Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Nuevos retos

Cuatro pasos fundamentales para la transformación estratégica de la empresa

18 de Enero de 2018
edificio empresa

Una transformación no consiste en aplicar una serie de cambios incrementales, sino más bien en reiniciar la empresa para obtener una mejora de resultados drástica y sostenible.

Algunas grandes empresas globales han experimentado recientemente cambios en sus cúpulas directivas. En muchos casos, la percepción por parte de los accionistas de que los anteriores líderes no entendían las disrupciones a las que se enfrentan sus respectivos sectores parece ser una de las causas principales del cambio.

Casi un tercio de las empresas estadounidenses han experimentado serios problemas de resultados y creación de valor para sus accionistas en los últimos dos años, y un tercio de ellas probablemente seguirán teniendo dificultades.

Incluso las empresas que habitualmente son líderes en sus sectores son vulnerables a la disrupción, y los nuevos directivos que lideran compañías de alto rendimiento necesitan anticiparse a las próximas disrupciones para mantener la rentabilidad. Muchos de estos nuevos líderes empresariales han llegado con el mandato de transformar la compañía, incluyendo su estrategia, modelo de negocio, organización, operativa y cultura.

Una transformación no consiste en aplicar una serie de cambios incrementales, sino más bien en reiniciar la empresa para obtener una mejora de resultados drástica y sostenible. Esta transformación implica retos muy complejos.

Un reciente informe, publicado por la consultora BCG, examina algunas buenas prácticas observadas en empresas americanas que han culminado con éxito procesos de cambio estratégico que pueden resultar útiles para otras compañías que tienen que asumir su transformación.

El informe ha identificado los factores críticos que estas empresas necesitan aplicar para llevar a cabo con éxito procesos de transformación.
 
1. Preparación
A lo largo de las primeras semanas ocupando su cargo, los nuevos altos ejecutivos deben comenzar a desarrollar una visión clara de la empresa, analizando su situación actual contando con los accionistas y grupos de interés implicados.

Tienen que evaluar la disrupción que afronta la compañía y comprender los nuevos modelos de negocio y competidores, analizar la capacidad de adaptación y disponibilidad de la organización para el cambio, formular un programa estructurado de transformación y articular objetivos convincentes para lograr la transformación.
 
2. Financiación
A medida que comienza a tomar forma el proceso de transformación, el director ejecutivo debe proceder a su ejecución, pasando de la fase de planificación a liderar el cambio. Tiene que poner en práctica iniciativas que puedan generar rápidamente resultados en pocos meses, reducir costes y simplificar la organización, lanzar medidas para impulsar beneficios y mejorar la eficiencia del capital.

También debe impulsar equipos de trabajo y una cultura ágiles para realizar determinados proyectos e implementar cambios rápidos en el ámbito digital.
 
3. Reinvención del futuro
Los esfuerzos de los nuevos líderes deben orientarse también a impulsar iniciativas para reinventar la compañía de cara al futuro y asegurar un rendimiento sostenible con el foco en la innovación, el crecimiento y la creación de valor a largo plazo.

La tecnología digital es crucial para reinventar la empresa, ya que casi todas las disrupciones que hoy afectan a la mayoría de los sectores tienen que ver con la digitalización y sus tecnologías asociadas.

Las empresas necesitan estar alerta ante nuevas disrupciones del entorno digital para anticiparse y tener capacidad de reacción. Las nuevas herramientas digitales, como el análisis de datos masivos (Big Data), pueden mejorar notablemente la capacidad operativa de las empresas y sus resultados.
 
4. Organización para un rendimiento sostenido
La transformación requiere cambiar la manera de operar de la empresa y disponer del talento y las capacidades adecuadas para ello. El presidente ejecutivo de la compañía, junto con su equipo de recursos humanos, deben determinar cómo afectará la transformación a los empleados, y sobre todo al diseño de la organización, a las cualificaciones que exige el cambio y a la cultura de la empresa.

También deben identificar las necesidades de talento en áreas críticas para la empresa (digitalización, innovación, comercialización, administración), propiciar cambios ágiles en las prácticas de gestión e impulsar la implicación activa del departamento de recursos humanos para hacer realidad la transformación.

Incluso las empresas más exitosas necesitan transformarse para responder a eventuales amenazas. Sus presidentes y altos ejecutivos deben adoptar una actitud de cambio continuo para mantener los resultados de las compañías que dirigen.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es