Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Economía y Fiscalidad

Los empresarios europeos advierten que la fiscalidad sobre los robots desincentiva su desarrollo

13 de Abril de 2018
El elevado riesgo de automatización afecta, en promedio, a un 9% de los puestos de trabajo en la OCDE.

Europa también es una región pujante en el sector de la robótica, con el 32% del mercado mundial.

Iniciativas como el programa SPARC, el mayor programa del mundo de I+D en robótica civil, han contribuido con éxito a impulsar el liderazgo global de la industria europea.

La proliferación de robots se ha incrementado notablemente en los últimos años (12% al año entre 2011 y 2016), sobre todo en países asiáticos como Corea del Sur, China y Japón. En esta región se vendieron en 2016 más de 190.000 unidades de robots (un aumento del 19%), el mayor nivel de ventas registrado en cuatro años.

Europa también es una región pujante en el sector de la robótica, con el 32% del mercado mundial. De hecho, cerca del 25% de todos los robots industriales y el 50% de los servicios profesionales de robótica se producen en Europa. Durante el período 1993-2016, la inversión en robótica contribuyó al 10% del PIB per cápita de los países de la OCDE.

BusinessEurope, la asociación que defiende los intereses de las organizaciones empresariales europeas, expone en una reciente nota sus puntos de vista sobre la robótica y la automatización.

Al contrario de lo que se suele creer, Europa mantiene una fuerte posición en este campo. La robótica tiene el potencial de hacer una Europa más eficiente, competitiva y segura.

La inteligencia artificial jugará un papel crucial, aumentando las capacidades de las máquinas para que aprendan por sí mismas y asuman decisiones autónomas, abriendo enormes posibilidades en el ámbito de la Internet de las cosas. Aunque todo ello creará múltiples interdependencias, será necesario adaptar los marcos legales existentes para regular la robótica incluso desde las fases previas de experimentación y prueba.

¿Cuáles son las claves de BusinessEurope?
 
  • La evaluación de la regulación existente será crítica para determinar si todos los marcos legales actuales pueden responder al uso de la robótica y su desarrollo. Nuestros marcos regulatorios deberían en primer lugar contribuir a impulsar los beneficios innovadores, económicos y sociales de la tecnología robótica y ampliarse únicamente cuando haya fallos de mercado. Los desarrollos en este ámbito deberían facilitar la competitividad europea a escala internacional.
 
  • Aunque la automatización ha tenido impactos sobre los mercados de trabajo durante décadas, sus recientes avances no tienen por qué llevar al desempleo masivo, sino más bien contribuir a crear empleos sostenibles de más calidad, asumiendo los robots las tareas más peligrosas, tediosas o desagradables. Alemania, Suecia y Dinamarca muestran una alta densidad de robots industriales y sin embargo tienen bajos niveles de desempleo. Alentando la colaboración entre robots y humanos la producción puede ser más flexible. Las modernas aplicaciones robóticas no sustituirán a las personas, sino que les permitirán alcanzar mayores niveles de productividad y eficiencia.
 
  • Los robots se utilizan también cuando existen dificultades para cubrir determinados empleos (por ejemplo, en los sectores sanidad y agricultura). La robótica también puede facilitar el retorno a Europa de empleos que fueron deslocalizados a otras economías. Sin embargo, la mano de obra europea carece aún del nivel de competencias digitales suficiente para atender las necesidades del mercado, y la mayoría de las empresas encuentra dificultades para captar el talento necesario. Por ello, Europa debería fortalecer la educación en materias CTIM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas), el aprendizaje a lo largo del ciclo de vida laboral, el reciclaje profesional y las campañas de sensibilización en escuelas y centros de formación para garantizar que nuestra futura fuerza laboral tenga las competencias y los conocimientos adecuados para trabajar con robots en diversos sectores.
 
  • El uso de robots supone la recolección y distribución de gran cantidad de datos. Es esencial que cuando los robots trabajen de forma autónoma utilicen los datos de manera que solo atiendan a sus requerimientos internos para entidades que trabajan en un mismo entorno con objetivos comunes. Respecto a los datos personales, las empresas continuarán preparando e implementando la Regulación General de Protección de Datos y aplicando la anonimización, la encriptación y la privacidad.
 
  • Los robots pueden ser equipados con sensores y otros dispositivos para obtener información del entorno y realizar tareas de control de forma precisa. Esta capacidad debe facilitar un entorno laboral seguro incluso cuando humanos y robots compartan un mismo lugar de trabajo. Conforme la inteligencia artificial se expanda, los robots actuarán cada vez más de forma autónoma. BusinessEurope sugiere un análisis profundo de las normas existentes y el uso de casos específicos como ejemplos para determinar si los marcos existentes se ajustan a sus propósitos antes de desarrollar nuevas normas que respondan a cualquier reto. Los vacíos legales concretos que requieran una adaptación específica podrían ser abordados en el contexto de los sectores afectados.
 
  • Los ciberataques en Europa están aumentando su impacto y capacidad dañina. Es fundamental que nuestras infraestructuras vean reforzada su ciberseguridad para responder a estas amenazas. A este respecto, el despliegue de robots deberá hacerse de forma segura. El incremento de la presencia de robots en la vida cotidiana aumentará también el riesgo de exposición de las sociedades europeas a este tipo de ataques.
 
  • La propiedad y acceso de los datos almacenados y producidos por robots es un aspecto crítico para BusinessEurope. Diversos actores están implicados en su creación, diseño, utilización y mantenimiento. Estas responsabilidades pueden ser compartidas en diferentes etapas. Son necesarias normas claras acerca de quién tiene la propiedad de los datos que procesan los robots y cuando se puede acceder a ellos. En interés de la innovación y de su potencial, resulta más conveniente que la asignación de derechos de propiedad y acceso de dichos datos se base en acuerdos contractuales con una legislación que se discuta solo después de un análisis que reconozca los intereses de los sectores individuales en lugar de adoptar un enfoque general.
 
  • La fiscalidad sobre los robots podría desincentivar el desarrollo y despliegue de los robots en Europa. No es la respuesta a la creciente automatización de las cadenas de valor. Para BusinessEurope, la creación de un impuesto sobre los robots puede destruir empleos. También podría ser injusto cuantificar un impuesto sobre los robots basado en su nivel de eficiencia comparado con el de los humanos. Otra dificultad radica también en la dificultad de distinguir y separar entidades robóticas que están muy integradas en sus respectivas cadenas de producción. Asegurar un elevado nivel de empleo no depende de los impuestos a los robots sino de la educación de los humanos.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es