Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Entrevista Remigio Abad, director de marketing empresas de Endesa

"Sólo el 18% de las empresas tienen implantadas medidas de mejora de la eficiencia energética"

02 de Febrero de 2018
Remigio Abad, director de Marketing Empresas de Endesa

Remigio Abad, director de Marketing Empresas de Endesa

Remigio Abad, director de Marketing Empresas de Endesa
Remigio Abad es el director de Marketing Empresas de Endesa. Además, Abad es profesor del ESIC Business & Marketing School. En esta entrevista con El Empresario analiza la situación energética de España y los retos que este sector tiene en las empresas españolas.

¿Son las empresas españolas conscientes del ahorro que puede suponer la eficiencia energética?
Es cierto que en los últimos años desde Endesa estamos detectando un mayor nivel de conciencia por parte de las empresas españolas acerca de la necesidad de tomar medidas dirigidas a incrementar su eficiencia y, por ende, aumentar su productividad. De todas formas, aún no hay una plena conciencia, en el tejido empresarial, de todo el potencial que suponen estos ahorros. Sólo un 18% de las empresas analizadas tienen implantadas medidas de mejora de la eficiencia energética.

Es muy curioso que, siendo la energía un servicio estratégico dentro de la cuenta de resultados de una empresa, en la mayoría de ellas, no se analice en profundidad su comportamiento. Por ello, y para ayudar al tejido empresarial de nuestro país, hemos realizado este estudio (II Informe de Comportamiento Energético de las empresas) por segundo año sobre el comportamiento energético, el cual se basa en consumos reales que demuestra el potencial de ahorro que tienen las empresas españolas.
 
 "Aún no hay una conciencia en el tejido empresarial de todo el potencial que tiene la eficiencia energética"

 ¿Qué medidas pueden implementar las compañías para ser más eficientes?
Lo primero, es identificar dónde está el problema. Por lo tanto, empezar con un diagnóstico o auditoría energética para conocer qué se está consumiendo y donde se está consumiendo. La eficiencia energética tiene que ser eficaz, por lo que es importante detectar dónde se está consumiendo más para poder afrontar las medidas pertinentes. Por ejemplo, en industria, el consumo de iluminación puede ser muy reducido respecto al consumo de los equipos de proceso, por lo que los proyectos deberían orientarse en este sentido. En cambio, en un hotel, el consumo en iluminación es muy significativo y debe ser prioritario.

En el informe se presentan cuatro de las medidas principales a implantar que, según datos del análisis, presentan un ahorro medio neto del 26% en el consumo energético: ajuste y optimización de la potencia contratada, que es una medida sin apenas coste para la empresa; implantación de baterías de condensadores, cuya inversión se amortiza de media en tan sólo 4 años; instalación de iluminación eficiente (tecnología LED); y control y la reducción de los consumos fantasmas (no productivos). Todas son medidas a la mano de cualquier empresa. En dos años y medio, las pymes pueden amortizar totalmente todas sus inversiones de eficiencia.

¿Las compañías españolas están comprometidas con el cuidado del medio ambiente?
Sí, hay concienciación pero quizás falta aplicación práctica. En algunos sectores es más fácil mostrar este compromiso (en el sector hotelero, por ejemplo, ya es normal hacer partícipe a los clientes de la gestión de los recursos de una manera responsable), pero en otros, no. Por eso nos gusta subrayar que con las medidas de eficiencia que proponemos, las empresas reducen sus emisiones de CO2 hasta en un 23%. Por eso decimos que a los ahorros se suman estas ventajas medioambientales que cada vez son más tenidas en cuenta por los clientes/usuarios de las empresas.

¿Hasta qué punto puede la eficiencia energética mejorar la competitividad de una empresa?
Todo ahorro en la factura energética conlleva una mayor competitividad en la empresa. Este ahorro puede venir gracias a la contratación de una tarifa más ajustada al perfil de consumo de la empresa o por una cantidad menor de energía consumida.

En esta segunda palanca de ahorro, es en la que trabaja la eficiencia energética a través de las medidas que comentaba anteriormente. Pero para saber el campo de mejora de cada compañía debemos hacer un análisis personalizado de cada una (no tiene nada que ver una empresa del sector agrario, una gran cooperativa, por ejemplo, con una pyme dedicada a la producción de papel). Pero todas pueden hacer mucho por mejorar, eso es una realidad.

¿Deberían los empleados, no solo los directivos, implicarse en la mejora de la eficiencia energética de la compañía?
Como todos los cambios culturales de una empresa, este también afecta a toda la plantilla. Y como todos estos procesos, lo ideal es que los directivos sean ejemplo y respalden estas acciones y actitudes para que toda la organización esté alineada.
 
"Lo ideal es que los directivos sean un ejemplo en mejorar la eficiencia energética"

¿Es España un país comprometido con el medio ambiente?
Por supuesto. Pero, insisto, hay más compromiso, muchas veces, que conocimiento sobre el comportamiento energético y el potencial de ahorro en energía implementando determinadas medidas. Desde Endesa, trabajamos en esa labor didáctica y práctica desde hace años (desde Endesa Educa, para los más pequeños, al fomento del vehículo eléctrico entre nuestros empleados pasando por el informe de comportamiento energético de las empresas españolas que se presenta coincidiendo con el día mundial del ahorro energético).

¿Qué consejo le daría a un español de a pie para que pusiera su granito de arena en esta materia?
Lo más importante es ser conscientes de que lo que se puede medir, se puede mejorar. Teniendo conocimiento sobre nuestros consumos en todos los ámbitos de nuestra vida, podemos tomar decisiones que nos permitan actuar para ahorrar y además cuidar el medio ambiente. Por ejemplo, las empresas que aplican medidas de eficiencia energética podrían reducir además sus emisiones hasta en un 23%.

Actualmente hay muchos comportamientos (energéticos) asumidos que ni se miden ni, muchas veces, se reflexiona sobre ellos. Los llamados consumos fantasma, con aparatos encendidos pero sin utilizar, se dan tanto en las empresas como en los hogares.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es