Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Responsabilidad Social Corporativa

Diez características que identifican a la empresa social

14 de Mayo de 2018
Este tipo de empresas emplearon durante el año pasado a 967.308 personas en España.

La empresa ya no es vista únicamente como un sistema de negocio, sino como una organización social.

Las organizaciones ya no son evaluadas solamente por sus resultados económicos y financieros o por la calidad de sus productos y servicios. En la actualidad, las empresas son valoradas cada vez más por su impacto en la sociedad en general y las relaciones que mantienen con sus empleados, los clientes y las comunidades en las que se integran.

Esto implica una evolución del concepto de empresa, que ya no es vista únicamente como un sistema de negocio, sino como una organización social.

La consideración del capital social en las organizaciones se está equiparando en muchos aspectos a la del capital financiero y físico. De hecho, el 65% de los altos ejecutivos consultados en un reciente estudio de Deloitte señalaron que el crecimiento inclusivo era una de sus tres principales preocupaciones estratégicas, por delante del valor del accionista.

Hoy, las empresas de éxito deben incorporar tendencias y perspectivas externas que contribuyan a mantener de una manera positiva las relaciones con sus clientes, empleados, comunidades locales, reguladores y una amplia variedad de grupos de interés.

Una empresa social es una organización que combina en su misión los objetivos de obtener beneficios y desarrollar su actividad respetando a su entorno y a la red de grupos interés con los que se relaciona. Es una organización basada en la responsabilidad social y en la colaboración a todos los niveles.

Un informe de Deloitte, elaborado a partir de las opiniones de más de 11.000 líderes empresariales y ejecutivos de recursos humanos, analiza cómo están asumiendo las empresas este nuevo concepto de organización, destacando diez tendencias claves al respecto.

Tendencias que identifican a las empresas sociales
 
1. Para que una empresa sea social de forma efectiva necesita una visión transversal y la colaboración e implicación de sus líderes y directivos. Estos tienen que funcionar como un equipo, liderando al mismo tiempo los equipos de los que son responsables. Esto facilita la comprensión, por parte de los altos cargos corporativos, del impacto que las tendencias externas tienen sobre la organización. El equipo directivo tiene que liderar la respuesta de la empresa al resto de las tendencias destacadas en el informe.  

2. Las organizaciones están encontrando formas de alinear su cultura y prácticas gerenciales con el talento externo a través de nuevos ecosistemas laborales más dinámicos, incorporando tanto recursos humanos contratados como nuevas formas de empleo.  

3. En las empresas sociales, cada vez se demanda más a los empleadores nuevas formas de retribución más personalizadas, ágiles y abiertas que sean capaces de atraer, motivar y desarrollar el talento.

4. Las organizaciones están cambiando hacia un modelo en el que tanto el individuo como su experiencia ocupan una posición central. En este modelo las personas aumentan su experiencia, exploran nuevas funciones y se reinventan continuamente a sí mismos, asumiendo un mayor control sobre sus carreras profesionales.

5.Estas empresas son capaces de desarrollar estrategias para gestionar la prolongación de la vida laboral de sus empleados con medidas que pueden redundar en la mejora de la productividad y de los resultados.

6. Las empresas sociales evalúan el impacto de sus acciones en la sociedad y asumen en sus estrategias las principales preocupaciones sociales, como las desigualdades, la diversidad, la brecha salarial de género, la inmigración, el cambio climático o los problemas medioambientales.

7. Las empresas sociales desarrollan programas que promueven el bienestar físico y laboral de sus empleados como parte de su estrategia para favorecer la productividad, el compromiso y la retención del capital humano.

8. La influencia de las nuevas tecnologías, como la inteligencia artificial, la robótica o la automatización, han acelerado la transformación de la demanda de cualificaciones. Sin embargo, el informe revela que una buena parte de los directivos consultados predicen que en un futuro próximo aumentará la demanda de cualificaciones más centradas en habilidades humanas, como la resolución de problemas complejos, las capacidades cognitivas o las habilidades sociales, que en las puramente técnicas. Estas tecnologías supondrán una gran oportunidad para rediseñar tareas y empleos rutinarios y repensar la arquitectura del trabajo en beneficio de las propias organizaciones y de las personas.

9. La expansión de la conectividad que facilitan las nuevas tecnologías prometen aumentar la eficiencia y la productividad de los trabajadores. Las empresas están haciendo esfuerzos por reconfigurar el empleo, los espacios de trabajo y los enfoques de gestión para asegurar que una mayor conectividad signifique mayor productividad utilizando redes de equipos de trabajo.

10. La disponibilidad de datos masivos y las herramientas que facilitan su análisis han generado numerosas aplicaciones para la gestión de los recursos humanos en las organizaciones, pero también han supuesto la aparición de nuevos aspectos que una empresa social debe saber gestionar de forma adecuada, como la definición de políticas transparentes sobre el uso de los datos personales y sus implicaciones éticas y legales.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es