Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Mercado laboral

El 46,4% de las empresas creó empleo en 2017 frente al 37,6% que lo destruyó

22 de Marzo de 2018
  • P.R.
Integrar este nuevo enfoque a la definición de su propósito como empresa puede aportar una gran ventaja reputacional a la propia compañía.

El empleo en España mantuvo en 2017 una senda claramente positiva, con un incremento del 2,2%.

En 2017, la proporción de empresas que aumentaron sus plantillas se situó en un 46,4%, superando, por tercer año consecutivo, al de las que destruyeron empleo, un 37,6%, según los datos publicados por el Boletín Económico del Banco de España

De esta manera, el empleo en España mantuvo en 2017 una senda claramente positiva, con un incremento del 2,2%, ocho décimas más que el registrado un año antes. En 2017, en media anual, se superó la cifra de 18,2 millones de afiliados, el nivel más elevado desde 2008. Además, esto supone que en 2017 hubo unos 626.000 afiliados más que en 2016, con un crecimiento del 3,6%, el tercero consecutivo con un aumento igual o superior al 3%. Unas cifras que consolidan la recuperación del empleo en España. 

Por ramas de actividad, se observa que la evolución positiva del empleo afectó a todos los sectores, aunque con distinta intensidad. Así, la rama de información y comunicaciones fue en la que se registró el incremento más moderado (un 0,2%, tasa que, sin embargo, contrasta con el descenso del 3,5% del año anterior).

En el sector de la industria, el empleo aumentó un 1,5%, ligeramente por debajo de lo que lo había hecho en 2016 (1,9%). En el resto de ramas se registraron los incrementos más intensos, por encima del 2% en todos los casos y superando los ritmos de avance del año previo. Así, en la de energía se incrementó un 2,1%, en la que engloba el resto de actividades un 2,6%, y en la de comercio y hostelería un 2,7%.

En este sentido, el director general de Economía del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, consideró, durante la presentación de las proyecciones macroeconómicas de la entidad, que la creación de empleo "boyante" unida a la previsible reducción "leve" de la tasa de actividad permitirá "reducciones adicionales de la tasa de paro" en los próximos dos años.  Así, la creación de empleo, medido en puestos de trabajo equivalente, moderará los elevados ritmos de crecimiento observados en el último trienio, en tanto que la tasa de paro continuará reduciéndose hasta cerrar 2020 en el 11%.

Por su parte, en 2017 las remuneraciones medias crecieron levemente (un 0,2%) en 2017, frente al descenso del 0,7% del año anterior. No obstante, este dato agregado es el resultado de una evolución por sectores que muestra una cierta heterogeneidad. Así, mientras que en el de información y comunicaciones los costes medios por trabajador descendieron un 0,6%, en el de industria aumentaron un 1,3%. En el resto de ramas las variaciones fueron menos significativas, oscilando entre la variación nula y el 0,6%.

Analizando la evolución por tipo de contrato, se observa que la recuperación del empleo sigue siendo más intensa en el de carácter temporal, que creció un 6,8%. Los empleos fijos de esta muestra también aumentaron, aunque menos intensamente, un 1,2%, tasa que, no obstante, supone el mayor crecimiento para esta modalidad de contratación, desde 2007.

Los gastos de personal aumentaron en 2017 un 2,4%. El crecimiento de esta partida es consecuencia, principalmente, de la positiva evolución del empleo.

La cifra de negocio de las empresas creció un 7,4%
La evolución del empleo se ha producido en un contexto de mayor dinamismo de la actividad comercial, lo que se reflejó en un aumento del 7,4% de la cifra de negocios. En esta línea, se elevaron los saldos de clientes y proveedores, al tiempo que se redujeron los períodos medios de cobro y pago.

La demanda interna creció con mayor intensidad que la externa, de modo que tanto las ventas como las compras en España ganaron algo de peso, situándose en 2017 en el 79,4% y en el 70,2%, respectivamente, unas décimas más que en 2016 .

Por sectores, se observa que en la mayoría de ellos se registraron incrementos del Valor Añadido Bruto (VAB), de diversa intensidad, excepto en el de la energía. En este último, el excedente se redujo un 9,6%, en un contexto de fuerte repunte de los costes de producción que no se transmitió a los precios de venta. En la industria, el VAB avanzó un 4,7%, menos intensamente que en 2016 (6,6%), observándose una cierta heterogeneidad por subsectores.

Así, mientras que en algunos, como el de fabricación de productos minerales y metálicos, el de la industria química o el de otras industrias manufactureras, creció con fuerza (9,2%, 10,3% y 9,4%, respectivamente). En otros, como en el de la industria de la alimentación, bebidas y tabaco, o en el de fabricación de productos informáticos y electrónicos, y de material y equipo eléctrico se registraron descensos significativos (de un 5,3% y un 4,5%, respectivamente).

En la rama de comercio y hostelería, por su parte, el incremento fue moderado, de un 1,5%, ligeramente por debajo del registrado el ejercicio precedente (1,7%). El sector de información y comunicaciones mostró una evolución positiva en 2017, con un aumento del VAB de un 3,7%. Por último, en el grupo que aglutina al resto de actividades se produjo un ascenso del 4,9%, favorecido particularmente por el buen comportamiento de las empresas del sector de transporte.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es