Buscador de la Hemeroteca
Secciones
“Jóvenes ilusionados con su futuro”

El 17% de los jóvenes menores de 24 años ni estudian ni trabajan

16 de Mayo de 2018
Las CCAA tienen la competencia de completar y modificar parte de los contenidos, generando una asimetría entre regiones.

Las CCAA tienen la competencia de completar y modificar parte de los contenidos, generando una asimetría entre regiones.

En España, el 17,1% de los jóvenes de entre 18 y 24 años ni estudian ni trabajan, porcentaje 2,8 puntos superior al de la media europea (14,3%), según el informe “Jóvenes ilusionados con su futuro” elaborado por el Círculo de Empresarios.

En el grupo en el que se abarca a los jóvenes que ni estudian ni trabajan se incluyen tanto los que buscan empleo de forma activa (parados), como los que no lo hacen (inactivos).
 
 

Aunque en el conjunto nacional el número de jóvenes que ni estudian ni trabajan se encuentre por encima de la media europea (14,3%), no es así para todas las Comunidades Autónomas.

Así, País Vasco (8,8%), La Rioja (11%), Cantabria (12,1), Castilla y León (13,1), Aragón (13,4), Madrid (14%9 y Navarra (14%) se encuentran por debajo de la media de la UE, mientras que, por el contrario, en Andalucía  y Extremadura se registran los mayores porcentajes, con un 21,7% y un 20,8% respectivamente.

A pesar de la mejoría continuada que se ha ido llevando a cabo en los últimos años, todavía no se ha conseguido recuperar los niveles previos a la crisis, exceptuando La Rioja y País Vasco.
 
Seis medidas para prevenir el abandono escolar
Al contrario de España, algunos países europeos como Dinamarca o Países Bajos han desarrollado medidas preventivas para atajar el abandono escolar mediante la flexibilización de los itinerarios educativos, la disponibilidad de información para la gestión del abandono y el aumento de la escolarización obligatoria más allá de los 16 años.

Los empresarios proponen seis medidas para evitar el abandono escolar:

1. Orientación profesional
Una mejora de la información a la hora de elegir el itinerario formativo, acompañada de una eficiente orientación, haría más efectivo nuestro sistema educativo y elevaría la penetración e imagen de la FP en España.

2. Aceptación social de la FP en España
En otros países la FP goza de un gran prestigio y reconocimiento. En nuestro país existen diversos factores estructurales que explican su menor grado de aceptación social. 

Según Neus Margalló, Responsable de Estudios de InfoJobs, "la educación en España tiene que cambiar, en la era en la que vivimos hay que dar un cambio muy grande, hay que aprender haciendo, y para ello lo principal es normalizar la FP Dual".

3. FP en Pymes
Medidas orientadas a facilitar la implantación de la FP dual en pequeñas y medianas empresas que, por su tamaño, no pueden acceder ni facilitar formación para cubrir las necesidades de personal.

4. Diseño del modelo de FP dual
En España, la existencia de diversos modelos autonómicos dificulta que las grandes empresas puedan diseñar un plan único de formación de aprendices de ámbito nacional. En la actualidad se ven obligadas a diseñar programas específicos para cada CCAA.

5. Regulación para garantizar la calidad del modelo de FP dual
Entre los criterios de calidad básicos que se deberían regular se encuentran:
  • El salario del aprendiz, generando un doble efecto al incentivar a los alumnos y evitar posibles abusos de las empresas.
  • El proceso de asignación de aprendices liderado por empresas, facilitando la selección de candidatos que encajen con sus necesidades y criterios.
  • La calidad de la enseñanza en la empresa, mejorando la percepción social de la FP dual como una vía educativa atractiva y de prestigio.
  • Los requerimientos de los tutores/formadores en las empresas formadoras.
6. Involucración de los agentes implicados en el proceso formativo
El modelo de gestión actual en España está descentralizado y cuenta con una reducida participación del sector privado:
  • Las CCAA tienen la competencia de completar y modificar parte de los contenidos, generando una asimetría entre regiones. Por el contrario, no tienen competencia en las fases de detección y evaluación, controles que deberían realizarse a nivel regional.
  • No se involucra a las empresas en ningún paso previo a la fase de enseñanza. La Consejería de Empleo tiene un papel secundario en las fases de detección de las necesidades de la demanda del mercado laboral y posterior planificación académica.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es