Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Situación financiera

La fragilidad de las empresas sigue siendo mayor que antes de la crisis

30 de Enero de 2018
El grado de fragilidad es comparativamente más elevado en el segmento de las pymes.

El grado de fragilidad es comparativamente más elevado en el segmento de las pymes.

El número de empresas clasificadas como potencialmente vulnerables creció significativamente durante el periodo de crisis. Una situación que, aunque desde 2013 se está revirtiendo, continúa afectando a un mayor número de compañías que antes de la crisis, según la Revista de Estabilidad Financiera publicada por el Banco de España.

Según este estudio, un 46% de las empresas se encontraban en una situación económica desfavorable en el año 2012, una cifra que bajó hasta el 40% durante la recuperación, en 2015. Se trata de una cifra destacable ya que el número de compañías vulnerables en 2007 fue del 25%, es decir, casi se duplicó durante el periodo de crisis.

Por tamaños, fueron las compañías más grandes las que evidenciaron un comportamiento menos desfavorable: registraron a partir de 2010 valores inferiores a la media, llegando a situarse en 2015 en un 30% de vulnerabilidad.  

El grado de fragilidad es comparativamente más elevado en el segmento de las pymes. Una vulnerabilidad que se plasma en la rentabilidad empresarial, mientras que ésta en el conjunto de las pymes en 2007 se situaba cerca del 6%, dos puntos y medio por debajo de las compañías de mayor tamaño, en 2012 el ratio había descendido hasta el 1,3%. Además, su distancia respecto al correspondiente valor para las empresas más grandes se había ampliado hasta casi los tres puntos porcentuales. 

La información por sectores evidencia que fue la rama de la construcción la que durante la crisis experimentó un mayor retroceso de la rentabilidad, llegando incluso a presentar valores negativos en 2012 y 2013. A partir de 2014, volvió a presentar nuevamente registros positivos, aunque con niveles históricamente reducidos.

Por su parte, tanto el sector de la industria manufacturera como el que agrupa a las empresas del sector de otros servicios mostraron también reducciones de la rentabilidad durante el periodo de crisis, aunque algo más moderadas. Así, se situaron en 2012 en valores en el entorno del 4-4,5%, frente al 9% y 7,7% de 2007. La mejoría en este indicador durante la recuperación económica reciente ha sido más evidente en la rama de la industria manufacturera que en la de otros servicios. 

En términos de empleo de las empresas vulnerables, es decir, con rentabilidad negativa, las cifras experimentaron una variación más moderada. Así, en el año 2012, el porcentaje de trabajadores empleados en este tipo de empresas oscilaba entre el 17%, en el segmento de las grandes empresas, y el 35%, en el caso de las pymes. Estos valores han descendido paulatinamente hasta situarse en un rango que varía entre el 13 y el 22%. 

Hacia el camino de la mejora
Dada la continuación de la recuperación económica registrada durante los años 2016 y 2017, el Banco de España señala que el grado de fragilidad se ha ido reduciendo. De hecho, se ha observado una progresiva reversión del aumento de la fragilidad gracias al mayor dinamismo de la actividad empresarial y al saneamiento de los sectores, con la desaparición de sociedades en situación más desfavorable. 

Como consecuencia de estos desarrollos, el número de empresas que se clasifican como potencialmente vulnerables descendió hasta situarse en algo menos del 40%, un valor que sigue estando por encima de los niveles precrisis. 
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es