las oportunidades de la transición energética, que en España podrían ser incluso mayores que en la media mundial, y para mitigar los efectos adversos en el empleo y las condiciones de trabajo de la necesaria reconversión del sector”, ha concluido Joaquín Nieto.

Oriente Medio, el único territorio que perderá empleo
A nivel regional, habrá una creación neta de puestos de trabajo en América, Asia y el Pacífico y Europa representando unos 3 millones, 14 millones y 2 millones de empleos respectivamente. Esto se producirá gracias a las medidas adoptadas en la producción y uso de energía. Donde sí habrá pérdidas netas de empleos será en Oriente Medio (-0,48%). Por su parte, África podría perder un 0,04% del empleo si persisten las tendencias actuales, debido a la dependencia de estas regiones de los combustibles fósiles y de la minería.

Alrededor de 1.200 millones de puestos de trabajo, o el 40 por ciento del empleo mundial total, la mayoría de los cuales se encuentran en África y Asia y el Pacífico, dependen directamente de los servicios ecosistémicos, y los empleos en todas partes dependen de un medio ambiente sostenible y de un entorno estable.

Así, cada año hay mayor frecuencia e intensidad de los desastres naturales relacionados con la actividad humana ya han mermado la productividad. Entre 2000 y 2015, los desastres naturales ocasionados o agravados por la humanidad provocaron anualmente la pérdida mundial de 23 millones de años de vida útil equivalente al 0,8% del trabajo de un año.

Incluso en un escenario de mitigación efectiva del cambio climático, los aumentos de temperatura resultantes del cambio climático llevarán a la pérdida del equivalente de 72 millones de empleos al año para 2030 debido al estrés por calor.

La degradación ambiental mundial y local amenaza empleos y empeora las condiciones laborales, especialmente en países en desarrollo y entre las mujeres y las personas más vulnerables del mundo (incluidos trabajadores migrantes, personas pobres y pueblos indígenas y tribales), haciendo de la sostenibilidad ambiental un tema de justicia social.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es