Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Burocracia

Más de 130 regulaciones afectan al crecimiento de las compañías españolas

18 de Abril de 2018
La promulgación legislativa en 2018 será mayor que en 2017.

En España, la cifra de negocios y el tamaño de la plantilla condicionan el tipo de empresa y, con ello, las trabas burocráticas y fiscales con las que se enfrenta.

Existen más de 130 regulaciones vinculadas al tamaño de las compañías que afectan al crecimiento del tejido empresarial en España, según un estudio del ministerio de Economía. En concreto, existe una concentración de estas normas en la variable del número de trabajadores, 250, 50 y 10, así como en la cifra de negocios, en 2,6 y 10 millones de euros de facturación, que frena la expansión empresarial.

En España, la cifra de negocios y el tamaño de la plantilla condicionan el tipo de empresa y, con ello, las trabas burocráticas y fiscales con las que se enfrenta. Por ello, es conocido que las compañías españolas les cuesta pasar de pequeña a mediana empresa, y de mediana a grande.

Como se ve en el siguiente gráfico, el número de empleados afecta directamente a la tasa de crecimiento, ya que las compañías con 50 y 10 trabajadores viven una bajada porque a las pymes les cuesta pasar a ese umbral y el número de compañías es menor a la que tendría en el curso normal de los acontecimientos. En este caso, se compara la situación empresarial de España con la de Alemania e Italia. 



La segunda referencia más frecuente en las regulaciones dependientes del tamaño es la cifra de negocios. En este caso, los umbrales más repetidos son 10, 6 y 2 millones de euros, en ese punto el número de compañías en España descienden, como se ve en la siguiente imagen:


Hay que tener en cuenta que, en la actualidad, las trabas que viven estas empresas tienen más relación con la gestión y la burocracia que con la fiscalidad. El tipo del impuesto de Sociedades está unificado para todas las empresas en el 25% y las compañías tienen solo tienen dos diferencias con respecto a la fiscalidad. Por un lado, las empresas con más de 6 millones de cifra de negocio deben presentar su facturación mensualmente, mientras que las que tienen una cifra inferior lo hacen trimestralmente. 

Por otro lado, aquellas con más de 6 millones de facturación están obligadas a gestionar su IVA participando en el Suministro Inmediato de Información. Es decir, que deberán enviar el detalle de los registros de facturación en un plazo de cuatro días a través de la Sede electrónica de la Agencia Tributaria.

En este sentido, las mayores trabas al crecimiento aparecen en la eliminación de algunas ventajas de las que las pequeñas empresas se benefician. Por ejemplo, pueden liquidar el IVA de manera trimestral, librarse de tener que hacer una auditoría, presentar cuentas abreviadas o no tener comité de empresa.

En el caso de que la empresa crezca, este escenario cambia. De hecho, la ley establece que “las cuentas anuales y, en su caso, el informe de gestión deberán ser revisados por un auditor de cuentas” si la empresa tiene un activo superior a los 2,85 millones, una cifra de negocios neta mayor a los 5,7 millones y una plantilla superior a los 50 empleados, y deben cumplirse dos de estas tres condiciones y se deben mantener durante dos años. 

¿Cuáles son las posibilidades de reforma?

- Eliminación de umbrales. Cuando la regulación dependiente del tamaño no resulte necesaria o proporcionada.

- Sustitución del umbral vinculado a tamaño por algún otro umbral. Esta posibilidad se siguió en la reforma del Impuesto de Sociedades. El tipo de gravamen reducido, que estaba reservado a las pymes, fue reformado de forma que quedó exclusivamente disponible para empresas de nueva creación.

- 'Phase out' de la regulación. Opción seguida en las normas de auditoría y contabilidad, donde la regulación sólo se activa si la empresa rebasa los umbrales durante dos ejercicios consecutivos. Suaviza el “efecto escalón” de la regulación.

- Modificación de los umbrales. Puede haber revisión al alza o a la baja en función de las regulaciones y también puede desacoplarse de los niveles más frecuentes, como el de 50 trabajadores, para evitar los “efectos escalón” en la distribución de empresas.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es