Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Mercado laboral

Solo el 40% de las pymes han recuperado los niveles de empleo previos a la crisis

02 de Marzo de 2018
En este sentido, durante 2017 las pequeñas empresas han aumentado su demanda por encima de lo que lo han hecho tanto el conjunto de pymes

En este sentido, durante 2017 las pequeñas empresas han aumentado su demanda por encima de lo que lo han hecho tanto el conjunto de pymes

El 60% de la pequeña y mediana empresa española todavía no ha alcanzado los niveles de empleo que tenía antes del periodo de crisis, según el 'Informe Anual de Empleo de las Pymes' publicado por Cepyme. Esta cifra contrasta con el crecimiento que ha experimentado la contratación en este tipo de compañías. Así, el empleo en las pymes creció un 5,5% en 2017, tres décimas por encima del aumento registrado por la economía española. Es decir, que solo el 40% de las pymes han recuperado los niveles de empleo previos a la crisis

En este sentido, durante 2017 las pequeñas empresas han aumentado su demanda por encima de lo que lo han hecho tanto el conjunto de pymes como el global de las empresas españolas, con un diferencial que se valora en 1,1 y 1,9 puntos porcentuales, respectivamente. Su dinámica se cifra, por tanto, en un crecimiento tres décimas superior al registrado en las grandes empresas. De esta manera, las pymes han creado 178.000  nuevos empleos durante el año pasado.

Unos buenos resultados que continuarán en los próximos años: las pequeñas y medianas empresas españolas seguirán siendo un pilar para la creación de empleo en España. Según las previsiones de Randstad y Cepyme, las pymes crearán cerca de 600.000 empleos en los próximos dos años, concretamente 585.084 puestos de trabajo. El sector servicios seguirá siendo, con gran diferencia, el motor de las nuevas contrataciones, acaparando el 82% de los nuevos empleos.

En 2018, el crecimiento del empleo en las pymes avanzará un 3,1%, por encima incluso del avance previsto por los principales servicios de estudios sobre el PIB. Se generarán 299.370 puestos de trabajo en las empresas de menos de 250 trabajadores.

Además, las necesidades de empleo de las pymes aumentarán en el medio y largo plazo. Por ello, se ofertarán 1,6 millones de empleos nuevos en los próximos diez años, de los cuales casi un millón se demandarán en un entorno de cinco años. En cambio, el aumento de la oferta de trabajadores no cualificados, así como de empleados y trabajadores con cualificación intermedia, será muy moderado, mientras que en el caso de los trabajadores cualificados aumentarán a tasas superiores del 1,5%.



Sin embargo, y como se observa en el gráfico anterior, el nivel del empleo en las pymes todavía no ha alcanzado los niveles anteriores a la crisis. A pesar de las buenas cifras que está registrando, ¿por qué aún no se ha recuperado?

Pese a esta positiva evolución, el nivel de empleo alcanzado por las empresas de menor dimensión deja aún al descubierto un 60% del que se habría destruido en el periodo 2007-2013, frente a una superación del nivel de referencia que ya se ha hecho efectiva tanto en las empresas de más de 250 trabajadores como en el colectivo de autoempleo. Junto a esta diversidad sectorial, los problemas de acceso a la financiación y al retroceso de la actividad productiva, convirtieron a ese colectivo en uno de los más vulnerables en el periodo de crisis, afectando tanto a su demografía empresarial como a la intensidad de las pérdidas de empleo.

Concretamente, las pymes habrían asumido un retroceso del empleo cercano a 20 puntos porcentuales hasta el año 2013 desde el periodo pre crisis y, pese a su positiva trayectoria, siguen sin recuperarse los niveles máximos alcanzados en 2007, situándose aún 12 puntos por debajo de estos niveles de referencia.

Estos resultados se ven determinados por la especialización productiva de las pymes españolas, de forma que su mayor presencia en sectores cuya dinámica se ha mostrado menos intensa en la utilización del factor capital. Sin embargo, no es sólo la especialización productiva la razón del comportamiento diferencial que ha registrado el mercado laboral del empleo generado por las pymes con relación al conjunto de la economía, formando parte argumentativa de ellas los procesos de absorción y fusión empresarial y la tipología de las ocupaciones demandadas.

En este sentido, el alto nivel de especialización o de atomización sectorial que se contempla en actividades ligadas al sector inmobiliario, a las actividades veterinarias, a las asesorías jurídicas y contable resultan decisivas para el segmento de microempresas que, a su vez, son prácticamente inexistentes en el sector de refino de petróleo, en el transporte aéreo o en la industria automotriz.

Las pequeñas empresas (entre 10 y 49 trabajadores) han distribuido su capacidad de empleo entre industrias consolidadas como el textil, cuero y calzado, aunque su presencia en el segmento de recogida y tratamiento de agua, en ingeniería civil o en actividades de deporte y ocio han hecho factibles también sus importantes crecimientos del empleo.

Por su parte, en las empresas medianas (entre 50 y 250 trabajadores), los crecimientos del empleo se han mostrado especialmente positivos en las actividades ligadas al tirón turístico y a la mejora de las exportaciones industriales, fundamentalmente de aquellas ramas en donde las pymes de menos de 250 empleados actúan como proveedores. Estos sectores han compensado el menor dinamismo del empleo registrado en la industria del tabaco, del papel, en la captación y distribución de agua o en la asistencia especializada.

La estructura de la tipología de cualificación del empleo generado por las pymes mantiene una estrecha relación con la observada para el conjunto de la economía, habida cuenta de que están presentes en aquellos sectores que han tenido mayores niveles de actividad y precisan para hacerlos efectivos una tipología de empleo no especialmente cualificado. No obstante, a medida que aumenta el tamaño de la empresa, identificadas y localizadas en sectores que demandan mayores dosis de especialización, también la capacidad de generar empleo se ha visto modificada al alza.

Las pymes con asalariados aportan el 53% del empleo global, resultando un referente claramente superado en actividades en las que se combinan trabajos de diferentes niveles de cualificación y formación, tales como empleados administrativos, profesionales de apoyo a las finanzas, matemáticos y especialistas en ciencias sociales y tecnólogos que se unen a la importante demanda efectuada por el sector comercial. Una diversidad que ofrece una clara perspectiva de la variedad de ocupaciones y actividades que recaen sobre el colectivo de las empresas de menor dimensión.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es