Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Análisis

Las incógnitas que pueden empeorar, o mejorar, el futuro económico de España

20 de Marzo de 2018
Hay riesgos, tanto a la baja como al alza, que pueden cambiar el futuro de la economía española.

Hay riesgos, tanto a la baja como al alza, que pueden cambiar el futuro de la economía española.

Los empresarios españoles, agrupados en CEOE, prevén en sus últimas previsiones un crecimiento de la economía española del 2,8% para 2018, compatible con una desaceleración muy gradual que se prolongará en 2019, con lo que estima que la actividad se desacelere hasta el 2,6% el próximo año.

Además, la organización prevé que podrían crearse 900.000 puestos de trabajo en los próximos dos años. 

No obstante, aún existen riesgos, tanto al alza como a la baja, que puede modificar estas previsiones, por lo que, según el servicio de estudios de CEOE, hay que estar atento tanto al entorno nacional como internacional para evaluar cómo evolucionará la actividad a medio y largo plazo.

RIESGOS AL ALZA
 
  • Una mejora adicional de las perspectivas de la economía mundial, especialmente en Europa, que impulse las exportaciones españolas, podría ayudar a que el crecimiento esté más cercano al 3% que al 2% en el futuro.
  • Una prolongación de las medidas de política monetaria del BCE que mantenga unas condiciones financieras favorables para empresas y familias ayudaría a seguir favoreciendo el crecimiento en el país.
  • La puesta en marcha de políticas económicas que fortalezcan la competitividad y productividad de la economía española, impulsando la actividad y el empleo, darían también un empujón al crecimiento.
  • Seguir con el proceso de moderación salarial en España, que tan beneficioso ha sido para el aumento de la competitividad y el empleo, no puede perderse de vista para mantener las actuales tasas de crecimiento y de empleo.
RIESGOS A LA BAJA
 
  • La incertidumbre política, sobre todo en lo asociado al proceso del Brexit y en Cataluña, puede seguir debilitando la confianza y la inversión, así como el efecto que pueda tener en el turismo y en las exportaciones.
  • Un mayor repunte del precio del petróleo, que afectaría tanto a la renta disponible de las familias como a los costes de las empresas, perjudicaría nuestro el saldo comercial de la economía española.
  • Si se produce un freno notable o una reversión del proceso de reformas estructurales en España, las consecuencias para el empleo y el crecimiento serían innegables.
  • Las subidas de tipos de interés en los EE.UU. podrían generar también turbulencias en los mercados financieros internacionales, lo que repercutiría en la actividad doméstica a medio y largo plazo.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es