Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Nº 11 de la guía de protocolo en la empresa

¿Cómo utilizar los regalos de la empresa?

24 de Abril de 2018
  • Gerardo Correas
Desde la CEC se confía en que el consumo repunte de cara a Nochevieja y Reyes.

Debe existir un motivo legítimo y obvio para hacer el regalo, de la misma manera que un sentimiento positivo entre las personas que entregan y reciben un regalo.

Gerardo Correas, presidente de la Escuela Internacional de Protocolo
Es muy probable que no haya otra área tan cargada de confusión y mala fama como la práctica comercial de hacer regalos. Pero estos también conforman la política de comunicación de la empresa. Los regalos ayudan a incrementar la promoción de la buena voluntad y el afianzamiento de las relaciones, siempre que no se tengan objetivos mezquinos de manipulación e influencia a través de los favores materiales.

No se debe perder nunca la perspectiva de que el regalo institucional corresponde al deseo de favorecer un nivel óptimo de relaciones institucionales, agasajar a personalidades, clientes, proveedores, u otro tipo de invitados, y promover la marca comercial.

Cuando no está en juego un conflicto de intereses, los regalos comerciales usualmente involucran regalos menores: bolígrafos, lápices, cestas de frutas, chocolatinas, estatuillas, abridores de cartas, libros o un marco de retratos. 

Una manera de controlar la posibilidad de abusar del espíritu comercial positivo de hacer regalos y recibirlos, es mantener el coste de los obsequios relativamente bajo salvo en el caso de ocasiones especiales. El gobierno de los Estados Unidos, asigna un máximo de 25 dólares para un gasto comercial en un regalo de negocios, y el presidente, no puede aceptar regalos que cuesten más de 100 dólares.

Nadie va a ser llevado a tomar una decisión en contra de su compañía porque reciba una caja de bolígrafos que cuestan menos de 6 euros. Sin embargo, se intercambia una extensión concreta de la buena voluntad y el ánimo favorable compartido por aquellos ejecutivos que trabajan para la misma compañía y que quieren transmitir su afecto a ciertos clientes y compradores.

Otro de los motivos para que se dé el regalo es la oportunidad, es decir, que haya una ocasión inmediata y adecuada para ofrecer un regalo, ya sea felicitar a alguien por el nacimiento de un bebé o la fiesta de Navidad. Debe existir un motivo legítimo y obvio para hacer el regalo, de la misma manera que un sentimiento positivo entre las personas que entregan y reciben un regalo.

De la misma manera, es necesario tener en cuenta lo que está ocurriendo en la vida de uno y cómo pueden interpretar los  que reciben el regalo su actuación.
La reciprocidad es otro elemento a tener en cuenta en materia de regalos. Si se recibe un regalo de un cliente y omite el enviarle otro, la relación se desequilibrará.

Hacer regalos es todo un arte, pero existen ciertas pautas sobre cómo elegir los regalos, cómo descubrir los gustos, cómo entregarlos, para así conseguir un efecto favorable en la persona a quién se dirige el obsequio.

Para realizar una política adecuada acorde con la política general de imagen y singularidad que se quiere dar, es preciso establecer una serie de normas que regulen el tratamiento de los regalos de empresa.

¿Cómo elegir el regalo?
La principal recomendación es la de esforzarse en descubrir sus gustos, de forma discreta e indirecta. Esto se puede conseguir a través de conocidos, familiares, secretarias o bien provocando conversaciones casuales. Cuando una persona tiene una afición, nos lo pone más fácil.

Los motivos para regalar
En general las razones para hacer un regalo son fomentar la buena voluntad o anunciar o promover un producto o un servicio. Regalar es una manera de demostrar el interés por los demás, puesto que al hacer un regalo se está tomando el tiempo y la molestia de hacerlo, lo cual al que recibe el regalo le suele causar mejor efecto que el valor intrínseco en sí mismo.

¿Cuándo y cómo regalar?
Está claro que cuanto más cercano esté el regalo a la ocasión que lo motiva mucho mejor. Por eso es importante en la base de datos tener establecidas las fechas, aniversarios, cumpleaños, efemérides en general que nos interesan.

Por otro lado, no es una regla inquebrantable el entregar los regalos personalmente. El hecho del regalo es cimentar una relación y si ésta es a distancia, entregar un regalo es poco práctico, e incluso puede parecer una excusa para tener entrada con alguna persona y el énfasis perderá el verdadero motivo del regalo.

¿Cómo presentar y entregar un regalo?
Al hacer un regalo, debemos tener en cuenta su envoltorio, ya que es su manifestación más externa. El objeto más delicado, pierde su atractivo si se presenta de forma incorrecta. Hacerlo bien implica elegancia e imaginación, conceptos que no tienen nada que ver con la ostentación y la extravagancia.

Al entregar un regalo debe hacerse con discreción, sin darle excesiva importancia y sin halagarlo. Y sobre todo sin hacer mención a su precio. Si el regalo exige algún tipo de explicación, ha de ofrecerse pronto, antes de que quien lo reciba se sienta incómodo al no saber qué es o que significa el obsequio.
 
  • Regalos especiales: Serán aquellos, que utilizan los altos cargos de la empresa, con motivo de ocasiones especiales y dirigido a personas especiales.
  • Regalos corporativos: Los regalos corporativos, serán aquellos regalos previamente establecidos y que se envían o se entregan  por diversos motivos de una manera más generalizada.
  • Regalos publicitarios: Los regalos publicitarios son aquellos que se entregan de una manera mas generalizada, cuyo coste es relativamente bajo y cuyo motivo principal es el del logotipo de la empresa.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es