Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Empleo femenino

¿Cuál es el perfil de la mujer trabajadora en España?

07 de Marzo de 2018
Las mujeres empresarias tienden a tener diferentes motivaciones e intenciones en el emprendimiento que los hombres

De todas estas cifras se deduce que el 78,9% de la población femenina empleada en nuestro país se sitúa entre los 25 y los 54 años de edad.

La evolución reciente del empleo femenino en España refleja un aumento del 2,6% a lo largo del último año, porcentaje equivalente a unos 217.700 nuevos empleos ocupados por mujeres. De ellos, 142.900 correspondieron a mujeres con más de 45 años de edad. Así se desprende de los datos publicados por Adecco en su estudio “XII Perfil de la mujer en el mercado de trabajo español”, elaborado a partir de la información que suministra la Encuesta de Población Activa.

El informe señala además que, por grupos de edad, el más numeroso entre las mujeres que trabajan se sitúa entre los 35 y 44 años, sumando unos 2,7 millones (31% del total). El segundo grupo sería el de mujeres con edades comprendidas entre los 45 y 54 años, con 2,3 millones (27,1% del total), mientras que las mujeres ocupadas en la franja de edad entre los 25 y 34 años constituyen el tercer grupo más numeroso, con 1,8 millones (20,9% del total).

De todas estas cifras se deduce que el 78,9% de la población femenina empleada en nuestro país se sitúa entre los 25 y los 54 años de edad. Las mujeres ocupadas con edades por debajo de los 25 años tan solo representan el 5,1% de los puestos de trabajo, mientras que las que superan los 55 años suponen un significativo 16% de todo el empleo, con 1,4 millones de puestos de trabajo.

Un dato relevante en la evolución del empleo femenino en el último año es el aumento proporcional registrado en el caso de las mujeres más jóvenes (entre 16 y 19 años), que ha crecido un 23,1% frente al 2,6% del femenino total. Sin embargo, dos de cada tres mujeres que consiguieron empleo en 2017 tenían 45 años o más (142.900 empleos).

Las comunidades autónomas donde más creció el empleo femenino en 2017 fueron la Región de Murcia (5,1%), Andalucía y Canarias (4%). Las que registraron un aumento menor fueron Baleares (0,3%) y Asturias (0,5%).

Si se observa la evolución del empleo femenino por grupos de edad se aprecian notables diferencias territoriales. En la franja entre 35 y 44 años el empleo retrocedió en nueve regiones, con Aragón (-3,7%), Comunidad Valenciana (-2%) y Asturias (-1,5%) como las comunidades con los descensos más acusados. Estos datos contrastan con los de Extremadura y Andalucía, que registraron incrementos del 7,9% y del 5,5% respectivamente.

En el grupo de mujeres entre 25 y 34 años de edad, la Comunidad Valenciana (4,1%), Cataluña (1,9%) y Extremadura (1,4%) destacaron con los mayores niveles de crecimiento del empleo, mientras se registraron retrocesos en otras, como la Región de Murcia (-7%), La Rioja (-5,9%) y Cantabria (-4,6%).

En 14 comunidades autónomas el empleo femenino aumentó en el grupo de edad entre 45 y 54 años, siendo Cantabria (9,3%), Murcia (7,5%) y Aragón (7,3%) las que obtuvieron los mayores incrementos. Solo tres regiones registraron caídas en este franja de edad: La Rioja (-1,5%), Navarra (-0,6%) y Baleares (-0,3%). La única comunidad en la que el empleo femenino creció en todos los grupos de edad fue Cataluña.

Según su nivel de formación, se distinguen cuatro grupos de mujeres ocupadas en España: hasta educación primara, primera etapa de educación secundaria, segunda etapa de educación secundaria y formación universitaria. De todos ellos, el grupo que cuenta con mayor número de trabajadoras es el de mujeres que han realizado estudios universitarios, con 8,6 millones de ocupadas, el 48% del total.

Los dos grupos con formación de nivel secundario reflejan una cantidad de efectivos muy parecida: en torno a los 2 millones las mujeres con primera etapa de secundaria (22,8% del total) y 2,1 millones las que completaron la segunda etapa (24%). Por su parte, las mujeres ocupadas con un nivel educativo de nivel primario supusieron el 5,1% (439.800 en total).

Todas las comunidades autónomas muestran una composición muy similar en cuanto a la distribución del empleo femenino por categorías educativas. A mayor nivel educativo más posibilidades de obtener empleo tienen las mujeres, como puede deducirse de que más de la mitad de los empleos femeninos creados en 2017 en España correspondieron a mujeres con formación superior. Por contra, el nivel educativo primario es el que mayor destrucción de empleo sufrió. Las comunidades de Andalucía y Cataluña son las únicas en las que se crearon empleos en las cuatro categorías de nivel educativo.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es