Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Competitividad

Los nueve desafíos a los que se enfrenta la industria española

25 de Enero de 2018
La Industria 4.0 es una oportunidad de impulsar el sector en una economía como la española.

Estimular y facilitar la inversión en innovación.

En España, el sector manufacturero representa el 14% del PIB, un dato que ha ido creciendo desde la crisis, cuando se situaba en el 13,2%. Además, el sector emplea al 12,5% de los trabajadores españoles. Ante estos resultados, la industria se enfrenta a una serie de desafíos que tendrá que superar para continuar con este crecimiento.

Según el Informe 'Industria, motor del crecimiento: análisis y recomendaciones' realizado por CEOE, éstos son los 9 desafíos a los que se enfrenta la industria en la actualidad:

1. Lograr un precio competitivo de la energía para las actividades industriales respecto a los países del entorno global y europeo. La idea que proponen los empresarios es que el Gobierno realice una segunda reforma con el fin de reducir los costes energéticos que asume la economía productiva y situarlos en niveles atractivos respecto al resto de competidores. 

2. Desarrollar infraestructuras y medidas regulatorias que incrementen las capacidades del transporte y aceleren el desarrollo de los mercados. Desde la crisis, se ha reducido de manera drástica la inversión pública en infraestructuras, que se encuentra por debajo del 1% del PIB. Sin embargo, el desarrollo de estas infraestructuras es la que permite potenciar la capacidad de atraer inversiones de terceros países y acceder con mayor agilidad al mercado europeo y mundial.

3. Promover la internacionalización de las empresas implantadas en España y defender los intereses de la economía española en el desarrollo de la política comercial comunitaria. En un mundo globalizado no sólo compiten las economías y sus empresas, sino los marcos normativos en los que éstas operan. Sin embargo, las compañías siguen encontrándose ante une serie de dificultades a la hora de exportar e internacionalizarse.

4. Estimular y facilitar la inversión en innovación, desarrollo tecnológico y digitalización de las empresas. El desarrollo de la I+D+i corresponde a las propias empresas pero también el papel de las Administraciones Públicas es fundamental para promover la colaboración público-privada. 

5. Impulsar una política de formación que garantice el desarrollo del talento y la capacitación de los trabajadores a lo largo de la vida laboral. Una de las principales dificultades que se encuentran actualmente las industrias es la escasez de las cualificaciones profesionales necesarias. Por ello, la formación del capital humano es uno de los desafíos a los que se enfrentan las compañías. 

6. Desarrollar un marco regulatorio que proteja los principios de unidad de mercado, evite la inseguridad jurídica que genera la sobrerregulación existente en el ámbito industrial, y mejore la eficacia y eficiencia de las normas en vigor y futuras. La industria española y, en general, la europea compiten en un mercado globalizado con otras empresas que no están sujetas a los mismos criterios normativos, ya sea a nivel de calidad de productos, legislación medioambiental, seguridad, etc.

7. Impulsar el diseño de políticas que fomenten el redimensionamiento empresarial de España. El tamaño de las empresas españolas, el 95,9% de ellas micropymes, dificulta el acceso a mercados internacionales y, en muchos casos, superar el ámbito local de actuación. 

8. Promover una política fiscal coordinada entre el Estado y las Autonomías que evite la merma en la competitividad de las empresas, la distorsión de la competencia y la proliferación de exacciones a la industria con objetivos meramente recaudatorios. La proliferación de impuestos surgidos en los últimos años, y cuyo número va en aumento, provocan distorsiones en el mercado interior y comprometen la competitividad y la viabilidad de los sectores productivos a los que afectan.

9. Impedir que la legislación en materia de cambio climático y de comercio de derechos de emisión sitúe a las industrias españolas en situación de desventaja competitiva y aportar por la economía circular. Por ello, los empresarios señalan que es necesario poner de manifiesto que los esfuerzos que puede llevar a cabo el sector industrial para reducir las emisiones de CO2 son limitados y dependientes de cada proceso.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es