Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Previsiones económicas

La exportación, clave para mantener el vigor económico ante la incertidumbre política

19 de Enero de 2018
La favorable evolución de las ventas al exterior muestran un mayor dinamismo en un contexto de aceleración de los mercados de exportación españoles.

La favorable evolución de las ventas al exterior muestran un mayor dinamismo en un contexto de aceleración de los mercados de exportación españoles.

Las estimaciones del Banco de España señalan que el PIB creció un 0,8% en el cuarto trimestre. Es decir, el avance de la economía se mantuvo a un ritmo elevado a pesar del escenario de incertidumbre relacionado con la crisis en Cataluña. Así lo recogen los datos del informe 'Panorama Económico' publicado por la CEOE.

De este modo, el buen comportamiento de los mercados internacionales y, con ello, de las exportaciones podría haber contrarrestado la leve desaceleración de la demanda interna, concentrada en los componentes de inversión de bienes de equipo y consumo. Si se cumple esta previsión, la economía española podría cerrar 2017 con un balance muy positivo, este es, creciendo por tercer año consecutivo por encima del 3% (3,1%) y con una creación de empleo que ha superado el medio millón de puestos de trabajo, según la afiliación a la Seguridad Social. 

En las estimaciones de 2018 tiene un mayor peso el entorno de incertidumbre asociado con la crisis en Cataluña. No obstante, la posible vuelta a la normalidad de la situación política junto con el impulso de aquellos factores que apoyan el crecimiento y las ganancias de competitividad de la economía española, configuran un escenario favorable para la expansión de la actividad en el empleo. Por tanto, aunque se anticipe una desaceleración para 2018, ésta podría ser menor de lo esperado y el PIB crecer en el entorno del 2,8%

En lo que se refiere al cuarto trimestre de 2017, la economía siguió creciendo a buen ritmo. Aunque se preveía un menor crecimiento del PIB en el último trimestre del año, principalmente debido a la incertidumbre política y económica generada en Cataluña, finalmente, en este periodo, la desaceleración se habría concentrado en esta comunidad autónoma, afectando al turismo y al consumo privado. Además, este efecto se vería compensado por la favorable evolución de las ventas al exterior, que muestran un mayor dinamismo en un contexto de aceleración de los mercados de exportación españoles.

Efectivamente, se observa una ligera desaceleración del consumo privado, fruto tanto de la incertidumbre en Cataluña como del agotamiento del gasto embalsado tras la crisis. En este sentido, el indicador de confianza del consumidor ha mostrado un claro empeoramiento en los últimos meses, aunque todavía se sitúa en niveles históricamente muy favorables, debido a un menor optimismo sobre el empleo y la economía general.



La desaceleración del consumo de las familias se observa también en las matriculaciones de automóviles, que crecieron un 7,7% en el conjunto del año, pero solo un 4,4% si se consideran las realizadas por particulares.

De acuerdo con los indicadores relativos a la inversión empresarial del cuarto trimestre, este componente habría mantenido ritmos de avance similares a los registrados en los trimestres anteriores, impulsada por el positivo comportamiento de las exportaciones y de la producción industrial.

Además, las condiciones de financiación para familias y empresas siguen siendo muy favorables y la demanda de crédito nuevo continúa aumentando, lo que puede contribuir a mantener el avance del consumo y la inversión. En cuanto al sector exterior, refleja una aceleración tanto de las exportaciones como de las importaciones, que sería compatible, de haberse mantenido en los últimos meses, con una contribución positiva del sector exterior.

El mercado laboral, los precios y el sector público acompañan al crecimiento sostenido
El año 2017 cierra con 18,46 millones de afiliados a la Seguridad Social, el nivel más alto en un mes de diciembre desde 2008. En términos interanuales, la afiliación creció en 611.146 personas, el segundo mejor registro en un mes de diciembre en la serie histórica (tras 2005). Así, en 2017 la afiliación a la Seguridad Social creció un 3,6% en media anual, seis décimas más que en 2016, lo que da cuenta del dinamismo del mercado laboral.



El promedio de la inflación para 2017 es del 2,0%, tras registrar descensos durante los tres últimos años. La desaceleración de la inflación subyacente durante los últimos meses, cerrando el año con una variación del 0,8%, y el incremento del tipo de cambio del euro frente al dólar han permitido que, a pesar del incremento de los precios del petróleo desde el mes de julio, la inflación general haya mostrado una senda de desaceleración a lo largo del ejercicio.

Durante los próximos meses, de mantenerse los precios del petróleo en los niveles actuales (65$/barril en lo transcurrido de enero), se espera que la inflación continúe su moderación hasta tasas en torno al 1%




Por su parte, el déficit de la Seguridad Social a cierre de 2017 se elevó hasta los 18 mil millones de euros (alrededor del -1,6% del PIB), lo que contrarresta la senda de contención llevada a cabo por otros niveles del sector público. De hecho, la ejecución presupuestaria hasta septiembre del conjunto de las Administraciones Públicas apuntaba a una notable contención del desequilibrio presupuestario (-1,5% del PIB), lo que indicaba que el objetivo pre-visto de déficit público para 2017 (-3,1% del PIB) podría ser factible.

Así, el superávit registrado en la Administración Local (+0,5% del PIB) y Autonómica (+0,1% del PIB) compensaban el déficit registrado por la Administración Central (-1,5% del PIB) y los Fondos de la Seguridad Social hasta septiembre (-0,6% del PIB).

En el Estado, cabe señalar el importante esfuerzo realizado tanto en términos de reducción del saldo negativo (un punto hasta el -1,6% del PIB), como de aumento del saldo primario, con un superávit del 0,5% del PIB. La clave de este resultado está en el dinamismo de los ingresos (3,7%), sobre todo el IVA y los impuestos de renta y patrimonio, frente a la caída de los gastos en un 2,1%, que se generaliza a casi todas las partidas, menos las prestaciones sociales en especie y la ayuda a la inversión.

Por lo tanto, teniendo en cuenta la reducción del déficit en la Administración Central, el superávit en el nivel regional y autonómico y la cuantía del saldo negativo de la Seguridad Social, se podría cumplir el objetivo de déficit público para 2017.
 
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es