Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Cinco etapas

Las etapas del proceso de internacionalización de una empresa

16 de Enero de 2018
Tres de cada cuatro empresas grandes tienen más del 30% de su facturación fuera de España.

Para muchas empresas la importación ha sido la vía a través de la cual han descubierto los mercados internacionales y sus posibilidades.

La internacionalización de la empresa puede definirse como un proceso mediante el cual ésta desarrolla sus capacidades para realizar negocios fuera de los mercados que constituyen su entorno geográfico de origen. Enrique Fanjul, técnico Comercial y Economista del Estado, en su informe “Qué es la internalización” ha desarrollado cinco etapas  por las que pueden pasar las empresas en su proceso de internacionalización
 
1. Importación
Muchas empresas inician sus contactos con los mercados exteriores porque empiezan a importar productos del exterior.

Descubren que en mercados exteriores pueden comprar maquinaria más avanzada que no se encuentra disponible en sus países, suministros a mejores precios. Sus primeras operaciones internacionales son de importación.

Esto les permite contactar con empresas de otros países, empezar a conocer el funcionamiento de las operaciones internacionales. Para muchas empresas la importación ha sido la vía a través de la cual han descubierto los mercados internacionales y sus posibilidades.

2. Exportación
Al cabo de un tiempo es lógico preguntarse por qué no vender en otros mercados.

Tras una primera etapa como importadora, comprando suministros o maquinaria en otros países, la empresa da un salto en su proceso de internacionalización y empieza a desarrollar una actividad de exportación.
 
3. Internacionalización comercial
Este término hace referencia a la implantación de la empresa en el exterior, mediante establecimientos propios para la comercialización de sus productos. La empresa establece oficinas de representación o similares, con el fin de potenciar su labor comercial. Es el primer paso en la etapa de implantación en el exterior.

4. Internacionalización productiva
En esta etapa la empresa decide implantarse en el exterior, pero para producir sus productos. La decisión de producir en otros países puede deberse a dos grandes tipos de motivos:
 
  • Para fabricar con menores costes. Este fenómeno se ha denominado “deslocalización”, por el que empresas, normalmente de los países más industrializados, trasladan sus instalaciones productivas a otros países de menores costes, en especial costes laborales. Los países en los que se deslocaliza suelen estar en desarrollo, en los que los costes de la mano de obra son más reducidos.
  • Para estar cerca de sus mercados. En este caso, la empresa traslada su producción porque de esta forma elude las barreras arancelarias que encarecen sus productos o dificultan su venta en otros mercados. Puede ser también que la empresa quiera estar “cerca” de sus consumidores, con el fin de poder adaptarse mejor a sus gustos, o también intentar reducir los costes que supone exportar los productos desde su país.

5. Globalización de la empresa
En esta última fase, la empresa pierde su “nacionalidad” y se convierte en una empresa “global”. No tiene una nacionalidad determinada.

Su gestión se lleva a cabo de manera global, estableciendo los centros de producción, investigación, etc., en aquellos lugares que la empresa considera más convenientes, sin ninguna restricción por el origen geográfico de esta.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es